A la luz de Cristo

Señor Jesucristo,
que tu presencia inunde por completo mi ser,
y tu imagen se marque a fuego
en mis entrañas,
para que pueda yo caminar
a la luz de tu figura,
y pensar como Tú pensabas,
sentir como Tú sentías,
actuar como Tú actuabas,
hablar como Tú hablabas,
soñar como Tú
y amar como Tú amabas.

Pueda yo, como Tú,
despreocuparme de mí mismo
para preocuparme de los demás;
sacrificarme a mí mismo, y ser al mismo tiempo
aliento y esperanza para los demás.

Pueda yo ser, como Tú,
sensible y misericordioso;
paciente, manso y humilde;
sincero y veraz.

Tus predilectos, los pobres,
sean mis predilectos;
tus objetivos, mis objetivos.

Los que me ven, te vean.
Y llegue yo a ser una transparencia
de tu Ser y tu Amor. Así sea.

Equipo Teyocoyani. Al encuentro con Dios Oraciones para la vida cristiana. Recopilación y Prólogo de José Argüello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*