Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna II

esmirna
(106) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (e)

Ver Link

Escribe esta carta al ángel de la Iglesia de Esmirna. Este es el mensaje de Aquél que es el Primero y el Último, que estuvo muerto, pero ahora vive. (Apocalipsis 2:8 NTV)

Reflexión
Siguiendo con el orden de la carta, tenemos lo que el diccionario secular define de la palabra ‘último’: (1) “Que en una serie ordenada ocupa el lugar final y no tiene otra cosa de su misma especie detrás o después”. (2) “Que es lo más reciente en el tiempo”. Las definiciones del diccionario llenan y satisfacen clara y pertinazmente a Cristo en conexión al pasaje en meditación, en su parte pertinente dónde Él se identifica como el ‘Primero y el Último’. Entiéndase, que tuvo el principado, desde el principio y en todo tiene la primacía (preeminencia) o es Primero.

(107) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (f)

Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás. (Apocalipsis 2:9)

Reflexión
Hoy la meditación corresponde al inicio del texto: “Conozco tus obras”: En principio, cuando la Biblia se refiere a obras, generalmente se debe entender que se refiere a fruto o frutos. El Señor Jesús en el Evangelio enseñó, que: “Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos” (Mateo 7:16-17). En principio, el pasaje expone dos tipos de frutos: Bueno, de parte de la Iglesia Esmirna y reconocido por Cristo; malos, por el actuar de los judíos, según descripción.

(108) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (g)

El primero y el Postrero, el que estuvo muerto y vivió, dice esto: Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico) … (Apocalipsis 2:8-9 RVR)

Reflexión
Referente a las obras: Las buenas obras del hombre no son capaces de salvarlo, ya que es Dios quien otorga la salvación, no como recompensa, sino por pura gracia. Pero las buenas obras que Jesús reconoce a la iglesia Esmirna, son el resultado de la salvación; o bien, son el resultado normal de la redención como lo es el fruto en un árbol. En sí, revelan la actividad divina en el hombre regenerado o nacido de nuevo, bajo el poder del Espíritu Santo. Las obras buenas, son consecuencia natural de la salvación; lo contrario, indica evidencia de que no hay conversión.

(109) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (h)

El primero y el Último, el que estuvo muerto y ha vuelto a la vida dice esto: Yo conozco tu tribulación y tu pobreza (pero tú eres rico). (apocalipsis 2:8-9 LBLA)

Reflexión
Veamos “Yo conozco tu tribulación”: Amigo creyente, si estás pasando por tribulación en este momento; entiéndase, por el valle de sombra de muerte, aflicción o sufrimiento y sientes que ya no puedes continuar, déjame animarte y recordarte lo que dice el Maestro a la Iglesia Esmirna: Yo conozco tu tribulación; Él sabe por lo que estás pasando, conoce cada detalle de tu caminar, etc. pero, ha prometido no permitir más de lo que puedas soportar (1 Corintios 10:13). Es necesario que el creyente transita por tribulación, dependa del Señor y que Su carácter, se forma en ti.

(110) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (i)

Yo conozco tu tribulación y tu pobreza ?aunque eres rico?, y la blasfemia de los que dicen ser yahuditas (judíos) y no lo son; más bien, son sinagoga del Satán. (Apocalipsis 2:9 BIN)

Meditación
He aquí el concepto de tribulación: “Singular período de angustia al final de los tiempos”. El Apocalipsis se caracteriza por la palabra tribulación; cual se refiere a un período ininterrumpido de dificultades y sufrimientos, por los juicios que sobrevendrán al mundo durante siete años, después del arrebatamiento. También se conoce este período como la semana setenta de Daniel, dividido en: Tres años y medio como tribulación; y tres años y medio como gran tribulación; donde la ira de Dios se derrama sobre el mundo y la ira de Satanás sobre los judíos y santos, de esa fecha.

(111) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (j)

El primero y el Último, el que estuvo muerto y ha vuelto a la vida, dice esto: Yo conozco tu tribulación y tu pobreza, pero tú eres rico. (Apocalipsis 2:8-9 NBLH)

Reflexión
Sinónimos de tribulación: Aflicción, sufrimiento, dificultades, persecución, pruebas, congoja, pena, tormento, turbación, dolor, amargura, tristeza, pesadumbre… En principio, como Iglesia, Cuerpo de Cristo o Pueblo redimido de Dios, debemos entender que, viviremos tribulación en cualquiera de su presentación, envoltura o sinónimo en mayor o menor grado, mientras estemos en este cuerpo y mundo. El cristiano que no vive tribulación, debe poner su barba en remojo, porque quiere decir que no es un estorbo para el reino de las tinieblas. No está dando fruto en su vida.

(112) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Esmirna (k)

Esto dice el Primero y el Último, el que murió y volvió a vivir: Conozco tus sufrimientos (tribulación) y tu pobreza. ¡Sin embargo, eres rico! (Apocalipsis 2:8-9 NVI)

Reflexión
Si recorre el AT conocerá la constante tribulación de Israel y que sirve de modelo para la necesaria tribulación de la Iglesia en el NT. Jesús fue claro, sobre la tribulación que habría de sufrir su Cuerpo al declarar: “En el mundo tendréis aflicción (tribulación); pero confiad, Yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). Pablo también comprende la brevedad del tiempo y ve la aflicción final irrumpiendo en el presente y declaró: “Y También todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución (2 Timoteo 3:12). Tenemos la paz de Cristo para soportar la tribulación.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*