LOS SIETE PERSONAJES IV (EL QUINTO PERSONAJE: EL ANTICRISTO)

hombre-anticristo

EL QUINTO PERSONAJE: EL ANTICRISTO

Ver Link

[box type=”info” align=”aligncenter” class=”” width=””]

El bosquejo del capítulo:

V. (Apoc 13.1-10) El quinto personaje: El Anticristo

A. (v1-2) El reino del Anticristo
B. (v3-4) La resurrección del Anticristo
C. (v5-8) El reinado del Anticristo
D. (v9-10) La ruina del Anticristo

[/box]

Cuando Cristo vino la primera vez, los judíos no lo recibieron y por esto van a recibir al otro que viene en su propio nombre.

Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis. [Juan 5.43]

Ellos siguen hasta hoy día en su incredulidad?siguen rechazando a Jesús como el Mesías. Así que, otro (otro ?cristo?) vendrá en su propio nombre y ellos, sí, recibirán a él. Este otro, doctrinalmente, es el Anticristo, el falso mesías. Él es el quinto personaje y lo vemos en Apocalipsis 13.1-10.

El reino del Anticristo

1 Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo.

2 Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad. [Apoc 13.1-2]

La totalidad de su reino (v1)

El reino del Anticristo tiene más que ver con la historia bíblica que solamente los años de la Tribulación. Satanás siempre ha tenido a alguien en lugar para ser el Anticristo, sólo es que no ha llegado la hora todavía. Dios está controlando el reloj del calendario profético, no Satanás. Sin embargo, nuestro enemigo siempre ha tenido a alguien?un hombre?listo para tomar control del mundo. De esto se trata las siete cabezas de la bestia.

Vimos en Apocalipsis 12.3 que Satanás, el gran dragón, también tiene siete cabezas y que son las mismas cabezas del Anticristo porque él y la bestia son inseparables. Las siete cabezas de la bestia son los siete reyes que han reinado a través de la bíblica (Apoc 17.9-11). Satanás siempre ha tenido a alguien en poder que podría ser el Anticristo.

Además de las siete cabezas, la bestia (el Anticristo) tiene diez cuernos. Esto también vimos en Apocalipsis 12.3 porque Satanás tiene diez cuernos y son los mismos. Son los diez reyes que reinan con el Anticristo durante los tres años y medio de la Gran Tribulación (Apoc 17.12). Reciben su autoridad durante el reinado del Anticristo?o sea, durante la última mitad de la Tribulación. Vemos los mismo diez cuernos?diez reyes?en la cuarta bestia de la profecía de Daniel 7.

“Luego de esto miraba yo en las visiones de la noche, y he aquí la cuarta bestia, espantosa y terrible y en gran manera fuerte, la cual tenía unos dientes grandes de hierro; devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies, y era muy diferente de todas las bestias que vi antes de ella, y tenía diez cuernos.” [Daniel 7.7]

“y Dijo así: La cuarta bestia será un cuarto reino en la tierra, el cual será diferente de todos los otros reinos, y a toda la tierra devorará, trillará y despedazará. Y los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes; y tras ellos se levantará otro, el cual será diferente de los primeros, y a tres reyes derribará. Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley; y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo.” [Dan 7.23-25]

Esta última bestia es el Anticristo y su reinado consta de los últimos años de la Tribulación. De este reino satánico se levantarán diez reyes. El otro cuerno que se levanta es el Anticristo y al tomar control él mata a tres de los diez reyes (o tal vez son 13 al principio y él mata a tres dejando a los diez). Así reina por ?tiempo, y tiempos, y medio tiempo??o sea, por tres años y medio. Todo lo que Satanás ha hecho a través de la historia para tratar de poner en autoridad a su hombre (el falso cristo) llega a su colmo en la bestia, el Anticristo de la Tribulación.

Según Apocalipsis 13.1, esta primera bestia sube ?del mar?. Históricamente este mar se trata del Mar Mediterráneo. El falso cristo vendrá de esa región del Medio-Oriente. Doctrinalmente, ?el mar? se refiere al segundo cielo?el espacio?porque la bestia es, de alguna manera, una encarnación de Satanás (muy probablemente a través de su hijo, Judas). Este gran dragón, Satanás, se llama Leviatán y él es el gran monstruo marino que anda en el ?mar? del abismo?el segundo cielo (Job 41.1-2, 31-32).

