EL CALABOZO DE LA AMARGURA

calabozoSi perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial. (Mateo 6:14)

Los lados están resbaladizos por el resentimiento. Un piso de ira cenagoso inmoviliza los pies. El hedor de la traición satura el aire e irrita los ojos. Una nube de autocompasión impide ver la diminuta salida en la parte superior.
Acércate y observa a los prisioneros. Las victimas están encadenadas a las paredes. Son víctimas de la traición y del abuso.
El calabozo, profundo y tenebroso, te hace señas para que entres. Puedes, lo sabes. Has experimentado mucho dolor. Sabes que, al igual que muchos, puedes encadenarte a tu dolor. O al igual que otros, puedes optar por deshacerte de tus agravios entes de que se conviertan en odios.
¿Cómo trata Dios la amargura del corazón? Te recuerda que lo que tienes es más importante que lo que no tienes. Todavía conservas tu relación con Dios. Nadie te la puede quitar.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*