CÓMO COMENZAR UN GRUPO PEQUEÑO: 1. ¿POR QUÉ NECESITO UN GRUPO PEQUEÑO?

En el artículo “LA COMUNIDAD CRISTIANA: 3. ¿POR QUÉ NECESITO UNA COMUNIDAD CRISTIANA?” se describe por qué necesitamos una comunidad cristiana. Una gran iglesia puede llenar algunas de las funciones, pero muchas otras exigen un pequeño grupo de personas que te conozcan bien y con quienes estés comprometido:

? compartir lo que el Señor te ha estado enseñando, por lo que estás agradecido, o algún otro don para edifica el cuerpo de Cristo (1 Cor. 14:26):
? confesar tus pecados y orar unos por otros para la sanidad de otros (Stg. 5:16);
? aprender a usar tus dones para el ministerio en un medio seguro; orar juntos en voz alta;
? animarse mutuamente en las luchas cotidianas;

? buscar consejo;
? orar diariamente por las necesidades que conoces de otros;
? estudiar la Biblia juntos;
? hacerse preguntas acerca de la Biblia o de la fe;
? practicar el amor sacrifcial en situaciones vulnerables.

Todo esto exige confianza, conocimiento íntimo y tiempo, Algunas pueden hacerse aisladas, pero aprenderás mucho más observando como el grupo ayuda a uno de sus miem­bros en una lucha difícil o como se profundiza en el es­tudio de un pasaje de la Biblia. Tu grupo pequeño es tu sistema de apoyo cuando estás:

? enfermo y necesitas oración o ayuda en alguna necesi­dad práctica;
? ante una decisión difícil;
? luchando con un pecado recurrente; y sintiendo que desmayas.

Fuente: Guía de bolsillo para la vida cristiana -K.C. Hinckley, compilador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*