A la mitad de la Tribulación, Leviatán es arrojado del cielo (del mar) a la tierra y en aquel entonces hará entrar el espíritu de Judas en el cuerpo muerto del Anticristo (el hombre que muere de una herida en la cabeza en este mismo tiempo; Zac 11.17). Puede ser que Satanás mismo entra en él, como hizo antes con Judas (Juan 13.27).

Puede ser que sólo Judas entra en él y así el Anticristo llega a ser ?el hijo de perdición? (Juan 17.12 con 2Tes 2.3). Quizá sean los dos que entran en el cuerpo muerto del hombre que era antes el Anticristo?uno sería el espíritu y el otro sería el alma, los dos dándole ?vida nueva? al Anticristo resucitándolo de entre los muertos.

Como sea que suceda, la bestia viene del ?mar? porque viene de afuera?viene de las regiones celestiales en el segundo cielo, el abismo, el territorio de Leviatán.

Si es cierto que, a la mitad de la Tribulación, tanto Satanás como el espíritu de Judas van a entrar en el cuerpo del Anticristo, formarán una ?trinidad? (tres personas en una). El ?hijo? es el cuerpo del Anticristo que muere a la mitad de la Tribulación por una herida en la cabeza. El ?padre? de esta ?trinidad diabólica? es Satanás. Parece que él entra en el cuerpo muerto del Anticristo para ?encarnarse? y así perseguir a la nación de Israel (Apoc 12.13-17).

El ?espíritu? es el espíritu inmundo de Judas Iscariote que sube del pozo del abismo en la Gran Tribulación (según Apocalipsis 9.11, él es un ángel?un espíritu inmundo) y entra en el Anticristo. Es en este momento que Judas, el hijo de perdición (Juan 17.12), llega a ser el hijo de perdición de que Pablo habló en 2Tesalonicenses 2.3. Si es así, el Anticristo es una ?trinidad??es un hombre (el cuerpo que muere y resucita) pero a la vez es Satanás y también Judas.

Como no se puede distinguir o describir bien las tres Personas de la Santa Trinidad, tampoco se puede diferenciar bien entre las tres personas de la trinidad satánica. Por ejemplo, algunos pasajes dicen que Satanás está persiguiendo a Israel pero otros dicen que es la bestia. ¿Será una contradicción? No, porque los dos están haciéndolo.

Trazando su reino (v2a)

La descripción que Dios nos da de la bestia en este versículo incluye tres de las bestias que se mencionan en la profecía de Daniel 7. La visión de los reinos, hasta la segunda venida de Cristo, se ve en Daniel 7.1-14 y luego Dios nos da la interpretación en los versículos del 15 al 28.

La primera bestia era como un león (Dan 7.3-4) y vemos que el Anticristo en Apocalipsis 13.2 tiene una boca ?como boca de león?. La segunda bestia de Daniel 7.5 era como un oso y el Anticristo tiene los pies ?como de oso?. La tercera bestia era como un leopardo y en Apocalipsis 13.2, el Anticristo es ?semejante a un leopardo?. La cuarta bestia de Daniel 7 era diferente de todas las demás y era ?espantosa y terrible?.

Después de esto miraba yo en las visiones de la noche, y he aquí la cuarta bestia, espantosa y terrible y en gran manera fuerte, la cual tenía unos dientes grandes de hierro; devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies, y era muy diferente de todas las bestias que vi antes de ella, y tenía diez cuernos. [Dan 7.7]

Esta cuarta bestia no era como ninguna bestia conocida en toda la tierra de aquel entonces. Es la misma bestia de Apocalipsis 13, el Anticristo.

El mismo capítulo de Daniel da la interpretación de estas cuatro bestias. Son reyes que se levantan en la tierra.

Estas cuatro grandes bestias son cuatro reyes que se levantarán en la tierra. [Dan 7.17]

El reinando de estos reyes extenderá hasta la segunda venida de Cristo Jesús, al final de la Tribulación.

