A Jesús

A ti vengo, mi Dios y Señor
a exponerte humildemente
los deseos de mi corazón.

Da Señor, a todo el mundo,
aquí en la tierra, el pan de cada día:
el pan del alma, la sagrada Eucaristía;
el pan de la inteligencia, tu Santa Palabra;
el pan del corazón, el deseo de poner
toda la vida al servicio de los demás;
el pan del cuerpo, todo lo que Tú sabes
que necesitamos para vivir
en la alegría y en la paz fraternal.

Esto me basta, Señor.

Equipo Teyocoyani. Al encuentro con Dios Oraciones para la vida cristiana. Recopilación y Prólogo de José Argüello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*