Aspectos de Interés después de la Muerte de Jesús II

Aspectos de Interés después de la Muerte de Jesús

Leer Versículos aquí

(8) Aspectos de Interés después de la Muerte de Jesús
Cerca de la hora novena; Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios, Dios mío, Dios mío ¿por qué me has desamparado? Algunos de lo que estaban allí decían, al oírlo: A Elías llama éste. (Mateo 27:46-47 RVR)
Meditación
Varios son los elementos de reflexión en estos pasajes: (1) La hora novena eran las tres de la tarde. La hora cobra importancia porque coincidía con la práctica de la ley en donde el sumo sacerdote entraba al lugar santísimo uno vez al año con la sangre del cordero, la cual ofrecía por sí mismo y por los pecados del pueblo (Hebreos 9:1-8). Cristo, substituía el cordero, y tomaba su lugar como: el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, con su sacrificio y su sangre santa (Juan 1:29,36). De esta manera, la muerte de Jesús, satisface la ley y cumple su exigencia.
(9) Aspectos de Interés después de la Muerte de Jesús
Como a las tres de la tarde, Jesús gritó con fuerza: Elí, Eli, ¿lama sabactani? (que significa: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?) Cuando lo oyeron, algunos de los que estaban allí dijeron: Está llamando a Elías. (Mateo 27:46-47 NVI)
Meditación
(2) El grito: “Dios mío, Dios mí, ¿por qué me has desamparado?” Es el terrible clamor profetizado en el Salmo 22:1. El clamor es resultado de lo que precede en (Mateo 27:45): “Desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena” (tres de la tarde). Durante este período, vino sobre Jesús los pecados del mundo (pasados, presentes y futuros); y su Padre que no soporta el pecado, apartó de Él, Su rostro y se sintió desamparado; por tal razón, el clamor. Es la única vez que llama a su Padre, Dios. La oscuridad que vino sobre el mundo, fueron los pecados del mundo.
(10) Aspectos de Interés después de la Muerte de Jesús
Y a la hora novena (3 p.m.) Jesús exclamó con fuerte voz: Eloí, Eloí, ¿Lema sabactani? Que traducido significa: “Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado? Algunos de los que estaban allí, al oírlo, decían: Miren, está llamando a Elías. (Marcos 13:34-35 NBLH)
Meditación
Mateo declara la palabra ‘Eli’; Marcos, dice ‘Eloi’; ¿hay contradicción en estas dos palabras? ¡No!, ambos son correctos y significan: “Dios mío”. Pero si Jesús clamó Eli, Eloí. El pasaje siguiente (35), evidencia que los judíos que presenciaban el espectáculo de la crucifixión decían unos a otros, a Elías llama; ¿por qué no entendieron que era a Dios que clamaba? Nuestro Señor estaba hablando en arameo. La pronunciación de la primera palabra de su clamor, ‘Elí’ o ‘Eloí’, es muy similar a la pronunciación hebrea de ‘Elías’ o su equivalente griego.
(11) Aspectos de Interés después de la Muerte de Jesús
Algunos que pasaban por allí entendieron mal y pensaron que estaba llamando al profeta Elías. (Mateo 27:47 NTV)
Meditación
(4) El pasaje revela que los judíos creían que Jesús llamaba a Elías. Aprovecharon su mal entendido o mala interpretación para convertirla en burla y seguir mofándose del Señor; como que no bastó la crueldad y el sufrimiento que de ellos recibió. En esa virtud, la Palabra dice: “Al instante uno de ellos corrió y empapó una esponja en vino agrio, la puso sobre una caña de junco y la levantó para que pudiera beber. Pero los demás dijeron: ¡Espera! A ver si Elías viene a salvarlo. Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu” (Mateo 27:47-48). ¡Sorpresa para ellos!
(12) Aspectos de Interés después de la Muerte de Jesús
Entonces Jesús, clamando otra vez a gran voz, exhaló el espíritu. Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo, y la tierra tembló y las rocas se partieron. (Mateo 27:50-51 LBLA)
Meditación
Aún en la muerte, Jesús se manifestó con poder, pues siguieron un número de eventos que se irá viendo; por de pronto, es menester ocuparse de Su muerte. La muerte de Cristo fue diferente a la de cualquier otro hombre, antes y después. Nadie podía tomar la vida de Cristo excepto si Él estaba dispuesto a permitirlo (Juan 10:18); es decir, fue voluntaria. Cristo eligió morir para que nosotros pudiéramos vivir. De esta manera nos reconcilió con su Padre, en Su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentarnos santos, sin mancha e irreprensible… (Colosenses 1:21-22).
(13) Aspectos de Interés después de la Muerte de Jesús
Entonces Jesús volvió a gritar y entregó el espíritu. En ese comento la cortina del santuario del templo se rasgó en dos de arriba abajo. (Mateo 27:50-51 NTV)
Meditación
Jesús decidió la hora y momento de su muerte; el tercer Evangelio amplía esta explicación, al declarar, lo dicho por Cristo: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Habiendo dicho esto, expiró” (Lucas 23:46). Mateo nos cuenta que después de este evento, el velo del templo se rasgó de arriba hacia abajo. El velo que se rasgó dividía el lugar santo del lugar santísimo, al cual sólo el sacerdote podía entrar en el día de la expiación (Éxodo 26:31-33). Dios rasgó el velo de arriba hacia abajo, luego que Cristo realizó la expiación por el pecado y con ella glorificó al Padre.
14) Aspectos de Interés después de la Muerte de Jesús
Y he aquí el velo del templo se rasgó en dos, de arriba hacia abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron. (Mateo 27:51 RVR)
Meditación
Vimos que el velo era un tipo de cuerpo humano de Cristo; es decir, no podía haber acceso al Padre hasta que ese velo fuera roto. Hebreos nos cuenta que, al romper el velo, esto significó que se abría “un camino nuevo y vivo” para todos los creyentes a la misma presencia de Dios, por cuanto el obstáculo se había derribado con el sacrificio de Cristo y con Su Sacerdocio (Hebreos 9:1-12; 10:19-22); porque Él es nuestro Sumo Sacerdote ahora, mediante el cual, podemos ofrecer sacrificios santos al Padre en Su Nombre o a través de Su Mediación (1 Pedro 2:5).
(15) Aspectos de Interés después de la Muerte de Jesús
La cortina del santuario se rasgó en dos, de arriba abajo. (Marcos 15:38 NVI)
Meditación
Un mayor enfoque sobre la rotura del velo, de arriba abajo, es la revelación que da el Espíritu Santo que, mediante esas ordenanzas, la entrada al Lugar Santísimo, o sea, a la misma presencia de Dios, no estaba abierta (accesible) a todos, en tanto siguiera o permaneciera en pie el tabernáculo hecha por manos de hombre y el sistema que representaba (Hebreos 9:8). Todo el sistema anterior, era una sombra de lo que habría de venir. De ‘arriba hacia abajo’, indica o representa, la venida del Espíritu Santo al corazón del creyente; Emanuel, Dios con nosotros.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*