Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso VI

Mensaje a la Iglesia Éfeso
(34) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (gg)

Ver Link

¡Recuerda de dónde has caído! Arrepiéntete y vuelve a practicar las obras que hacías al principio. (Apocalipsis 4:5 NVI)

Reflexión
Retomemos el tema del arrepentimiento o arrepentirse: Es la traducción del verbo griego metanoeö, que significa tener otra mente, cambiar de mente, de pensamiento, manera de actuar; y se usa en el Nuevo Testamento para indicar un cambio de mente y proceder con respecto al pecado, a Dios y a uno mismo. Juan el Bautista comenzó su ministerio con esa palabra: “Arrepentíos” (Mateo 3:2). En el caso de los creyentes que han caído en el pecado, ese cambio de mente y actitud puede estar precedido o motivado por tristeza (2 Corintios 7:8-11).

(35) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (hh)

Recuerde, por tanto, de dónde has caído y arrepiéntete, y haz las obras que hiciste al principio. (Apocalipsis 2:5 NBLH)

Reflexión
Un ejemplo de verdadero arrepentimiento fue ilustrado por Cristo a los Fariseos mediante esta parábola: “Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña. Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después arrepentido, fue. Y acercándose al otro, le dijo de la misma manera; respondiendo él, dijo: Sí, señor, voy. Y no fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero” (Mateo 21:28-32). Si continúa la lectura, verá que el segundo hijo se refiere a los Fariseos y los otros religiosos.

(36) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (ii)

Recuerda, por tanto, de dónde has caído. Arrepiéntete, y haz las primeras obras. De lo contrario, yo vendré pronto a ti y quitaré tu candelero de su lugar, si no te arrepientes. (Apocalipsis 2:5 BIN)

Reflexión
El verdadero arrepentimiento no es una acción separada de la fe; sino que la fe salvadora incluye e implica ese cambio de mente, pensamiento, manera de pensar y de actuar, que se denomina o es llamado arrepentimiento. Najam es la palabra hebrea para referirse al arrepentimiento e indica: ser tranquilizado, aliviado o consolado; y se traduce lamentarse por algo, cambiar de opinión, estar compungido, arrepentirse. En el Nuevo Testamento, ese cambio de mente a menudo va acompañado de contrición y juicio a uno mismo (reconocimiento del pecado).

(37) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (jj)

Recuerda, por tanto, de dónde has caído y arrepiéntete, y haz las obras que hiciste al principio. (Apocalipsis 2:5 LBLA)

Reflexión
Al continuar con el tema del arrepentimiento, es oportuno observar, que confesar sus pecados no se traduce en arrepentirse de ellos. El arrepentimiento se da cuando confiesa y te apartas de tus pecados. Proverbios 28:13, dice: Si confiesa tu pecado y se aparta, alcanzará misericordia. Confesión entonces no es sinónimo de arrepentimiento, como hace ver algunas religiones. Además, los pecados se confiesan a Dios, no a hombres; la Palabra dice: Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos y limpiarnos de toda maldad (1 Juan 1:9).

(38) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (kk)

También la Gloria de Israel no mentirá ni cambiará de propósito, porque no es hombre para que cambie de propósito. Recuerda, por tanto, de dónde has caído y arrepiéntete, y haz las obras que hiciste al principio. ((1 Samuel 15:29; Apocalipsis 2:5 LBLA)

Reflexión
Con el ánimo de enriquecer ese elemento bíblico relevante que es el arrepentimiento, transcribo lo que dice ciertos eruditos bíblicos: “El concepto del arrepentimiento en el Antiguo Testamento se deriva principalmente de dos palabras hebreas. La primera significa arrepentimiento en el sentido de cambio de acción o propósito. Se usa mayormente en relación con Dios y su trato con personas (1 Samuel 15:11; Salmo 110:4) con unos pocos casos de referencia al arrepentimiento o al aplacamiento humano (Job 42:6; Jeremías 8:6; 18:19)”.

(39) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (ll)

Entonces Judas, el que Lo había entregado, viendo que Jesús había sido condenado, sintió remordimiento y devolvió las treinta monedas de plata a los principales sacerdotes. Y arrojando las monedas de plata en el santuario, Judas se marchó; y fue y se ahorcó. (Mateo 27:3,5 NBLH)

Reflexión
Continúa, conceptos conforme a eruditos bíblicos… “Arrepentimiento de parte de las personas se expresa principalmente por una palabra que significa “volverse” o “regresar”. Se usa la misma palabra para el concepto de conversión, indicando que estas dos ideas son casi sinónimas en el A.T. El concepto de arrepentimiento en el N.T. también se expresa con dos palabras. Una significa arrepentimiento en el sentido de pesar o remordimiento (Mateo 21:30). La otra palabra significa un cambio interior de la manera de pensar, del afecto y de compromiso voluntario”.

