Bienaventuranzas ecológicas

Bienaventurados los que miran a este mundo
como Creación divina,
porque Dios les obsequia la Tierra.
Bienaventurados
los que respetan todo cuanto vive,
porque Dios les da aire puro y agua fresca.
Bienaventurados
los que no explotan violentamente a la naturaleza,
porque cada año heredarán de nuevo la tierra
llena de dones paradisíacos.

Bienaventurados los que se comprometen
para que exista aire puro;
Dios les dará su aliento.

Bienaventurados los que se privan de algo
por el bien de la Creación;
experimentarán el amor de Dios.

Bienaventurados los que alzan su voz
contra la destrucción de la Tierra;
serán llamados hijos de Dios.

Bienaventurados los que tratan
a las plantas y los animales
como hermanas y hermanos suyos,
porque están cerca de Dios.

Tomado de: Equipo Teyocoyani. Al encuentro con Dios Oraciones para la vida cristiana. Recopilación y Prólogo de José Argüello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*