EL ODIO HACIA LOS PADRES

Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.  Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo. Ef 4: 31-32

INTRODUCCIÓN:

Las situación que a veces sufrimos en nuestra vida muchas ves abren espacio al enemigo para que siembre en nuestro corazón Odio hacia nuestro Padres, por lo cual hemos dispuesto este programa a hablar de este tema, enfocados a tratar de entender que el Odio nunca será parte de la voluntad de Dios para nuestras vida por lo cual debemos de desecharlo, ¿Como? Perdonando, aun cuando nos hallan hecho daño.
Es por eso que desea iniciar este programa, Primero definiendo:

I.    ¿QUÉ ES EL ODIO?

?    Emoción reactiva frente a una persona o una vivencia que hiere o amenaza.
?    m. Aversión, antipatía fuerte hacia alguna persona o cosa.
?    Oposición o repugnancia a una persona o cosa.
sane: «odiar, aborrecer, detestar, enemistar». Este verbo aparece en ugarítico, moabita, arameo y arábigo. Lo vemos en todos los períodos de la lengua hebrea y unas 145 veces en la Biblia.
Sane describe una emoción que va desde un «odio» intenso hasta la actitud menos fuerte de «enemistarse» y se usa para personas y cosas (incluyendo ideas, palabras y objetos inanimados).

II.    ¿QUÉ FACTORES PRODUCEN EL ODIO?

A)    LA DESINTEGRACIÓN FAMILIAR.
1.    El Divorcio.
2.    Emigración de uno de los dos Padres.
3.    La Infidelidad por parte de uno de sus Padres.
4.    Falta de dedicación de tiempo hacia los hijos.
4.1 Por el trabajo Secular.
4.2 Por el Servicio en la Iglesia.
4.3 Cuando el enfoque del hogar es el Padrastro o la Madrastra.

B)    MALTRATO FÍSICO.
1.    Castigos Severos.
2.    Abuso Sexual.

C)    MALTRATO PSICOLÓGICO.
1.    Palabras  soeces.
2.    Palabras que dañan tu autoestima.
3.    Palabras que denotan preferencias de hijos.

D)    LA RIGOROSA DISCIPLINAS.
1.    Por experiencias pasadas.
2.    Por tradición.

III.    CONSECUENCIAS DEL ODIO.
A)    EVITA EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL.

B)    ESTORBA LAS RELACIONES INTERPERSONALES.
1.    De Padre a Hijo.
2.    Con Amigos

C)    EVTA LA REALIZACIÓN PERSONAL.
1.    En el Noviazgo.
2.    En el Matrimonio.

CONCLUSIÓN:

?    El odio y la amargura son como una cizaña de grandes raíces que crece en nuestro corazón y corrompe toda la vida.
?    No permitas que el odio y su consecuente amargura se alojen en su corazón.
?    El perdón es el mejor camino para desechar el Odio.

Autor: Enrique Monterroza
Tomado de: www.enriquemonterroza.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*