Caigo a tus pies

Caigo a tus pies, Señor, en adoración.
¡Te agradezco a Ti, Dios de bondad!
¡A Ti te imploro, oh Santo!
¡Delante de Ti me inclino,
Tú, amigo de la humanidad!
A Ti te glorifico, Cristo,
pues eres el único Señor del universo.
Tú, que eres sin pecado,
-por mí, pecador indignote
entregaste a la muerte y a muerte de cruz;
para así liberar a todos
de las amarras del pecado.

¿Cómo puedo retribuirte, Señor?
¡Alabanza a Ti, amigo de la humanidad!
¡Alabanza a Ti, misericordioso!
¡Alabanza a Ti, comprensivo!
¡Alabanza a Ti, que perdonas a los pecadores!
¡Alabanza a Ti, porque viniste para salvarnos!

Tomado de: Equipo Teyocoyani. Al encuentro con Dios, Oraciones para la vida cristiana. Recopilación y Prólogo de José Argüello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*