Después recibirán el reino los santos del Altísimo, y poseerán el reino hasta el siglo, eternamente y para siempre. [Dan 7.18]

La cuarta y  última bestia?la espantosa y  terrible?es el Anticristo y  durante su  reino en la Gran Tribulación hay diez cuernos exactamente como en Apocalipsis 13.1.

Dijo así: La cuarta bestia será un cuarto reino en la tierra, el cual será diferente de todos los otros reinos, y a toda la tierra devorará, trillará y despedazará. Y los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes; y tras ellos se levantará otro, el cual será diferente de los primeros, y a tres reyes derribará. Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley; y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo.[Dan 7.23-25]

Podemos ubicar a estos reyes (las cuatro bestias) en la historia si prestamos atención al contexto de Daniel 7 y a las palabras individuales. En Daniel 7.17, vemos que estos cuatro reyes ?se levantarán? en el futuro ?desde la perspectiva de Daniel cuando escribió su profecía. Cuando Daniel recibió su visión, Babilonia estaba en control del mundo.

En el primer año de Belsasar rey de Babilonia tuvo Daniel un sueño, y visiones de su cabeza mientras estaba en su lecho; luego escribió el sueño, y relató lo principal del asunto. [Dan 7.1]

Por este versículo, sabemos que Babilonia no forma parte de las cuatro bestias, porque ellas ?se levantarán? después, en el futuro de aquel tiempo de Belsasar, el hijo de Nabucodonosor (Dan 5.1-2). Así que, se puede trazar el reinado de Satanás y el Anticristo a través de la historia juntando los hechos con las profecías.

Las 7 cabezas del dragón

La Imagen (Daniel 2)

Las Bestias (Daniel 7)

1. Nimrod

2. Faraón

3. Nabucodonosor de Babilonia

La cabeza de oro

4. Ciro (o Darío) de Medo-Persia

El pecho de plata

El león

5. Alejandro el Grande de Grecia

El vientre de bronce

El oso

6. César de Roma

Las piernas

El leopardo

7. El Anticristo (y los diez reyes)

Los pies y dedos

La bestia

Recuerde que la bestia (el Anticristo) va a ser el octavo rey, pero también se cuenta con los otros siete porque es ?de entre los siete? (Apoc 17.11). Esto se debe al hecho que al hombre que es el Anticristo muere a la mitad de la Tribulación y Judas (el hijo de perdición) entra en él para resucitarlo. Así que, el octavo, Judas, es también el séptimo porque entra en el cuerpo del hombre que era el Anticristo durante la primera mitad de la Tribulación.

Durante la última mitad de la Tribulación, durante el reino del Anticristo, se levantarán diez reyes que son los diez cuernos de la bestia (Dan 7.23-24). Los diez reyes reinarán por ?tiempo, tiempos y medio tiempo??o sea, reinará por los tres años y medio del Gran Tribulación (Dan 7.25). Este es el mismo tiempo que el Anticristo reina después de su resurrección (Apoc 13.5). Los diez reyes son subordinados al Anticristo, entonces siempre los vemos vinculado de alguna manera con él (Apoc 17.12).

Hemos de entender también que el reino de las ?piernas? se divide en dos porque se trata del reinado de Roma a través de la historia. La primera pierna es Roma ?pagana? (el Imperio Romano) y la otra es Roma ?papal? (el Santo Imperio Romano). La única diferencia entre las dos piernas es la aparición. Todo lo demás es igual.

