Cuarto Domingo De Pascua La Peligrosa Figura Del Buen Pastor

Cuarto Domingo De Pascua

Cuarto Domingo De Pascua La Peligrosa Figura Del Buen Pastor

Texto Bíblico: Juan 10:27-30

INTRODUCCIÓN

El Dios de los profetas es visto en la figura del Buen Pastor. Jesús asume una misión encarnacional desde ésta figura. Inicia su ministerio influenciado por la teología del Buen Pastor (Jn. 10:11a). La palabra Pastor es mencionada 41 veces en la Biblia, 26 en el Antiguo Testamento y 15 en el Nuevo Testamento. La mayoría de los textos refieren la labor del Buen Pastor y la crítica hacia la actitud de aquellos seudo-pastores que no les importa la vida de las ovejas, pero si el salario que reciben. Podemos reconstruir la figura del Buen Pastor, a través de las siguientes referencias bíblicas:

El Buen Pastor mira con ternura a cada una de las ovejas congregadas en el rebaño (Jn. 21:16).

Conoce a las ovejas por su nombre. Aquellas enfermas, accidentadas y maltratadas reciben un trato especial, las cura, las defiende, les expresa palabras consoladoras, las exhorta, y las agasaja para que pronto recuperen la esperanza, el protagonismo, la salud y la tranquilidad (Ez.34:7-31).

Está al tanto de sus necesidades particulares, desde la oveja más tierna hasta la más vieja (EZ. 34:1-6).

Cuando una de las ovejas se pierde, no importando el tiempo meteorológico, él sale a buscarla, deja a las otras en el rebaño, hasta que regresa contento con aquella única oveja que vuelve salva otra vez al redil (Mt. 15:3-7).

Cada oveja es especial, y tanto amor tiene el pastor que está dispuesto a dar su vida por el bienestar del rebaño. Las defiende de las fieras hambrientas y feroces (Jn. 10:11, Am. 3:12).

Mientras las ovejas duermen con seguridad, el pastor vela. Ellas lo siguen porque saben que él las lleva a pastos frescos y a ríos de aguas saludables, donde podrán saciar su sed y refrescarse, para después emprender el regreso a casa, al rebaño del Buen Pastor (Sal. 23:1).

La teología del Buen Pastor es subversiva a la teología del imperio, que justifica el poder de una minoría que se enriquece a costa del pueblo. El ministerio de Jesús se ancló en esa teología que lo llevó a la confrontación con los defensores y beneficiados de las estructuras imperiales. Juan 10:27-30 es un ejemplo de una de tantas confrontaciones que Jesús tuvo con los delegados del imperio.

COMENTARIO

La fiesta de la dedicación, celebrada durante ocho días en diciembre, conmemora la restauración y consagración del Templo de Jerusalén por Judas Macabeo en el año 164 a.C., después de haber sido profanado por Antíoco Epífanes (Dn. 9:27, 11:31). Al acercándose el bicentenario de dicha celebración, nos encontramos con Jesús de Nazareth participando de ella. El pueblo añora la presencia del Mesías. Interrogan a Jesús para hacerle confirmar si él es el Mesías esperado. Mientras los religiosos insisten en demagogias doctrinales, Jesús explica el acompañamiento del Buen Pastor que va más allá del palabrerío, para emprender la acción transformadora entre el pueblo, cosa descuidada por los sacerdotes judíos. Mientras Jesús anda por el Pórtico de Salomón, lo rodean los judíos para interrogarlo: ?¿Hasta cuándo nos tendrás en suspenso? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente? (Jn. 10:24b). Los interrogadores desean respuestas acorde a sus ideales de un Mesías nacionalista mancomunado a sus intereses creados desde el Templo y el Imperio Romano; un Mesías alineado a una adoración que manipula un hecho liberador para convertirlo en una estrategia de mercado religioso, donde las necesidades del pueblo no interesan, sólo la doctrina legalista que condena a Jesús (Jn. 10:33). En su respuesta a los judíos, Jesús propone un modelo de acompañamiento integral hacia el pueblo. Ese modelo está en la figura del Buen Pastor que ofrece su vida para darle vida eterna a sus ovejas que lo escuchan, lo ven, lo conocen y lo siguen, porque creen en él (Jn. 10:26-27). En ese modelo, las palabras son congruentes con las obras, además de las señales (signos del Reino de Dios) y el testimonio de vida del pastor. La figura tierna del Pastor es peligrosa para la clase sacerdotal judía, que teme se le desmorone su sistema religioso des-humanizante. El Pastor se confronta con la teología del Kirios, donde el Señor es el que ordena, manda, condena, exige obediencia; mientras el Pastor es el que camina junto al pueblo. El Pastor en la persona de Jesús, adquiere un significado pascual. Su entrega es liberadora, porque quienes le siguen, también estarán dispuestos a darse voluntariamente a favor del pueblo.

ACTUALIZACIÓN

El mundo no necesita Mesías, sino pastores que lo cuiden y lo acompañen. Tampoco requiere de estructuras que lo manipulen con fetiches y celebraciones religiosas con propósitos mercadológicos.

En éste tiempo de Pascua se hace urgente profundizar en la Teología del Buen Pastor, que nos desmonta del poder, la soberbia, la avaricia, el egoísmo y del creernos dioses sobre otros y otras. El modelo de Jesús nos reta a practicar el liderazgo de servicio hacia los demás, principalmente a los sectores más vulnerables de la sociedad. El Pastor en constante entrega hacia el próximo. En ese modelo se quiebra el modelo del culto a la personalidad y el servilismo hacia líderes religiosos, porque el Rebaño se convierte a una comunidad solidaria, humilde, esperanzadora, emprendedora y humana, donde las personas son importantes, cada una de ellas puede aportar por el bien común. Que la Pascua nos envuelva en esa Teología del Buen Pastor, que nos hace un solo cuerpo junto a Jesús y el Padre (Jn. 10:30). Con ellos somos una comunidad de pastores y pastoras que valoran a las personas, luchan por la justicia, y asumen el compromiso de anunciar la Buena Nueva del Reino de Dios. Que la Pascua desde la Teología del Buen Pastor nos recuerde, como dice Harold Segura: ?Ser cristiano, es ser cristiano para los demás.

Carlos Aguirre Salinas Poeta, cuentista y novelista nicaragüense Investigador del Pentecostalismo de Nicaragua Historiador del Cristianismo Mesoamericano Contacto: E-mail: [email protected]

Tomado de: MEDITACIONES BÍBLICAS SOBRE EL CICLO DE PASCUA: CUARESMA-SEMANA SANTA-PASCUA-PENTECOSTES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*