DIFERENCIAS ENTRE LA LEY Y LA GRACIA

DIFERENCIAS ENTRE LA LEY Y LA GRACIA

LAS DIFERENCIAS ENTRE LA LEY Y LA GRACIA

LA LEYLA GRACIA
La ley fue dada por medio de Moisés, se le llama “La Torá” y comprendía 613 mandamientos

(Aprox. 1400 a.d.C.) (Juan 1:17)

La gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo (Aprox. 33 d.d.C.) (Juan 1:17)
Sino hubiese sido por la ley, nunca hubiésemos conocido el pecado (Romanos 7:7)Si no hubiese sido por Jesucristo, nunca hubiésemos conocido la justificación (Romanos 5:1)
 

La ley no salva a nadie, sino que condena a todo el mundo, pues nadie sobre la tierra es capaz de cumplirla

(Romanos 3:20)

Ante la incapacidad del hombre para cumplir la ley y salvarse, a Dios le tocó venir a este planeta, hacerse hombre, y cumplir toda la ley a nombre de nosotros.

(Romanos 3:20; 10:4; 2 Corintios 5:21;Gálatas 4:4-5)

Jesucristo puso la ley más dura (echó leña al fuego), para probar que ningún hombre la puede cumplir y que ningún ser humano se puede salvar a sí mismo

(Mateo 19:25-26)

Como ningún ser humano se puede salvar a sí mismo, ni existe otro método para salvarse, Dios ideó una forma única, exclusiva, para la salvación: Jesucristo

(Hechos 4:12)

La ley se introdujo para que abundase el pecado

(Romanos 5:20)

Cuando abundó el pecado, sobreabundó la gracia

(Romanos 5:20)

La justicia que es por la ley dice: “El hombre que haga estas cosas, vivirá por ellas” (Misión imposible)

(Romanos 10:5)

La justicia que es por la fe dice: “Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.”

(Romanos 10:8-9)

Bajo la ley el hombre recibe lo que se gana o se merece

(Romanos 4:4-6)

Bajo la gracia se libra al hombre de lo que se merece y se le dan riquezas más allá de toda descripción

(Romanos 4:4-6)

La ley no se puede mezclar con la gracia, o una u otra

(Romanos 11:6)

La gracia no se puede mezclar con la ley, o una u otra

(Romanos 11:6)

La ley es un pacto condicional. Dios dice: “Si obedecéis, os premiaré, si desobedecéis, os destruiré”

(Deuteronomio 28)

La gracia es un pacto incondicional. Dios dice: “Te amo, por eso te doy, y si te portas mal, te disciplino, no te destruyo.”

(Juan 3:16; Romanos 8:32; Hebreos 12: 5-11)

La ley dice: “Haz”

(Romanos 10:5)

La gracia dice: “cree”

(Romanos 10:10)

La ley pide santidad, pero no provee ningún poder para lograrla, por el contrario, le permite al pecado, que está en en mí, usarla a ella, a la ley, para engañarme y matarme.

(Romanos 7:11)

En la gracia se enseña la santidad, y esta santidad viene naturalmente, como una consecuencia, como fruto de una vida en el Espíritu.

(Tito 2:11-12; Gálatas 5:22-24)

La ley me pide algo que nunca podré dar, y como no lo puedo dar, entonces me maldice.

Estar en la ley es estar bajo maldición

(Gálatas 3:10)

La gracia es consciente de mi condición, por eso no me pide algo que yo no pueda dar, al contrario, me da gratuitamente.

Estar en la gracia es estar bajo bendición

(Romanos 3:24)

Bajo la ley se potencia la vanagloria.

Si se diera el caso de que un ser humano cumpliera toda ley, se podría jactar de haberse salvado a sí mismo. Pero eso es imposible.

(Romanos 3:27)

En la gracia no hay oportunidad para la jactancia.

La única forma de entrar a la gracia es a través de la humillación propia y la exaltación de Cristo, pues mereciéndome el infierno, se me regala el cielo.

(Romanos 3:27)

No existe la salvación por la ley. Dios nunca dispuso que un hombre se salvara de esa manera. El propósito de la ley es mostrarnos lo que somos, pecadores. Por medio de la ley conocemos el pecado, nunca la salvación.

(Romanos 3:20)

La salvación es por gracia. Es un regalo gratuito para el pecador. Tanto el hombre que se considera perverso, como el religioso que se cree bueno, deben entender que ambos merecen el infierno, y que la única forma de llegar al cielo es a través de la gracia de Jesucristo, el único camino.

(Efesios 2:8-10)

La ley es un sistema de esclavitud

(Gálatas 4:1-3)

La gracia es un sistema de libertad

(Gálatas 5:1)

La ley le dice al hombre lo que debe hacer

(Romanos 10:5)

La gracia le dice al hombre lo que Dios ha hecho en Cristo

(Romanos 5:8)

Bajo la ley las ovejas mueren por el pastor

(Éxodo 29:38-39)

Bajo la gracia el Pastor muere por las ovejas

(Juan 10:11)

Bajo la ley no se podía estar seguro de la salvación, pues, aunque se estuvieran cumpliendo todos los mandamientos, no se sabía en qué momento de la vida se iba a fallar, aunque fuera en uno sólo de esos mandamientos, pues al fallar en uno sólo, se era culpable de todos, de los 613 mandamientos de la Torá, y por ello se iba al infierno.