El Imperio Romano

El Santo Imperio Romano

  1. El Emperador
  1. El Papa
  1. El senado romano
  1. El sacro colegio de cardenales
  1. Los gobernadores imperiales (ejemplo: Pilato)
  1. Los arzobispos (su área de jurisdicción se llama ?diócesis? hoy día)
  1. Los gobernadores provinciales (ejemplo: Herodes, la cabeza de un área geográfica grande)
  1. Los obispos
  1. Los gobernadores civiles (como jefes de policía)
  1. Los sacerdotes (Los curas)
  1. Las prostitutas de los templos
  1. Las monjas
  1. Los templos paganos
  1. Las iglesias católicas
  1. Las basílicas (salas de reunión) romanas
  1. Las basílicas católicas
  1. Las estatuas de dioses
  1. Las estatuas de los ?santos? muertos
  1. Decretos del emperador
  1. Los decretos del Papa
  1. 1 Rezar con un collar de cuentas
  1. 2 Rezar con los rosarios (collares de cuentas)
  1. Adoración de animales
  1. Figuras de animales (como la paloma y el pez)
  1. Quemar velas
  1. Quemar velas (todavía se hace)
  1. Quemar incienso
  1. Quemar incienso (todavía se hace)
  1. Saturnalia (el 25 de Diciembre)
  1. La Navidad
  1. Los 40 días de luto por Tamuz (Ezeq 8.14)
  1. La Cuaresma
  1. Las tortas ofrecidas a la reina del cielo para obtener la vida eterna (Jer 7.18 y 44.16-25)
  1. La toma de la hostia para obtener la vida eterna

Los pies de las piernas de la imagen de Daniel 2 forman un cuadro, entonces, del reinado del Anticristo (al final del tiempo de Roma). En cierto sentido forma parte del reinado de Roma, porque el Anticristo se levantará, de alguna u otra manera, de sistema religioso que hay en Roma. Los diez dedos de los pies son los mismos diez cuernos de la bestia. Exactamente como los dedos forman parte de los pies físicamente, los diez reyes del Anticristo formarán parte de su reino.

Por la descripción de la bestia en la primera parte de Apocalipsis 13.2, podemos trazar de dónde viene y a donde va el reino satánico en la tierra. El reino de la bestia es simplemente una continuación (y también la consumación) de todo lo que Satanás ha estado haciendo en la tierra por los últimos seis mil años.

El titerero de su reino (v2b)

El dragón le da su poder, su trono y su autoridad a la bestia durante los 42 meses de la Gran Tribulación.

También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses. [Apocalipsis 13.5]

Parece que esta transferencia de poder y autoridad toma lugar a la mitad de la Tribulación cuando el diablo es arrojado del cielo (Apoc 12.9, 13-14). Entonces, el Anticristo (el hombre) sólo es un ?títere? porque Satanás está controlando las cuerdas. Puede ser que el hombre que es la bestia es simplemente una ?encarnación? de Satanás, quien entra en él después de su asesinato y lo resucita. Esto es lo que vemos en los siguientes versículos.

La resurrección del Anticristo

3 Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia,

4 y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella? [Apoc 13.3-4]

Su retiro ? su liquidación (v3a)

En este pasaje hay dos cosas que están en juego: un reino resucitado y un rey resucitado. Las siete cabezas son, básicamente, naciones como Babilonia, Grecia y Roma. Entonces, de alguna manera, una de las  naciones?una  de  las  siete  cabezas?muere  y  luego  resucita.  Este  es  el  reino  de  Roma,  que ?murió? (se le perdió el control del mundo) por la Reforma. Los jesuitas y la Contrarreforma lograron resucitarla un poco, pero no vemos la ?resurrección total? de Roma como un poder mundial hasta la Tribulación. De esto se trata el capítulo 17 de Apocalipsis. Una de las siete cabezas (una de las siete naciones) ?muere? y ?resucita? para reinar como un poder mundial durante el reinado del Anticristo. Es Roma.

Además, la cabeza que muere es un cuadro de un hombre?un líder mundial?que muere a la mitad de la Tribulación (42 meses antes de la segunda venida; Apoc 13.5). El profeta Zacarías escribió de esta ?herida de muerte? en el hombre de pecado que vendría.

12 Y les dije: Si os parece bien, dadme mi salario; y si no, dejadlo. Y pesaron por mi salario treinta piezas de plata.

13 Y me dijo Jehová: Échalo al tesoro; ¡hermoso precio con que me han apreciado! Y tomé las treinta piezas de plata, y las eché en la casa de Jehová al tesoro.

14 Quebré luego el otro cayado, Ataduras, para romper la hermandad entre Judá e Israel.

15 Y me dijo Jehová: Toma aún los aperos de un pastor insensato;

16 porque he aquí, yo levanto en la tierra a un pastor que no visitará las perdidas, ni buscará la pequeña, ni curará la perniquebrada, ni llevará la cansada a cuestas, sino que comerá la carne de la gorda, y romperá sus pezuñas.

