Antes de leer las Sagradas Escrituras

Señor,
haz que me encuentre con tu Palabra,
dejándola penetrar en mí,
como el agua de lluvia penetra y empapa la tierra.
Que la acoja con alegría,
que la escuche con amor,
que la medite silenciosamente
y la guarde en mi corazón,
como María.

Tú sabes, Señor ,
que las pasiones y preocupaciones
no la dejan crecer en nuestro corazón.
Ven, pues, en mi ayuda, para que tu Palabra
sea en mí fuerza de liberación
contra toda falta de autenticidad,
esclavitud o temor.
Que arda mi corazón a medida que tú mismo,
Cristo resucitado, me vayas explicando
las Santas Escrituras
a la luz de tu Santo Espíritu.
Y que sea dichoso, como María, cuando crea
firmemente
que se cumplirá en mí
todo lo que tú me dices.

Amén.

Tomado de Al encuentro con Dios, Oraciones para la vida cristiana. Equipo Teyocoyani

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*