(Santiago 2:10)

En la gracia existe seguridad de salvación, pues es un don irrevocable de parte de Dios. El creyente no tiene temor de condenarse por si fallara algún día, pues el pecado le podrá hacer perder la comunión con Dios, pero nunca su calidad de hijo de Dios, ni su salvación. Mi seguridad eterna de salvación está en Dios, quien me la regala, no en mí, quien nunca seré merecedor de ese regalo.

(Juan 10:27-29; 1 Juan 2:1-2; 4:15-18)

La ley comenzaba diciendo: “amarás a Dios”.

(Mateo 22:36-38)

La gracia comienza diciendo: “Porque de tal manera amó Dios”

(Juan 3:16; 1 Juan 4:19)

Bajo la ley nunca termina el trabajo, por eso, después de

seis días de esfuerzos, venía el séptimo, para descansar y seguir trabajando después. Es por ello que en la ley se debía guardar el séptimo día, el sábado, pues se debía reposar de las obras que se habían hecho durante seis días.

(Éxodo 20:8-11)

La gracia nos habla de una obra acabada, por lo que en la gracia yo vivo en el reposo, que es Jesucristo. Estar en Cristo es haber entrado, por fin, al reposo. Por eso, simbólicamente, comenzamos la semana reposando, el domingo, el día del Señor (en griego: “kuriaké heméra”: Día señorial o dominical)

(Mateo 11:28; Hebreos 4:3)

 

Bajo la ley un hijo rebelde era echado fuera de la ciudad y apedreado.

(Deuteronomio 21:18-21)

Bajo la gracia el hijo rebelde puede volver a la comunión con su padre, pues nunca dejó de ser su padre (él no dijo volveré a la casa de mi patrón, sino de mi padre), sólo que estaba rota la comunión entre ambos, pero, al confesar su pecado, es restaurado a su lugar.

(Lucas 15:21-24)

 

Bajo la ley se potencia el pecado.

Tan pronto aparece el mandamiento, aparecen las ganas de desobedecerlo, pues el pecado nos esclaviza, se nos vuelve un terrible amo que nos obliga a hacer lo que no queremos.

(Romanos 7:8-13)

Bajo la gracia el pecado es crucificado con Cristo.

Si crucificamos nuestro viejo hombre, donde mora el pecado, entonces el cuerpo del pecado queda desactivado. De esta manera el pecado ya no es mi amo,  aunque pudiera tener influencia en mí, si se lo permito. Al ser crucificado mi antiguo cuerpo de pecado, entonces recibo uno nuevo, que ya tiene un nuevo amo: Cristo.

(Romanos 6: 6-7; Gálatas 2:20)

 

La letra mata (la ley escrita en piedras)

Bajo la ley, estábamos aprisionados en el viejo régimen de la letra, y esa letra nos mataba, pues no podíamos cumplirla a cabalidad.

(Romano 7:6; 2 Corintios 3:6)

El Espíritu (Santo) vivifica (cuando está morando y gobernando en el corazón del hombre).

Bajo la gracia hemos quedado libres del antiguo régimen de la ley, ahora estamos sirviendo en un régimen nuevo, el del Espíritu, y el Espíritu Santo nos da vida, nos vivifica.

(Romanos 7:6; 2 Corintios 3:6)

La ley nos había hecho ministros de un pacto antiguo, el pacto de la letra, un pacto de muerte.

(2 Corintios 3:6)

La gracia nos ha hecho ministros competentes de un nuevo pacto, el pacto del Espíritu, el pacto que da vida.

(2 Corintios 3:6)

El ministerio de muerte que recibimos en la ley, y el cual fue grabado con letras en piedra, tenía una gloria , pero una gloria pasajera.

(2 Corintios 3.7-9)

El ministerio de la vida que recibimos en la gracia tiene una gloria mucho más abundante que la que tuvo el ministerio de la muerte, por que si lo que perece tuvo gloria, mucho más glorioso es lo que permanece.

(2 Corintios 3:7-11)

El ministerio de la ley es un ministerio de condenación, me declara culpable y me manda al infierno.

(2 Corintios 3:9)

El ministerio de la gracia es un ministerio de justificación, me declara justo y me manda para el cielo.

(2 Corintios 3:9)

Bajo la ley se nos pide vencer, vencer, vencer.

(Apocalipsis 2:7; 3:5,12,21; 5:5; 6:2; 12:11; 17:14; 21:7 )

Bajo la gracia se nos pide confiar en el que venció, el cual nos hace más que vencedores.

(Juan 16:33; Romanos 8:37; 1 Juan 5:4-5)

La ley era nuestro ayo, nuestro pedagogo para llevarnos a Cristo.

