La Gracia vs la Ley III

La Gracia vs la Ley
(14) La Gracia vs la Ley

Ver Link

Porque no os habéis acercado al monte que se podía palpar, y que ardía en fuego, a la oscuridad, a las tinieblas y a la tempestad, sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles. (Hebreos 12:18,22 RVR)

Meditación
En resumen, el autor a los hebreos, nos dice que, el creyente sacerdote (que somos) no se acerca al Monte Sinaí como hicieron los israelitas, para recibir el dictado de la Ley. Contextualmente, el Monte Sinaí, representa la Ley. El creyente sacerdote (que somos), nos hemos acercado al Monte Sión (la gracia a través del Evangelio: Buenas Nuevas de salvación) y que somos un pueblo celestial que no depende de las obras de la ley, porque por gracia somos salvos; y como es por gracia (gratuito, gratis), es don o regalo de Dios, no por obras para que nadie se jacte (Efesios 2:8-9).

(15) La Gracia vs la Ley

Ustedes no se han acercado a una montaña que se puede tocar, a un lugar que arde en llamas, un lugar de oscuridad y tinieblas, como les sucedió a los israelitas cuando llegaron al Monte Sinaí. En cambio, ustedes han llegado al Monte Sión, a la ciudad del Dios viviente, a la Jerusalén celestial, y a incontables miles de ángeles que se han reunido con gozo. (Hebreos 12:18, 22 NTV)

Meditación
Sigue, Ley y Gracia a los hebreos: los creyentes están bajo la gracia, no bajo la ley. Ellos se han acercado a la Jerusalén celestial; a la congregación de los primogénitos de Dios, cuyos nombres están escritos en el cielo. Han llegado a Dios mismo, quien es el Juez sobre todos y todas las cosas. Han llegado a los espíritus de los justos, que están en el cielo y que han sido perfeccionados. Y Han llegado a Jesús, el Mediador del nuevo pacto entre Dios y la gente, y también a la sangre rociada, que habla de perdón en lugar de clamar por venganza como la sangre de Abel (Hebreos 12:23-24).

(16) La Gracia vs la Ley

Si, pues, la perfección fuera por el sacerdocio levítico (porque bajo él recibió el pueblo la ley), ¿Qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote, según el orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón? (Hebreos 7:11 RVR)

Meditación
Otra forma de enfocar la Gracia vs la Ley, está en el orden del nuevo sacerdocio. El pasaje enfoca dos tipos de sacerdocio; uno según el orden de Aarón; éste corresponde al sacerdocio que actuó dentro de las ordenanzas de la ley en toda su esfera. El otro sacerdocio (actual), es según la orden de Melquisedec y está representado en la persona de Cristo; “Pues se da testimonio de Él, así: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec” (Hebreos 7:17). El sacerdocio, de Cristo, es de perdón y no de condenación (la ley) y tiene su base (asidero) en la Gracia.

(17) La Gracia vs la Ley

Pero ahora a Jesús, nuestro Sumo Sacerdote, se le ha dado un ministerio que es muy superior al sacerdocio antiguo porque Él es Mediador a nuestro favor de un mejor pacto con Dios basado en mejores promesas. (Hebreos 8:6 NTV)

Meditación
El libro de hebreos está titulado así porque va dirigido a los judíos convertidos que practicaban la ley. Fue escrito con el ánimo de que ellos pudieran conocer, entender y saborear lo nuevo que era (es) mejor; además, de no confundir los dos pactos. En el libro se resalta tres grandes cualidades: Jesucristo es Mayor, Mejor y Superior a Moisés; en ese sentido u orden, están la Ley y la Gracia, los pactos que cada uno representó en su momento, y que sigue representando Jesús en este momento como Sumo Sacerdote y que el libro define como: ¡mejor ministerio o pacto; es eterno!

(18) La Gracia vs la Ley

Pero el servicio sacerdotal que Jesús ha recibido es superior al de ellos, así como el pacto del cual es Mediador es superior al antiguo, puesto que se basa en mejores promesas. (Hebreos 8:6 NVI)

Meditación
Se estableció un nuevo pacto, porque la Ley anterior queda anulada por ser inútil e ineficaz, ya que no perfeccionó nada. Y por otro lado se introduce una esperanza mejor, mediante la cual nos acercamos a Dios. Si ese primer pacto (la Ley) hubiera sido perfecto, no habría lugar para un segundo pacto (la Gracia). Pero Dios reprochándoles sus defectos, dijo: Viene días en que haré un nuevo pacto con la casa de Israel y Judá. No será un pacto como el que hice con sus antepasados, ya que ellos no permanecieron fieles a mi pacto, y Yo los abandoné (Hebreos 7:18-19; 8:7-9).

(19) La Gracia vs la Ley

Y esta confianza tenemos hacia Dios por medio de Cristo; el cual también nos hizo suficientes como ministros de un nuevo pacto, no de la letra, sino del Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida. (2 Corintios 3:4,6 LBLA)

Meditación
Aquí, Pablo revela que somos ministros o servidores de un nuevo pacto (ministerio quiere decir: servicio y de paso todo creyente es llamado al ministerio). Este nuevo pacto es la gracia, donde la bondad, gracia y favor de Dios se revela a través de su amor, en la persona de Cristo Jesús, que se ofreció a sí mismo por el pecado de la humanidad y de esa manera librarle de sus pecados y reconciliarlos con Dios. Todos los pormenores de este amor, vida, ministerio, pasión, muerte y resurrección de Cristo, está condensado en el Evangelio (Buenas Nuevas de Salvación), en el N.T.

(20) La Gracia vs la Ley

Esta es la confianza que delante de Dios tenemos por medio de Cristo. Nuestra capacidad viene de Dios. Él nos ha capacitado para ser servidores de un nuevo pacto, no el de la letra sino del Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida. (2 Corintios 3:4-6 NVI)

Meditación
Pablo nos ratifica el significado y la representación espiritual de dos pactos: La Ley y la Gracia. En estos pasajes expone claramente el objetivo y realidad de cada uno: (1) La letra en este contexto, es la Ley, el antiguo pacto que Cristo cumplió por nosotros y del cual estamos libres (no tenemos que cumplir). (2) Nos identifica el Evangelio o la Gracia, como el nuevo pacto que tiene vida, esto es representado por el Espíritu Santo, una persona poderosa que hace transformaciones en el creyente, vive en nosotros y es el Representante de Cristo en la tierra; ¡da vida, vida eterna!

¡Jesús Resucitó y está Vivo; ¡Hay Vida y Victoria Él!

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*