Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna III

Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna

(113) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (l)

Ver Link

Escribe al ángel de la Iglesia de Esmirna: Así habla el Primero y el Último, el que estuvo muerto y volvió a la vida. Sé que sufres (perseguida o atribulada) y eres pobre y, sin embargo, eres rico. (Apocalipsis 2:8-9 BLAT)

Reflexión
Jesús fue perseguido constantemente por los judíos, siendo un ministro de la Ley para ellos. Los Fariseos y otros grupos religiosos lo acecharon constantemente para sorprenderlo en algo contra la Ley, para poder acusarlo y matarlo. Muchas veces lo intentaron, aun cuando lo tentaron sobre el tema de la legitimidad de pagar impuestos. No se cansaron hasta, que estuvo en sus manos, y lo vieron colgado en el madero. En Su pasión, cuando lloraban, dijo: “Hijas de Jerusalén no lloren por Mí, porque si en el árbol verde hacen estas cosas, ¿en el seco qué no se hará?” (Lucas 23:28,31).

(114) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (m)

El primero y el Postrero, el que estuvo muerto y vivió dice esto: Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás. (Apocalipsis 2:8-9 RVR)

Reflexión
La tribulación, persecución o sufrimiento después de la formación de la Iglesia comenzó en Jerusalén después de la muerte de Esteban (Hechos 7-8). A lo largo del período apostólico permaneció esta persecución por medios diversos hasta el destierro del apóstol Juan a la Isla de Patmos, con períodos de tranquilidad corto y frágiles. Hemos visto que la persecución fue una de las características principales de la Iglesia de Esmirna; que era blanco tanto de las autoridades del imperio Romano como de los judíos violentos que la blasfemaba y no la dejaba en paz.

(115) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (n)

Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás. (Apocalipsis 2:9 BLSE)

Reflexión
Juan estaba sufriendo tribulación (persecución) cuando escribió esta carta y el resto de Apocalipsis. En la Iglesia de Esmirna, la tribulación o persecución cobró fuerza, ánimo y definición, apoyadas en técnicas novedosas, juntamente con su oficialización y generalización. El sufrimiento de esta iglesia, se puede considerar también, como el preludio de lo que enfrentará, los creyentes (santos de la Tribulación), durante el período de la Gran Tribulación presidido por la Bestia. Desde los días de Esmirna, Satanás intensificó la tribulación contra la Iglesia, hasta hoy.

(116) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (o)

Yo conozco tus obras y tu tribulación… Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. (Apocalipsis 1:9; Romanos 8:18 RVR)

Reflexión
Recuerde, parte de la tribulación es la persecución y como tal, este acoso y daño insistente nace del temor y muchas veces de la envidia o la imposición. Por ejemplo, hay persecución política en ciertas partes, porque el perseguido no se somete al dictado del perseguidor. Tal suerte o camino inició con el pueblo de Dios (los judíos) hasta hoy, y los verdaderos cristianos heredaron esta suerte y la aceptaron, animados tanto por la enseñanza de Jesús como de sus maravillosas promesas, es decir: lo que sufrimos ahora no es nada comparada con la gloria que nos espera.

(117) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (p)

Yo conozco tu tribulación y tu pobreza… ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Tal como está escrito: Por causa Tuya somos puestos a muerte todo el día; somos considerados como ovejas para el matadero. (Apocalipsis 2:9; Romanos 8:35-36 LBLA)

Reflexión
En cierne del cierre del tema: Sufrimiento, persecución o tribulación de la Iglesia de Esmirna, deseo animarte con algunas promesas que practicaba esta Iglesia: “Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas” (2 Corintios 4:17-18). “Porque en esperanza hemos sido salvos, pero la esperanza que se ve no es esperanza, pues, ¿Por qué esperar lo que uno ve?” (Romanos 8:24)

(118) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (q)

Esto dice el Primero y el Último: Conozco tus sufrimientos y tu pobreza. Recuerden lo que les dije: Ningún siervo es más que su amo. Si a Mí me han perseguido, también a ustedes les perseguirán. (Apocalipsis 2:8-9; Juan 15:20 NVI)

Reflexión
La tribulación o sufrimiento fortalece al creyente y forma el carácter de Cristo en él; por eso, el Señor nos dejó esta promesa: “No se turbe (no se angustien) vuestro corazón; crean (confíen) en Dios, creed (confíen) también en Mí. En la casa (hogar) de Mí Padre hay muchas moradas (viviendas); si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. Y si Me voy y se lo preparo, vendré otra vez (arrebatamiento y regreso en gloria) para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde Yo estoy” (Juan 14:1-3). Tenga paciencia, Él viene pronto.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*