17¡Ay del pastor inútil que abandona el ganado! Hiera la espada su brazo, y su ojo derecho; del todo se secará su brazo, y su ojo derecho será enteramente oscurecido. [Zac 11.12-17]

Judas, el Anticristo durante la primera venida, es el que recibió las 30 piezas de plata por entregar al Mesías, Jesús (v11-12 con Mat 27.3-10). El ?pastor insensato? que se menciona en los versículos 15 y 16 es el Anticristo de la Tribulación. Él queda herido de espada y la herida le afecta el ojo derecho y también un brazo (puede ser, entonces, que recibe una herida en la cabeza; v17).

Entonces, la resurrección empieza con la muerte de una de las cabezas de la bestia. Una nación ?muerta? se va a resucitar?es Roma. Además, un hombre, un líder mundial, va a ser ?herido de muerte? con una espada (algún tipo de arma) a la mitad de la Tribulación.

Una resurrección (v3b)

La herida moral de la ?cabeza? que murió es sanada. Roma ?resucita? y vuelve a una posición de poder mundial. El Anticristo?el hombre que muere a la mitad de la Tribulación?también es ?sanado? y resucita por obra de Satanás.

Y [el falso profeta] engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió. [Apoc 13.14]

El Anticristo (la bestia) es el que tiene la herida de espada pero que vivió?murió y resucitó.

Aquí, entonces, podemos juntar una posible cronología de los eventos por venir. Después del arrebatamiento de la Iglesia habrá tres años y medio de paz y seguridad en la tierra debido a un pacto de paz que el Anticristo establece (el Anticristo en este entonces será como un hombre común y corriente; será un líder mundial). A la mitad de la Tribulación él recibe una herida en la cabeza y muere.

Puede ser que un judío lo mata y ese acto de violencia es lo que resulta en la persecución de Israel durante la Gran Tribulación. El Anticristo (el hombre), entonces, es asesinado y Satanás es arrojado del cielo?todo sucede en el mismo momento. Exactamente como el diablo entró en Judas, el Anticristo de la primera venida de Cristo, así lo hará en la Tribulación. cuando es arrojado del cielo, Satanás entra en el Anticristo muerto y de esta manera lo resucita como el falso cristo (o sea, le sana su herida mortal). También parece que este mismo tiempo, Judas (la bestia?el hijo de perdición?que sube del abismo) entrará en el Anticristo como su ?espíritu inmundo?. Por todo esto, el advenimiento del hijo de perdición es con gran poder y señales y prodigios, incluyendo una resurrección auténtica.

Inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. [2Tes 2.9-10]

El resultado (v3c-4)

Al ser resucitado, el Anticristo entra en el templo en Jerusalén haciéndose pasar por Dios?Dios en la carne (o sea, Cristo, el Mesías, resucitado de entre los muertos).

Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, l cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. [2Tes 2.3-4]

Esta es ?la mentira? que todo el mundo va a creer durante la Gran Tribulación.

Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia. [2Tes 2.11-12]

Todos los moradores de la tierra adorarán al dragón y a la bestia a la misma vez porque son una y la misma persona?son la ?trinidad satánica? que es el Anticristo (Apocalipsis 13.4). El deseo del diablo ha sido lo mismo desde el principio, y durante la última mitad de la Tribulación él experimenta lo que siempre ha querido: ser cómo el Altísimo y recibir la adoración de la creación de Dios.

¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. [Isa 14.12-14]

El reinado del Anticristo

5 También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses.

6 Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, y de los que moran en el cielo.

7 Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación.

8 Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo. [Apoc 13.5-8]

El periodo de su reinado (v5)

Otra vez vemos el mismo lapso de 42 meses (los tres años y medio de la última mitad de la septuagésima semana de Daniel 9.27). Este es el mismo periodo del reinado de la bestia en Daniel 7.23-25, de ?aquel tiempo? de angustia para el pueblo judío (para poner fin a su pecado de adulterio contra Jehová; Dan 12.1, 7; Apoc 12.17) y de lo que Cristo llamó la Gran Tribulación en Mateo 24.15-28. Son los mismos 1.260 días que Moisés y Elías profetizan, descubriendo al Anticristo por quien es en realidad: Satanás, no el Mesías (Apoc 11.3). Durante este mismo tiempo, el remanente fiel va a estar en Petra recibiendo maná del cielo y agua de la roca (Apoc 12.6, 13-14). Varias veces Dios nos llama la atención a este tiempo: son tres años y medio, 42 meses, 1.260 días del infierno sobre la tierra.

