Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna V

(126) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (x)

Ver Link

Yo conozco tu tribulación y tu pobreza (pero tú eres rico). No te fatigues en adquirir riquezas, deja de pensar en ellas. Cuando pones tus ojos en ella, ya no está. Porque la riqueza ciertamente se hace alas, como águila que vuela hacia los cielos. (Apocalipsis 2:9; Proverbios 23:4-5 LBLA)

Reflexión
“Pobreza y riqueza”: Con lo que se ha expuesto, entonces: ¿La riqueza es mala o es pecado? ¡Claro que no! Lo que es malo o es pecado, es el amor a las riquezas (dinero), es tener puesta la confianza en ella; es tenerla en primer lugar en vez de Dios. Pablo lo dijo así: “El amor al dinero (riqueza) es la raíz de toda clase de mal” (1 Timoteo 6:10). Cristo dijo: “No hagan tesoros en la tierra donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoro en el cielo. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también su corazón” (Mateo 6:19-21).

(127) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (y)

Yo sé de tu sufrimiento y tu pobreza, ¡pero tú eres rico! Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Les digo la verdad, es muy difícil que una persona rica entre en el reino del cielo. Lo repito: es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de Dios. (Apocalipsis 2:9; Mateo 19:23-24 NTV)

Reflexión
Una enseñanza atípica sobre riqueza es: Aquel rico, que le preguntó a Jesús: “¿qué debo hacer para heredar la vida eterna? El Maestro le respondió sobre el cumplimiento de los mandamientos: No mates, no hurtes, no cometas adulterio, etc. Y él le dijo: Maestro todo esto lo he guardado desde mi juventud. Jesús, amándolo le dijo: Una cosa te falta: ve y vende cuanto tienes y da a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Él, afligido, se fue triste porque poseía muchos bienes. Dijo Jesús: ¡Qué difícil será para los que tiene riquezas entrar en el reino de Dios ¡” (Marcos 10:17-23)

(128) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (z)

Yo conozco tus obras, tus sufrimientos, y tu pobreza (aunque en realidad eres rico). (Apocalipsis 2:9 RVC)

Reflexión
Sigue más enseñanzas sobre pobreza y riqueza: “Así mismo hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia; que, en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda riqueza de su generosidad. Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aún más allá de sus fuerzas. Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos” (2 Corintios 8:1-3, 9).

(129) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (aa)

Esto dice el Primero y el Último: Conozco tus sufrimientos y tu pobreza. ¡Sin embargo, eres rico! Dichosos los pobres en espíritu, porque el reino de los cielos les pertenece. (Apocalipsis 2:8-9; Mateo 5:3 NVI)

Reflexión
Estamos aterrizando en la conclusión del tema: “Pobreza y riqueza”. He aquí otra enseñanza que aporta más iluminación sobre lo que piensa el Señor de (pobres) y (ricos): “Hermanos míos amados, escuchad: ¿no escogió Dios a los pobres de este mundo para ser ricos en fe y herederos del reino que Él prometió a los que le aman? Pero vosotros habéis menospreciado al pobre. ¿No son los ricos que os oprimen y personalmente os arrastran a los tribunales? ¿Acaso no son ellos los que insultan a Jesucristo, cuyo noble nombre ustedes llevan?” (Santiago 2:5-7).

(130) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (bb)

El Primero y el Último, el que estuvo muerto y vivió, dice esto: Yo conozco tu tribulación y tu pobreza – aunque eres rico. (Apocalipsis 2:8-9 VIN)

Reflexión
Conclusión sobre la pobreza y riqueza de la Iglesia en Esmirna, que está viva hoy en aquellos que forman espiritualmente esta iglesia. La Iglesia sufrirá estrechez económico o pobreza siempre; pero, es rica; y esa riqueza es, indudablemente, espiritual; cual posesión, ella disfruta y comparta en esta tierra. Esa riqueza no es comparable con nada y se resume en: Generosidad, aún en la pobreza puede dar (2 Corintios 8:1); servicio (Mateo 20:28); darse a sí mismos al Señor (2 Corintios 8:5); fe y herederos del reino (Santiago 2:5); amor, paz, gozo, paciencia… (Gálatas 5:22-23).

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*