La Gracia vs la Ley IV

La Gracia vs la Ley ley-vs-gracia-law-vs-grace2
(20) La Gracia vs la Ley

Ver Link

Esta es la confianza que delante de Dios tenemos por medio de Cristo. Nuestra capacidad viene de Dios. Él nos ha capacitado para ser servidores de un nuevo pacto, no el de la letra sino del Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida. (2 Corintios 3:4-6 NVI)

Meditación
Pablo nos ratifica el significado y la representación espiritual de dos pactos: La Ley y la Gracia. En estos pasajes expone claramente el objetivo y realidad de cada uno: (1) La letra en este contexto, es la Ley, el antiguo pacto que Cristo cumplió por nosotros y del cual estamos libres (no tenemos que cumplir). (2) Nos identifica el Evangelio o la Gracia, como el nuevo pacto que tiene vida, esto es representado por el Espíritu Santo, una persona poderosa que hace transformaciones en el creyente, vive en nosotros y es el Representante de Cristo en la tierra; ¡da vida, vida eterna!

(21) La Gracia vs la Ley

Y tal confianza tenemos mediante Cristo para con Dios: el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del Espíritu; porque la letra mata, más el Espíritu vivifica. (2 Corintios 3:4,6 RVR)

Meditación
La letra es otra expresión característica que Pablo usa para referirse a la Ley, mientras usa el término del Espíritu para manifestar la gracia que contiene la vida eterna y el Espíritu Santo, la persona que vive dentro del creyente. Así mismo, en otros pasajes el Espíritu comprende el término o la expresión que emplea para manifestar las relaciones y el poder que hay en la nueva vida en Cristo Jesús. Otro enfoque del pasaje aquí es el claro contraste que presenta el apóstol entre la Ley (Letra) y el Espíritu (Gracia); entre el viejo y el nuevo pacto.

(22) La Gracia vs la Ley

Nuestra aptitud proviene de Dios. Él nos capacitó para seamos ministros de su nuevo pacto. Este no es un pacto de leyes escritas, sino del Espíritu. El antiguo pacto escrito termina en muerte; pero, de acuerdo con el nuevo pacto, el Espíritu da vida. (2 Corintios 3:5-6 NTV)

Meditación
Continuando con la exposición anterior, tenemos que: El contraste no se da entre dos métodos de interpretación; uno literal y otro espiritual, sino entre dos métodos que Dios usa para tratar con el hombre: uno mediante la ley, y el otro mediante el Espíritu; es decir, mientras el hombre no recibe a Cristo como Señor, está siendo juzgado por la ley, por cuanto continúa en muerte espiritual; pero, cuando confiesa a Cristo como Señor y cree en su corazón, pasa de muerte a vida; es nueva criatura en Cristo, las cosas viejas pasaron; todas son hechas nuevas (2 Corintios 5:17).

(23) La Gracia vs la Ley

Por eso nos sentimos seguros de Dios gracias a Cristo. Nuestra capacidad nos viene de Dios. Incluso nos ha hecho ministros de una nueva alianza, que ya no es cosa de escritos, sino del Espíritu. Porque lo escrito da muerte, mientras que el Espíritu da vida. (2 Corintios 3:4-6 BLAT)

Meditación
Aquí, alianza equivale a pacto. Escritos es la Ley; el Espíritu, la Gracia. Este principio sobre la Ley y la Gracia el apóstol Pablo lo explicó a los Romanos, en su carta de esta manera: “Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni la circuncisión la que se hace en la carne (la Ley); sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu (la Gracia), no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios” (Romanos 2:28-29). El verdadero judaísmo no era meramente observancias externas; sino que era, la actitud del corazón hacia Dios.

(24) La Gracia vs la Ley

Esta confianza tenemos hacia Dios por medio de Cristo; el cual nos hizo suficientes como ministros de un nuevo pacto, no de la letra, sino del Espíritu. Porque la letra mata, pero el Espíritu da vida. (2 Corintios 3:4,6 NBLH)

Meditación
A continuación, se expone otro enfoque de Pablo en su condición de ministro competente, dirigido a los Romanos sobre la Ley y su vigencia vs la gracia, de esta manera: “Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas despertadas por la Ley actuaban en los miembros de nuestro cuerpo a fin de llevar fruto para muerte. Pero ahora hemos quedado libres de la Ley, habiendo muerto a lo que nos ataba, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra” (Romanos 7:5-6).

(25) La Gracia vs la Ley

Si es glorioso el ministerio que trae condenación, ¡Cuánto más glorioso el ministerio del Espíritu! En efecto, lo que fue glorioso ya no lo es, si se le compara con esta excelsa gloria. (2 Corintios 3:9-10 NVI)

Meditación
En este pasaje Pablo describe a la Ley como el ministerio glorioso que trajo condenación y se refiere a la Gracia como la gloria excelsa; es decir, mayor que aquel ministerio antiguo (la Ley). En este contexto se refiere a la ley en sí, los diez mandamientos como algo sublime, glorioso (aunque juzga al hombre natural que está en muerte espiritual); porque, es la Ley moral de Dios. Esta, procede de la justicia de Dios y no puede ser abolida. Ciertamente, Cristo la cumplió y la amplió en forma contundente, al enseñar, por ejemplo, que debemos amar a nuestros enemigos, etc.

(26) La Gracia vs la Ley

Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, mucho más abundará en gloria el ministerio de justificación. (2 Corintios 3:9 RVR)

Meditación
Es oportuno exponer que la Ley mosaica, como expresión de la Ley moral de Dios, “perece” en el sentido de que (además de ser cumplida por Cristo) ha sido substituida por otra ley; es decir, el estándar (alcance y dimensión) de la gracia revelado en el Nuevo Testamento. El creyente ahora está bajo la ley de Cristo: el amor; que incluye el ministerio de la justificación como reza el pasaje. La ampliación se puede observar en Romanos 2-4; que resumida, nos dice: “Porque la Ley del Espíritu de vida en Cristo me ha librado de la ley del pecado y de la muerte”.

(27) La Gracia vs la Ley

Así que, si el antiguo camino, que ha sido reemplazado, era glorioso, ¡Cuánto más glorioso es el nuevo que permanece para siempre! (2 Corintios 3:11 NTV)

Meditación
Aunque Cristo reemplazó la Ley (camino antiguo) y abrió uno nuevo, librándonos del yugo antiguo; se debe entender que el creyente no está bajo la Ley de Moisés como regla de vida; sin embargo, parte de esa ley vuelve a enunciarse en el Nuevo Testamento (aplicable a la era de la gracia); e incluyen, nueve de los diez mandamientos. La Ley moral de Dios en ese aspecto fue ampliada y reforzada por Cristo. Por ejemplo: Bajo la Ley, el pecado del adulterio se daba con el hecho; en la gracia, con solo ver a una mujer y codiciarla en tu corazón, cometes adulterio (Mateo 5:27-28).

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*