(40) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (mm)

Desde entonces comenzó Jesús a predicar: Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos está cerca. ¡Recuerda de dónde has caído! Arrepiéntete y vuelve a practicar las obras que hacías al principio. (Mateo 4:17; Apocalipsis 2:5 NVI)

Reflexión
Conclusión sobre el tema del arrepentimiento, desde la perspectiva de eruditos bíblicos. “Mientras el arrepentimiento pudiera no incluir la fe (Hechos 2:38; 11:18; 2 Pedro 3:9), también puede acompañar la fe (Marcos 1:15; Hechos 20:21). En tales casos la fe pone énfasis en el sentido positivo del arrepentimiento en la nueva relación con Dios”. En resumen, arrepentimiento puede ser o indicar: la “traducción de una familia de palabras que indican un retorno o regreso, un cambio de parecer (mente o pensamiento), o un repudio del pecado para regresar a Dios.

(41) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (nn)

Recuerda, por tanto, de dónde has caído y arrepiéntete, y haz las obras que hiciste al principio… (Apocalipsis 2:5 LBLA)

Reflexión
“Haz las obras que hiciste al principio”: Esto indica que la iglesia de Éfeso, había caído en la comodidad, ya no se ocupaban de las tareas importantes como su crecimiento y relación con el Señor, amar los unos a los otros y la pasión por las almas; cual es, la tarea más importante de un creyente después de su relación personal con Dios; estas, son las cosas que tienen carácter eterno y a esto se refería el Señor. El Señor Jesucristo nos mandó a hacer discípulos (ganar almas, producir fruto), enseñándoles a guardar todo lo que Él nos enseñó (Mateo 28:19-20).

(42) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (oo)

Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras. (Apocalipsis 2:5 RVR)

Reflexión
“Haz las primeras obras”: La Iglesia de Éfeso después de ser una buena tierra productora (Mateo 13:8), cayó en otra categoría, que pareciera árida y sin producción (pasaron a ser una de las tres tierras de Mateo 13:4-7), pues no había riego con agua (la Palabra ni comunicación o comunión con el Padre) para hacer que la siembra naciera y creciera (Dios da el crecimiento, pero el creyente planta y riega la semilla; 1 Corintos 3:5-7). Gracias al Señor que, por su gracia y amor inagotable, nos amonesta misericordiosamente para no perder nuestra salvación y recompensa eterna.

(43) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (pp)

¡Recuerda de dónde has caído! Arrepiéntete y vuelve a practicar las obras que hacías al principio. (Apocalipsis 2:5 NVI)

Reflexión
“Haz las obras que hiciste al principio”: Al respecto, dice la Palabra: Acuérdense de los primeros tiempos, cuando recién aprendían de Cristo (primer amor, entrega total). Recuerden cómo permanecieron fieles, aunque tuvieron que soportar terrible sufrimiento. Algunas veces los ponían en ridículo públicamente (los no creyentes) y los golpeaban, otras veces ustedes ayudaban a los que pasaban (sufrían o transitaban las mismas circunstancias) por lo mismo” (Hebreos 10:32-33). Esto es parte de las obras que hacían al principio al que dijo el Señor que debían hacer.

(44) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (qq)

¡Mira hasta dónde has caído! Vuélvete a Mí y haz las obras que hacías al principio. (Apocalipsis 2:5 NTV)

Reflexión
Sigue la Palabra confirmando la frase sobre el “regresar a las primeras obras”: “Sufrieron (también se compadecieron) junto con los que fueron metidos en la cárcel y, cuando a ustedes les quitaron (confiscaron) todos sus bienes, lo aceptaron con alegría. Sabían que en el futuro (eternidad) les esperaban cosas mejores, que durarán para siempre. Por lo tanto, no desechen la firme confianza que tiene en el Señor. ¡Tengan presente la gran recompensa que les traerá!” (Hebreos 10:34-35). Dios desea el amor, la fidelidad y la confianza del creyente. Hay recompensa eterna.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*