EL PERDÓN

Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo. Ef 4: 31-32

INTRODUCCIÓN:

Lo lindo de la vida cristiana es que en el mismo instante en que aceptamos a Jesús como nuestro Señor y salvador, todos nuestro pecados nos son perdonados. Ese perdón que muchas veces rebasa nuestro entendimiento, puesto que como seres humanos no es difícil asimilar que Jesús ha perdonado completamente nuestro pecados y como dice la Biblia: ?Los ha echado al fondo de la mar? y ya no se acuerda mas de ellos. Es por ello que nosotros en agradecimiento a este extraordinario perdón debemos de imitar a Jesús perdonando también a aquellos que nos ofenden, es mas la Biblia nos manda a ello, es mas el mismo Jesús lo repitió en varios de sus mensajes.

Hay muchas situación en las cuales se nos daño o por la cuales nació en nuestro corazón una raíz de rencor u odio como por ejemplo:

?    Un Familiar que nos abandono.
?    Una Persona que nos hizo daño físico o emocional.
?    Alguna Palabra dicha hacia nuestra persona.
?    Algún fracaso sentimental, entre otros.
Cuando una de estas situación hacen nacer o crecer una raíz de rencor u odio es ahí en donde debe entrar en practica ese Perdón con el cual Jesús nos abrazo.

Pero Antes definamos:

¿QUÉ ES EL PERDÓN?

El perdón es el acto deliberado de pasar completamente por alto una ofensa, como si nunca hubiese existido. Es un concepto central de la fe cristiana, como lo muestra el hecho de que existen en la Biblia tres términos hebreos y cuatro griegos para expresar la idea de perdón. Ningún otro libro sagrado excepto la Biblia enseña que Dios perdona completamente los pecados. En las Escrituras se dice claramente que el perdón de Dios es tan pleno que el “olvida completamente” nuestros pecados cuando otorga su perdón (Heb 10:17). Dios es quien toma la iniciativa de perdonar (Col. 2:13).

Según la Biblia, existe un solo pecado por el cual Jesús dijo que no había perdón del Padre, a saber, la blasfemia contra el Espíritu Santo (Mar. 3:28; Mat. 12:32). El contexto de esta declaración indica que este pecado consiste en atribuir a los demonios o espíritus impuros lo que en realidad es obra del Espíritu Santo.

Para que el hombre reciba el perdón se requiere arrepentimiento (Luc. 17:3-4). Para que un Dios santo otorgue el perdón, se requiere derramamiento de sangre (Heb. 9:22; Lev. 17:11). Nuestro perdón se basa sobre el sacrificio de Cristo en la cruz (1 Juan 1:7; 2:12). Como cristianos, se nos llama a perdonar de manera tan plena como nosotros mismos hemos recibido el perdón de Dios (Mat 6:12; Col. 3:13).

Ahora bien se sabemos que Dios nos ha perdonado de nuestro pecados, aun sin merecerlo, ¿No crees que nosotros debemos también imitar este acto de amor perdonando a todos aquellos que nos ofenden?

La Falta de Perdón ata a las personas con el resentimiento, lo tiene encadenado, la falta de perdón es el veneno mas destructivo para el Espíritu ya que neutraliza los recursos emocionales que tienes.

El Perdón nos libera de ataduras que nos amargan el alma y enferman el cuerpo.

¿Como se debe Perdonar? o Pasos para perdonar

1.    Hacer conciencia: Requiere recordar y analizar quien fue el agresor y porque.
2.    Buscar consejo Sabio: Consiste en conversar y analizar con una persona de confianza, objetiva, capaz de escuchar, analizar la situación y dar un consejo sabio.
3.    Compasión o Misericordia: Significa esforzarse para ver al agresor como un ser humano, tratar de comprender lo que le llevo a causar daño.
4.    Humildad: Es necesario eliminar el orgullo que actúa como una barrera antes de ceder el perdón.
5.    Perdonarse a si mismo haciendo real en su vida el perdón que Jesús le dio: Reconocer que Jesús me ha perdonado y a la vez perdonarme a mi mismo de todo aquello que me esta causando intranquilidad en mi corazón.
6.    LO MAS IMPORTANTE DE TODO PERMITIR QUE JESÚS ACTUÉ EN MI VIDA CON COMPLETA LIBERTAD Y QUE SEA EL QUE GUIE LA BARCA DE MI VIDA.

CONCLUSIÓN:

Para poder perdonar tenemos que entender que la voluntad de Dios para nuestra vida es que tengamos un corazón perdonador, que echemos fuera todo resentimiento o rencor que se quiere anidar en nuestra vida y permitir que JESÚS sea quien guié por completo nuestra vida.

¡¡¡JESÚS QUIERE QUE PERDONES ASÍ COMO EL TE PERDONO A TI!!!

Autor: Enrique Monterroza
Tomado de: www.enriquemonterroza.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*