Creo, Señor, ayuda mi incredulidad

Creo en Ti, Señor…
pero ayúdame a creer con firmeza.
Espero en Ti… pero ayúdame
a esperar sin desconfianza.
Te amo Señor… pero ayúdame
a no volver a ofenderte.

Te adoro Señor, porque eres mi creador
y te anhelo porque eres mi fin.
Te alabo por que no te cansas
de hacerme el bien,
y me refugio en Ti porque eres mi protector.

Que Tu sabiduría Señor, me dirija,
y Tu justicia me reprima.
Que Tu misericordia me consuele
y Tu poder me defienda.

Te ofrezco, Señor, mis pensamientos,
te ofrezco mis palabras,
ayúdame a hablar de ti.

Te ofrezco mis obras,
ayúdame a cumplir tu voluntad.
Te ofrezco mis penas, ayúdame a sufrir por Ti.
Todo aquello que quieras Tú, Señor, lo quiero yo,
precisamente porque lo quieres Tú,
como Tú lo quieras
y durante todo el tiempo
que lo quieras.

Te pido Señor que ilumines mi entendimiento,
que fortalezcas mi voluntad,
que purifiques mi corazón
y santifiques mi espíritu.
Señor, hazme llorar mis pecados,
rechazar las tentaciones,
vencer mis inclinaciones al mal
y cultivar las virtudes.

Dame Tu gracia, Señor, para amarte
y olvidarme de mí,
para buscar el bien de mi prójimo
sin tenerle miedo al mundo.

Dame la gracia para ser obediente
con mis superiores,
comprensivo con mis inferiores,
solícito con mis amigos
y generoso con mi enemigo.

Ayúdame, Señor,
a superar con austeridad al placer,
con generosidad la avaricia,
con amabilidad la ira
y con fervor la tibieza.

Que sepa yo tener prudencia, Señor,
al aconsejar; valor en los peligros,
paciencia en las dificultades,
sencillez en los éxitos.

Concédeme, Señor, atención al orar,
sobriedad al comer,
responsabilidad en mi trabajo
y firmeza en mis propósitos.

Ayúdame a conservar la pureza del alma,
a ser modesto en mis actitudes,
ejemplar en mi trato con el prójimo
y verdaderamente cristiano en mi conducta.

Concédeme tu ayuda para dominar mis instintos,
para fomentar en mí
Tu gracia, para cumplir Tus mandamientos
y obtener mi salvación.

Enséñame, Señor,
a comprender la pequeñez de lo terreno,
la grandeza de lo divino,
la brevedad de esta vida
y la eternidad de la futura.

Concédeme, Señor,
una buena preparación para la muerte
y un santo temor al juicio,
para librarme del infierno
y obtener Tu gloria.
Por Cristo Nuestro Señor.

Equipo Teyocoyani. Al encuentro con Dios Oraciones para la vida cristiana. Recopilación y Prólogo de José Argüello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*