Antes de dormir

Antes de cerrar los ojos,
los labios y el corazón,
al final de la jornada,
¡Buenas Noches, Padre Dios!
Gracias por todas las gracias
que nos ha dado tu amor;
si muchas son nuestras deudas,
infinito es tu perdón.

Mañana te serviremos,
en tu presencia, mejor.
A la sombra de tus alas,
Padre Nuestro, abríganos.
Quédate junto a nosotros
y danos tu bendición.
Antes de cerrar los ojos,
los labios y el corazón,
al final de la jornada,
¡Buenas Noches, Padre Dios!
Gloria al Padre Omnipotente.
Gloria al Hijo Redentor.
Gloria al Espíritu Santo.
Tres personas, un solo Dios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*