Al comenzar el trabajo

Entrégate a tu trabajo con responsabilidad,
dedicación y honestidad, consciente de que, con
tu esfuerzo, estás construyendo un mundo nuevo.
La Creación está aún por terminar. Dios nos ha
hecho partícipes de su poder creador, y nos ha
encomendado la tarea de perfeccionar este mundo.
Sé eficaz en tu trabajo. No dejes de cumplir tus
obligaciones. Aparta de ti la pereza. Encuentra al
Señor en medio de tus tareas, sirviéndole con
amor. Convierte tu trabajo en oración.

Señor, Jesús,
yo te ofrezco toda mi jornada,
mi trabajo, mis luchas,
mis alegrías y sufrimientos.
Concédeme,
pensar como Tú,
trabajar como Tú,
vivir en unión contigo.

Concédeme amarte y servirte
en medio de mis actividades diarias.
Que tu Reino llegue a la oficina,
a la finca, al taller, a la fábrica,
a la radio y al periódico,
a las organizaciones,
a las pulperías, los mercados
y a nuestros hogares,
nuestros campos y nuestras ciudades.

Tomado de: Equipo Teyocoyani. Al encuentro con Dios, Oraciones para la vida cristiana. Recopilación y Prólogo de José Argüello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*