Alma Inmortal


En el mundano vivir,
Dios nuestra atención merece.
Amigo: Deja de huir,
que El no te pide… te ofrece.

Dios no busca tu dinero,
ni tus bienes materiales.
El no atiende al refranero:
“Tanto tienes, tanto vales…”

Lo que El busca de tu vida
no es tu vigor ni talento,
ni esa bondad atrevida
de que presumes contento.

Tienes algo más valioso
que no le das importancia.
Eso es lo que busca ansioso
Tu Hacedor… Su semejanza.

Es tu alma, que inmortal,
vive perdida entre el cieno
de esta vida terrenal.
Y El, que es un Dios Santo y Bueno,
quiere salvar. Porque un día
habrás de rendirle cuentas.
No son vanas fantasías.
Es que en peligro te encuentras.

Tú reduces, neciamente,
todo a esta vida; y no es cierto.
Tu alma seguirá viviente
cuando tu cuerpo esté muerto.

Esta vida es pasajera.
Aquí somos peregrinos.
Vamos de paso… Y afuera
hay un eterno destino.

Abre tus ojos y mira
la realidad con prudencia.
Dios quiere que, en la otra vida,
seas feliz en Su Presencia.

Deja de huir, y humillado
déjate encontrar por El.
Tú saldrás beneficiado,
porque El es un Padre fiel.

Si desprecias atrevido
su Bendición Paternal…
No olvides, querido amigo,
que tienes alma inmortal.

— Daniel Nuño —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*