El camino adelante

Señor Dios mío,
no tengo idea de adónde estoy yendo.
No veo el camino delante de mí.
No puedo saber con certeza dónde terminará.
Ni siquiera me conozco verdaderamente
a mí mismo,
y el hecho de pensar que estoy siguiendo
tu voluntad no significa que en realidad
lo estoy haciendo.
Pero yo creo que el deseo de agradarte
realmente te agrada.
Y espero tener ese deseo
en todo lo que estoy haciendo.
Espero no hacer nunca nada
sin ese deseo.

Y yo sé que, si hago esto,
me guiarás por el camino correcto
aun sin que sepa de él.
Por tanto, yo siempre confiaré en ti,
aunque parezca perdido
y en sombras de muerte.
No temeré, porque tú estás siempre conmigo,
y jamás me dejarás solo
delante de los peligros.

Por: Tomás Merton

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*