CONCEPTOS CRISTIANOS IMPORTANTES: Inmortalidad

Solamente Dios tiene vida inagotable en sí mismo. Los hombres fueron creados con el potencial de ser mortales o inmortales, dependiendo de cómo respondieran a Dios. A causa del pecado se hicieron mortales.

Al final de los tiempos, todos resucitarán. Los que se volvieron a Cristo, mientras estaban en la tierra, lo harán para recibir la inmortalidad del alma y del cuerpo. Aquellos que no lo hicieron, resucitarán para recibir la “muerte eterna” (el significado de “muerte eterna” es debatido, pero definitivamente no es algo bueno). Las “almas” no son intrínsecamente inmortales; llegan a serlo cuando la persona (cuerpo, alma y espíritu) resucita.

El cristianismo rechaza la reencarnación. El hombre vive y muere en la tierra solo una vez y será resucitado para juicio (Heb. 9:27). Para el creyente, “la vida después de la muerte” significa ir inmediatamente a estar con el Señor y finalmente (o inmediatamente) recibir el propio cuerpo glorificado. Para los incrédulos, “la vida después de la muerte” es “un estado de angustia y tormento… mien­tras esperan la resurrección y el juicio final”.

Fuente: Guía de bolsillo para la vida cristiana -K.C. Hinckley, compilador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*