La Gracia vs La Ley VII

La Gracia vs La Le
(41) La Gracia vs La Ley

Ver Link

Cristo nos redimió de la maldición de la Ley, habiéndose hecho maldición por nosotros. Y antes de venir la fe, estábamos encerrados bajo la Ley, confinados para la fe que había de ser revelada. (Gálatas 3:13,23 LBLA)

Meditación
Continuación de: “comprensión de la Ley Mosaica”: (3) La Ley, como método en que Dios trata con el hombre, caracterizó a la dispensación que va desde que se dio la Ley hasta la muerte de Jesucristo, quien nos redimió de la maldición de la Ley; o sea, era el medio vigente con que Dios trataba con los hombres (Gálatas 14, 24). (4) El intento de los maestros legalistas (Hechos 15:1-31; Gálatas 2:1-5) de mezclar la ley y la gracia como método divino para salvación o la presente dispensación de la iglesia, hizo resaltar la verdadera relación que existe entre la Ley y el creyente.

(42) La Gracia vs La Ley

Pero ahora, aparte de la Ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la Ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en Él. (Romanos 3:21-22 RVR)

Meditación
Esta es la doctrina cristiana de la Ley, que todo creyente debe entender y manejar, para no ser engañado con promesas que son para Israel o corresponden a otro tiempo bíblico: (1) La ley está en contraste con la gracia; es opuesta en todo el sentido, conforme a la Escritura; porque, si así no fuera, por demás murió Cristo. Bajo la gracia, Dios otorga la justicia que Él mismo demandó bajo la Ley (Éxodo 19:5; Juan 1:17; Romanos 10:3-10; 1 Corintios 1:30). (2) En sí misma la Ley es santa, justa buena y espiritual; el problema radica en el hombre, vendido al pecado (Romanos 7:12-14).

(43) La Gracia vs La Ley

Obviamente, la ley se aplica a quienes fue entregada, porque su propósito es evitar que la gente tenga excusas y demostrar que todo el mundo es culpable delante de Dios. La ley sencillamente nos muestra lo pecadores que somos. (Romanos 3:19-20 NTV)

Meditación
Continuación de doctrina cristiana de la Ley: (3) Ante la Ley el mundo (todos los seres humanos) es culpable, y por lo tanto la Ley es necesariamente, un ministerio de condenación, muerte y maldición divina (2 Corintios 3:7-9; Gálatas 3:10); por eso, la gracia es vida, dada a través del Autor, quien puso su vida en rescate por muchos. (4) Por eso, Cristo llevó la maldición de la Ley y redimió al creyente de la maldición y el dominio de la Ley (Gálatas 3:13; 4:5-7). (5) La Ley no justifica al pecador ni santifica al creyente (Gálatas 2:16; 3:2-3, 11-12); la gracia sí.

(44) La Gracia vs La Ley

Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos (Cristo), a fin de que llevemos fruto para Dios. (Romanos 7:4 RVR)

Meditación
Siempre estamos en la doctrina cristiana de la Ley: (6) El creyente está muerto a la Ley y redimido de ella, de manera que podemos decir con firmeza que no estamos “bajo la Ley, sino bajo la gracia (Romanos 6:14). Pablo lo dijo de esta manera a los gálatas: “Cuando intenté obedecer la Ley, la ley misma me condenó. Así que morí a la ley; es decir, dejé de intentar cumplir todas sus exigencias, a fin de vivir para Dios” (Gálatas 2:19). Al ser redimido de la Ley, ya no somos esclavos, sino hijos; y si hijos, también herederos de Dios por medio de Cristo Jesús (Gálatas 4:4-7).

(45) La Gracia vs La Ley

Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como Yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. Pero si los guía el Espíritu, no están bajo la Ley. (Juan 13.35; Gálatas 5:18 NVI)

Meditación
Bajo el nuevo pacto de la gracia está entretejido (en forma implícita) el principio de la obediencia a la voluntad divina (Hebreos 10:16). La vida del creyente, no dispone del espacio para obrar sin ley o producir una manifestación de anarquía de la voluntad propia, porque él está bajo la ley de Cristo (1 Corintios 9:21); y la nueva ley (mandamiento) de Cristo (Juan 15:12; Gálatas 6:2; 2 Juan 5) es su delicia; entre tanto la justicia de la ley se cumple en el creyente por medio del Espíritu que habita en él, porque ya no anda en la carne, sino en el Espíritu (Romanos 8:2-4; Gálatas 5:16-18).

(46) La Gracia vs La Ley

No deban a nadie nada, sino el amarse unos a otros. porque el que ama a su prójimo, ha cumplido la ley. El amor no hace mal al prójimo. Por tanto, el amor es el cumplimiento de la ley. (Romanos 13:8,10 NBLH)

Meditación
En las Escrituras distintivamente cristianas; es decir, lo que fue escrito para la era de la Iglesia, los mandamientos tienen el objetivo de ser utilizado para corregir e instruir en justicia (2 Timoteo 3:16-17; Romanos 13:8-10; 1 Corintios 9:8-9; Efesios 6:1-3). Como son “distintivamente cristianas” están en el nuevo testamento, sin relación con la Ley Mosaica que Cristo cumplió por nosotros. No obstante, algunos (mandamientos) son réplicas de la Ley moral de Dios, reforzadas en su contenido por Cristo y sumado otros, tienen su esencia en el amor (amen unos a otros).

(47) La Gracia vs La Ley

Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo; pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús. Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo; sino que está bajo tutores hasta el tiempo señalado por el padre. (Gálatas 3:25-26; 4:1-2 RVR)

Meditación
Volviendo al ayo, que es la traducción del griego paidagögos que significa el que disciplina a los niños o líder de niños. En el mundo griego y romano el pedagogo era el custodio o guardián en la educación y la vida de los niños menores. Aquí no se expone el alcance o la autoridad del pedagogo, sino el hecho de que ésta cesa por completo cuando el niño se convierta en hijo, cuando el menor se convierta en adulto. El hijo adulto hace de manera voluntaria lo que anteriormente hacía por temor al pedagogo (Gálatas 4:1-6). Continuará…

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*