EL DIVORCIO Y SUS RESULTADOS. Parte- 4 de 4)

Formando Relaciones Nuevas Después de un Divorcio
Para las parejas que ya han atravesado por un divorcio, este es un tema muy debatible, partiendo de la primicia de que cada persona y cada situación es diferente una de otra. Trataremos de dar algunas pautas basadas no solamente en estudios científicos y testimonios procedentes de personas que han tenido tal experiencia.

El considerar en rehacer su vida y formar nuevas relaciones, los que han experimentado un divorcio, es algo muy natural, el ser humano por su misma naturaleza no está hecho para estar solo, pues es gregario en sí; por tanto se inclina a buscar y ajustarse a su propia naturaleza.

Esa misma característica del ser humano hace que a veces las parejas que ya han tenido un divorcio quieran rehacer sus vidas quizás antes de tiempo. Consideremos esto de esta manera para ilustrar; si usted ha tenido alguna vez una cirugía, su médico en la mayoría de los casos le ordenará reposo por algún tiempo después de la operación, esto es importante para su recuperación. Y cuando le da luz verde para reanudar sus movimientos lo hará de una manera paulatina, hasta que a usted llega la cicatrización de la herida. O cuando usted ha tenido un accidente y quizás hay fracturas óseas; en la mayoría de los casos una vez soldados los huesos, necesitará de fisioterapia para recuperar sus movimientos, todo eso tomará un tiempo, hasta que finalmente cuando su médico lo considere apropiado le dará de alta.

De igual o similar manera trabaja ese proceso en las parejas divorciadas, su alma, su psiquis, su vida, su ser, necesita del tiempo necesario para un restablecimiento paulatino, para una cicatrización de sus heridas y de su dolor emocional, hasta alcanzar la funcionalidad lo más adecuadamente posible.

Deben tomar en cuenta y aceptar que como resultado de esa odisea quedarán cicatrices permanentes en sus vidas, hay muchas parejas que son víctimas de colapsos graves en su salud; pero también deben albergar la esperanza que llegará el día de su restablecimiento emocional y físico.

Muchas parejas caen en el síndrome de negación, se reúsan aceptar sus realidades, se aferran al pasado, no admiten que el nido ahora está vacío; peor aún en ocasiones rinden su dignidad, se conforman con migas que sobren y eso les agrava la baja auto-estima, se sub valoran y dan paso a ser víctimas de toda clase de abusos. Este fenómeno se registra más a menudo en la mujer que en el hombre; aunque he tratado casos de hombres en el cual han llegado a aceptar la infidelidad de la mujer con tal de no perderla.

Al formar nuevas relaciones, obligatoriamente tiene que tomar muy en cuenta a los hijos, cuando los hay. Pues es lógico que usted quiera también que sus hijos sean aceptados dentro de la nueva relación, quiera o no, una vez formalizada la nueva relación también viene hacer responsabilidad del nuevo conyugue el ejercer una función sustituta, cosa que a veces eso acarrea problemas, tanto de parte de los hijos, como los ex-conyugues o de los mismos familiares. Mucho de los cambios causados por un divorcio y entrar en nuevas relaciones pueden ser muy problemáticos o provocar mucha tensión.

Al considerar una nueva relación, primeramente debe darse el tiempo necesario y poder haber alcanzado un grado de estabilidad emocional que le permita tomar decisiones más acertadas en relación a la escogencia de su nueva pareja.

Requiere que el hombre o una mujer tenga un alto grado de madures, de valores y principios que representen un modelo idóneo para sus hijos.

Antes de involucrarse o considerar una nueva relación, los estudios científicos, encuestas, entrevistas clínicas, y otros estudios arrojan un índice de tiempo antes contemplar involucrarse con alguien; los estudios aconsejan que las personas que han atravesado por un divorcio debe esperar un promedio de tiempo mínimo de un año, para muchos esto les parecerá mucho tiempo de espera; pero los estudios dan a luz ese indicativo, por lo menos hay que considerarlo como un punto de referencia. Valga la redundancia estos estudios han sido exhaustivos y donde han participado, psicólogos, médicos, sociólogos y otros profesionales de las ciencias.

(Esta parte última de este artículo es más profundo, solamente queremos concientizar a las parejas que se encuentren en una situación similar que busquen la consejería profesional de los entendidos en la materia. Les animamos a que nos sigan escribiendo haciéndonos saber que tópicos de interés desean que abordemos). Gracias por permitirnos llegar hasta ustedes a través de ésta su página web.
Dr. Alberto J. Arana (Psicólogo Clínico) Para consejería personal si usted tiene interés, nuestros # de Teléfonos son: (505)8454-67651 ó (505)8836-6766. Ministerio de Asesoría Familiar Mi Vida en Abundancia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*