Los propósitos de su reinado (v6-8)

El primero propósito de la bestia es el de desafiar a Dios?quiere provocarlo (v6). Él se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto (2Tes 2.3-4). En 2Tesalonicenses 2.4 observamos que el Anticristo se sienta en el ?templo? de Dios pero en Apocalipsis 13.6 abre su boca para blasfemar del ?tabernáculo? de Dios.

Él convierte el templo en Jerusalén en su propio lugar pero parece que los demás santos (los que tienen fe en Cristo y que guardan la ley de Moisés) están todavía ofreciendo sus sacrificios en un tabernáculo, que es una tienda y por lo tanto portátil (algo que pueden llevar consigo durante las persecuciones).

El segundo propósito que vemos en el reinado del Anticristo es el de destruir a los santos (v7a). Él hace guerra contra los santos pero, ¿quiénes son ellos? Ellos forman ?el resto? de la descendencia de la mujer ?el remanente fiel que escapó a Petra?y son los que tienen la salvación por fe más obras.

Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo. [Apoc 12.17]

Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús. [Apoc 14.12]

El enemigo va a vencer a estos santos de Dios. ¿Cómo lo hace? En primero lugar, los vence a través de su marca porque todos los que la toman serán condenados al lago de fuego por toda la eternidad (Apoc 13.16-17; 14.9-11). A todos los que no quieren tomar su marca, el Anticristo los vence matándolos (Apoc 13.15). No obstante, el santo que se convierte en mártir durante este tiempo es el que realmente vence porque recibirá una recompensa especial de parte de su Señor.

No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte. [Apoc 2.10-11]

Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase. [Apocalipsis 13.15]

Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. [Apoc 20.4]

Ellos reinarán con Cristo durante todo el Milenio y luego sus nombres se hallarán inscritos en el libro de la vida (Apoc 20.11-15). Por esto, tendrán derecho al árbol de la vida, por haber lavado sus ropas en la sangre de Cristo.

En esto vemos el tercer propósito del reinado de la bestia, el de deludir a los demás. Después de destruir a los santos, los que quedan en la tierra adorarán a la bestia tomando su marco o su nombre en sus cuerpos. Todo el mundo va a creer la gran mentira (que el Anticristo es Dios en la carne, Dios con los hombres) y adorará a la bestia como si fuera el mismo Señor Jesucristo en la tierra.

Inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia. [2Tes 2.9-12]

La ruina del Anticristo

9 Si alguno tiene oído, oiga.

10 Si alguno lleva en cautividad, va en cautividad; si alguno mata a espada, a espada debe ser muerto. Aquí está la paciencia y la fe de los santos. [Apoc 13.9-10]

Al final de este pasaje pesado del Anticristo, Dios nos da un poco de esperanza. En el juicio final Dios juzgará a todos con justicia. En aquel entonces será ?cautividad por cautividad, herida por herida y tribulación por tribulación?. Dios le pagará al Anticristo exactamente lo que merece.

Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan, y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros). [2Tes 1.6-10]

Esta venganza justa de aquel día es la ?paciencia de los santos? porque ellos saben lo que sus perseguidores pueden esperar (la ira de un Dios furioso; Apoc 6.9-11).

Apocalipsis 13 se divide naturalmente en dos partes según los dos personajes claves que vemos aquí. Ya vimos al Anticristo en los primeros 11 versículos. Él es Satanás en la carne, Judas resucitado y el hombre de pecado que Jesucristo destruirá en Su venida gloriosa. En los siguientes versículos vemos a otra ?bestia? que se llama el falso profeta. Él funciona como una falsificación del Espíritu Santo, guiando a los moradores de la tierra a adorar al falso cristo resucitado.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*