(Gálatas 3:24)

En la gracia ya no estamos bajo pedagogo, pues todos somos hechos hijos de Dios por la fe que es en Cristo Jesús

(Gálatas 3:24-26)

 

En el antiguo pacto, el de la ley, sólo el Sumo Sacerdote podía entrar al Lugar Santísimo, una vez al año, y con sangre ajena, de machos cabríos o becerros (en el Día Nacional de la expiación o Día Nacional del Perdón, “kippurim”),

(Levítico 16; Hebreos 9:2,3,7)

En el nuevo pacto, el de la gracia, el creyente común y corriente ya puede entrar al Lugar Santísimo y quedarse a vivir allí por siempre, pues Cristo ya abrió el camino con su propia carne, al derramar su sangre en expiación por todos nuestros pecados. Además, Cristo no ha entrado a un santuario hecho de manos, que era representación del verdadero santuario, sino que ha entrado al verdadero santuario, al cielo mismo.

(Hebreos 10:19-22; 9:24).

 

En la ley, y debido a que se llevó al extremo Exodo 20:7, los judíos tenían temor de pronunciar o escribir el nombre de Dios, el cual es un tetragrama (cuatro letras:“YHVH”) y cuyo sonido fonético más cercano es Yavé.

(El sonido Jehová apareció después del siglo XVI).

Por tal razón el pueblo hebreo se refería a Dios como “El Señor”, “El Shaddai” en hebreo.

(Exodo 20:7; Juan 5:17-18)

En la gracia Jesucristo nos enseñó a llamar a Dios como Él lo llamaba: Padre. Antes de la gracia Dios tenía un ‘unigénito” (único hijo), Cristo. En la gracia Cristo ya no es “unigénito”, sino “primogénito”, el primero de muchos hijos. Y la expresión que Cristo no enseñó para tratar al Padre es la misma que el Espíritu Santo nos hace exclamar: “¡Abba!”. Esta era una expresión en arameo de mucha ternura y confianza que usaba el niño pequeñito para su papá. Debe traducirse al español como papi, papito o papacito.

(Mateo 6:9; Marcos 14:36; Juan 20:17; Romanos 8:15; Gálatas 4:6)

 

En la ley eramos esclavos, siervos de Dios.

(Gálatas 4:4-6)

Bajo la gracia hemos llegado a ser hechos hijos de Dios, se nos ha dado esa potestad. La expresión siervos de Dios es una autodenominación, y en el sentido de odediencia total.

(Juan 1:12; Gálatas 4:4-6)

 

La ley fue un pacto de Dios con Israel a través de Moisés. Ese Israel es el pueblo terrenal, los hijos de Abraham en la circuncisión, el pueblo donde todos comparten el mismo árbol genealógico

(Deuteronomio 29)

 

 

 

La gracia es el nuevo pacto de Dios para con todo el mundo, a través de Cristo. Y personas de diferentes culturas, lenguas, tribus y naciones conforman el Israel espiritual, los hijos de Abraham que Dios le había prometido en su simiente, en su descendencia (que es Cristo) y cuando él, Abraham, estaba en la incircuncisión.

(Hebreos 8:6-13; Gálatas 3:7, 9, 16, 28,29; Romanos 4:11)

Antes de la gracia al único ser humano al que Dios llamó su amigo fue a Abraham. Aún a personas tan relevantes como Jacob (Israel), Moisés y David, Dios les llamó siervos.

(2 Crónicas 20:7; Isaías 41:8)

En la gracia Dios nos llama sus amigos cuando hacemos de Jesucristo nuestro Señor. Y esto es así por cuanto llegamos a un grado demasiado alto de intimidad con Él y de conocimiento de Él. Además, Jesús dio la prueba de amistad más alta, dar su vida por nosotros.

(Juan 15:13-15).

Donizetti Barrios.

Contrastes entre la ley y la gracia: ¿es usted cristiano, o fariseo?

La ley fue dada a la nación de Israel (Ro:9:4)La gracia fue dada para toda la humanidad (Ro:10:12-13)
La ley: haz esto y vivirás por ello
(Dt:27:26)
La gracia: cree y serás salvo (Hch:16:31)
Si no guardas la ley eres maldito (Gál:3:10b)Cristo nos redime de la maldición (Gál:3:13)
Bajo la ley vives por las obras (Gál:3:12)Bajo la gracia vives por fe (2Co:5:7)
En la ley estás bajo maldición (Gál:3:10a)En la gracia estás bendito con toda bendición espiritual (Ef:1:3)
Bajo la ley debías ir a la casa de Dios (el edificio) con tus diezmos y ofrendas. (Mal:3:10)Bajo la gracia no existe tal edificio adonde puedas llevar tus ofrendas, sino que cada creyente forma parte de la casa de Dios
(1Co:6:19; Ef:2:21-22;1Ti.3:15; etc.)
Bajo la ley necesitas de un sacerdote
que interceda ante Dios por ti (Lucas:17:14;etc.)
Bajo la gracia tú eres el sacerdote (1P.2:9)

 

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*