Comentarios de su nuevo ministerio de asesoría familiar.

En nombre de todo el Directorio de esta página, queremos darle la bienvenida al público nicaragüense e internacional a su página WEB ?Mi Vida En Abundancia?, y en particular a nuestro Ministerio de Asesoría Familiar.

Queremos aclararle al público que éste no es un movimiento más de ninguna tendencia religiosa, antes bien es de carácter profesional. Esta página y éste Ministerio en particular es un movimiento sin fines de lucro.

¿Cómo se sostiene? Por la buena voluntad de alguien que el señor le ha otorgado esa visión y esa misión, pero también por otras personas altruistas de buena voluntad que desean contribuir voluntariamente a esta buena causa.

Queremos informar a nuestros visitantes el propósito de nuestro Ministerio:

 a) Brindar a la sociedad en general un sitio que pueda visitar, consultar y obtener asesoramiento sobre la temática de la familia.

 b) Darle la oportunidad a toda persona de obtener una asistencia inmediata cuando ésta lo solicite,  sin costo alguno.

 c) Se ofrece consejería a los matrimonios en crisis, tanto jóvenes de mediana edad como a los de tercera edad.

 d) Se brinda sugerencias a los solicitantes de cómo resolver conflictos conyugales tales como:
  1. El egoísmo conyugal.
  2. La temática sobre el sexo, tanto la inseguridad en el hombre como en la mujer.
  3. La infidelidad tanto en el hombre como en la mujer.
  4. El efecto de las drogas y tratamientos médicos en las parejas.
  5. Asesoramiento sobre las malas relaciones padre e hijos.
  6. Se ofrecen muchos otros temas arriba no mencionados, solamente consulte y obtenga nuestras sugerencias.

Usted también puede ser parte de éste Ministerio o cualquier otro Ministerio de nuestra página WEB. Contribuyendo con su talento, tiempo, sugerencias, participaciones, etc.
Juntos podemos hacer la diferencia en hacer que nuestra sociedad esté más adaptable a estos tiempos de crisis global, la diferencia estará en su contribución y la mía. Decide ahora, ?Amaras a tu prójimo como a ti mismo? (Santiago 2:8).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*