EL MATRIMONIO: 3. ¿QUÉ SIGNIFICA “SUMISIÓN”?

gente submisionDios estableció una estruc­tura de autoridad en la familia para “enfocar y salvaguardar la unidad de la pareja. Al evitar tanto la falsa unidad como la dominación y la anarquía de la desunión, Dios nos ofrece la forma de actuar que él utiliza: jefatura y sumisión en el «Espíritu de amor” Así como el Hijo está totalmente someti­do a su Padre amante, así lo debe estar la esposa a su mari­do. “La sumisión de la esposa no significa que sea pasiva, inferior, desigual o inmadura, tampoco la autoridad del esposo significa que sea mejor, más inteligente o más im­portante. Existe una igualdad de valor entre los cónyuges aunque haya una diferencia de responsabilidades”. 1

El equilibrio entre la autoridad y la sumisión capacita a la pareja para hacer su labor, pues “elimina la lucha por el poder que paraliza a muchos matrimonios. Capacita a la pareja a tomar rápidamente las decisiones menores, reser­vando la discusión para los asuntos más importantes”.2

“Cuando hay que tomar decisiones que afectan la vida de toda la familia, el esposo y la esposa deben discutir el asunto juntos normal y exhaustivamente, buscando la dirección de Dios. Por lo general, las parejas que discuten esas decisiones pueden llegar a un acuerdo al respecto. Si no lo consiguen, el esposo es responsable de decidir cómo resolver el asunto. Puede ejercer su autoridad decidiendo esperar hasta que los dos lleguen a un acuerdo. Puede de­cidir aceptar la opinión de la esposa, seguir la propia o bus­car consejo. El hecho de su jefatura no significa que el es­poso toma por sí solo todas las decisiones, tampoco que si se produce algún conflicto, su criterio debe prevalecer. Él debe procurar siempre lo que es sabio y correcto”.3

La sumisión incluye obedecer las decisiones con las que no estés de acuerdo, pero no las que violan la ley de Dios o tu conciencia; es decir, que no incluye las que se imponen por la violencia o el adulterio. En aspectos sobre los cuales la Biblia no se pronuncia explícitamente pero sobre los cuales tienes tus convicciones (ver las páginas 137-140), nunca violentes tu conciencia, pero examínala. Asegúrate de que tus convicciones estén basadas en la Biblia y de que no estás utilizando tus “convicciones” para excusar tu insistencia en tu punto de vista.

La sumisión funciona mejor en una familia que forma parte de una comunidad cristiana mayor. Si el esposo está experimentando lo que considera un sometimiento a una autoridad superior, debe ser más suave al ejercer su propia autoridad. Si perteneces a una comunidad excesivamente autoritaria (ver páginas 120-123), piensa en cambiarte a una más equilibrada.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*