El amor de Dios: En la Pascua

El amor de Dios: En la Pascua

Leer Versículos aquí

Cuando entren en la tierra que el Señor ha prometido darles, seguirán celebrando esta ceremonia. Entonces sus hijos preguntarán: ¿Qué significa esta ceremonia? Y contestarán: Es el sacrificio de la Pascua del Señor, porque Él pasó de largo de las casas de los israelitas en Egipto. Y aunque hirió a los egipcios, salvó a nuestras familias. (Éxodo 12:25-27 NTV)

Meditación
La Pascua es del Señor y es una ceremonia que debe celebrarse año con año desde ese día, por instrucciones de Dios. En la noche que comieron la Pascua (el cordero con pan sin levadura y hierbas amargas) es evidente el amor de Dios hacia los israelitas y la furia hacia Egipto mediante juicio, por maltratar a Su pueblo durante siglos. Ciertamente el amor de Dios salvó a los primogénitos de Israel, pero ellos tenían que cumplir su parte en la Pascua; es decir, obedeciendo las instrucciones de Dios. La Pascua simboliza a Cristo, quien habría de venir siglos más tarde.

(2) El amor de Dios: En la Pascua

Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres. Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer. (Éxodo 12:3,7 RVR)

Meditación
El origen de la Pascua está en detalle en el libro de Éxodo (12:1-28). Marca la antesala del éxodo de Israel de Egipto y su libertad (de la esclavitud), por parte de los egipcios). Egipto simboliza el mundo; la esclavitud, el pecado; y el Faraón, enemigo de Dios; que no quiere dejar ir a su pueblo (liberarlo del yugo de la esclavitud o sea del pecado); por tanto, Dios les liberó con señales y gran poder. El cordero sin defecto y su sangre, es un substituto que paga por la culpa y cubre el pecado. La Pascua simboliza a Cristo, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo (Juan 1:36).

Hoy se Conmemora Domingo de Ramos

Al día siguiente, cuando la gran multitud que había venido a la fiesta, oyó que Jesús venía a Jerusalén, tomaron hojas de las palmas y salieron a recibir a Jesús, y gritaban: ¡Hosanna! Bendito El que viene en el Nombre del Señor, el Rey de Israel. (Juan 12:12,13 NBLH)

Meditación
Jesús fue aclamado Rey de Israel. El pueblo tiraba palmas en su camino. Las palmas es señal de Victoria; y representa la victoria de Dios y la liberación de Su pueblo. De esta manera, Jesús confirmó su condición Mesiánica, aunque rechazado oficialmente por los gobernantes judíos. Hosanna, forma griega del término hebreo, significa: ¡Salva ahora! Se usaba durante las fiestas de la Pascua y Tabernáculos, por la congregación. La aclamación a Jesús con este término, no se relaciona con la fiesta; sino, con su entrada triunfal a Jerusalén; ¡como Mesías y Salvador, enviado por Dios!

¿Por Qué Jesús entró en Jerusalén sobre un Burro?

Y los discípulos fueron, e hicieron como Jesús les mandó; y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y Él se sentó encima. Cuando entró Él en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió, diciendo: ¿Quién es éste? Y la gente decía: Este es Jesús el profeta, de Nazaret de Galilea. (Mateo 21: 6-7,10-11 RVR)

Meditación
Jesús entró en Jerusalén sobre un burro, para: (1) Dar cumplimiento a las profecías de (Isaías 62:11 y Zacarías 9:9). (2) El burro era el animal tradicional en el que montaban los reyes en el antiguo Cercano Oriente; en consecuencia, Jesús con este acto, oficialmente, se declaraba: Rey de Israel, y perteneciente a la realeza o linaje Davídico. (3) El hecho de entrar en Jerusalén sobre un burro, cercano a la fecha pascual invocaba la expectativa Mesiánica en la literatura y enseñanza judía; que se entendía, como la llegada del Rey Mesiánico.

(2) ¿Por Qué Jesús entró en Jerusalén sobre un Burro?

Llevaron la burra y su cría, pusieron sus prendas sobre la cría, y Jesús se sentó allí. Toda la ciudad de Jerusalén estaba alborotada a medida que Jesús entraba. ¿Quién es éste?, preguntaban. Y las multitudes contestaban: Es Jesús, el profeta de Nazaret de Galilea. (Mateo 21:7, 10, 11 NTV)

Meditación
Continuación… (4) En su entrada triunfal a Jerusalén; Jesús, cumplió un acto profético; afirmando en realidad su identidad: el Gran Yo Soy y el Mesías. Con este acto, proclamaba implícitamente, que el tiempo de restauración, había llegado y se iniciaba a través de Él. (5) En contraste con el caballo que era símbolo de guerra, conquista, orgullo y poder absoluto; el burro, representa humildad, mansedumbre y paz; naturaleza propia del reino Mesiánico, manifestada por el Rey mismo, en su condición de Siervo Sufriente; así como, su rechazo por los gobernantes judíos.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*