Al despertar

Ante ti está un nuevo día.
Disponte a vivirlo con intensidad.
Eleva tu espíritu a Dios.
Ponte en sus manos.
Di la oración de la mañana.
Que al acabarla, tu corazón esté totalmente
dispuesto a aceptar lo que Dios te haya
preparado para este nuevo día.

Oración del pueblo judío

Al levantarme te agradezco, Señor,
la oportunidad de estar en esta tierra.
Te doy las gracias por mi mente y mi cuerpo;
te agradezco mi vida.
Bendice mi cuerpo
y sírvete de él para tus propósitos.
Haz que hoy me levante fuerte
y que en cuerpo y alma
irradie tu amor;
que mi mente, mi corazón y mi cuerpo
se liberen de toda impureza;
que todas las células de mi ser se llenen de tu luz
y que alumbren
para mi propio bien y el de todo el mundo.

Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*