Cuando enfrentas lo imposible

¿Cuántas veces has escuchado las palabras: No se puede hacer?

Quizá fueras uno de los que dijeran esas palabras. No deberíamos tomar cada desafío imposible solo para probar que lo podemos hacer. Sin embargo, hay cosas valiosas que es preciso hacer y que parecen imposibles o que aún no se han hecho.

¿Te ha dado Dios una visión o un sueño? A menudo el que tiene la inspiración debe poner el sudor, es decir la energía y la motivación para llevarlo a cabo. Si hoy enfrentamos un enorme desafío, esta poesía de Edgar Guest es para ti:

No podía hacerse

Alguien dijo que no podía hacerse,Pero él con una sonrisa respondióQue quizá no se podía, pero que élNo sería el que lo diría hasta que probara.Así que lo trató de hacer.Con el esbozo de una sonrisa en su rostro.Si estaba preocupado, lo ocultó.Comenzó a cantar mientras enfrentaba la cosa Que no podía hacerse y que él hizo.

Alguien se burló: Ah, nunca lo harás;Al menos nadie lo ha hecho jamás;Pero él se quitó el saco y se quitó el sombrero,Y lo único que sabía era que comenzó.Con el mentón levantado y una ligera sonrisa,Sin duda ni equivocación,Comenzó a cantar mientras enfrentaba la cosaQue no podía hacerse y qué el hizo.

Hay miles que te dicen que no lo puedes hacer,Hay miles que profetizan el fracaso,Hay miles que te señalarán, uno por uno.Los peligros que te esperan al acecho,Pero solo enfréntalos con una ligera sonrisa,Quítate el saco y comienza,Solo comienza a cantar mientras enfrentas la cosaQue no se puede hacer y que tú harás.

Cuando sabemos lo que Dios nos ha llamado a hacer, ¡también podemos saber que Él ha provisto los medios para realizar esa tarea!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*