Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso V

Las-Cosas-Presentes-o-Las-que-Son-Mensaje-a-Éfeso2
(26) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (y)  

Ver Link

Pero tengo esto contra ti: que has dejado tu primer amor. (Apocalipsis 2:4 LBLA)

Reflexión
La Escritura evidencia diversas enseñanzas, declaraciones y ejemplos vivos, de persona que momentánea o permanentemente, dejaron el amor de Dios por alguien o algo. He aquí la enseñanza de Jesús: “El que ama al padre o a la madre más que a Mí, no es digno de Mí; y el que ama al hijo o a la hija más que a Mí, no es digno de mí. Y el que no toma su cruz y sigue en pos de Mí, no es digno de Mí” (Mateo 10:37-38). En este último texto, Jesús nos advierte que la cruz es símbolo de muerte; en donde se debe clavar aquello que compite con o desplaza Su amor.

(27) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (z)

Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. No extienda tu mano sobe el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único. (Apocalipsis 2:4; Génesis 22:12 RVR)

Reflexión
Un ejemplo bíblico, en dónde Dios reclama su amor ocupado por otra persona, fue Abraham. Dios le concedió al Patriarca un hijo en su vejez y él, lo amó sobre todas las cosas, que un día el Señor le dijo: Abraham, “Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que Yo te diré” (Génesis 22:1-14). Esto sacudió a Abraham, que cumplió con el pedido de Dios y regresó a su primer amor, mediante obediencia. Note las palabras: “Tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas”. Isaac, no fue el único hijo de Abraham.

(28) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (aa)

Pero tú confiaste en tu hermosura, te prostituiste a causa de tu fama y derramaste tus prostituciones a todo el que pasaba, fuera quien fuera. Pero tengo esto contra ti: que has dejado tu primer amor. (Ezequiel 16:15; Apocalipsis 2:4 LBLA)

Reflexión
Reclamo de Dios a Israel por haber dejado su amor: “Recuerdo el amor de tu juventud, tu cariño de novia, cuando me seguías por el desierto, por tierras no cultivadas. Israel estaba consagrada al Señor, era las primicias de su cosecha; todo el que comía de ella sufría las consecuencias, le sobrevenía la calamidad. ¡Escuchen la palabra del Señor, tribus de Israel! Así dice el Señor: ¿Qué injusticia hallaron en Mí sus antepasados para que se alejaran de Mí y anduvieron tras lo vano y se hicieron vanos? (Jeremías 2:2-5). Este reclamo, hizo Jesús a la iglesia en Éfeso, con otras palabras.

(29) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (bb)

Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el Autor y Consumador de la fe. (Apocalipsis 2:4; Hebreos 12:1-2 RVR)

Reflexión
Confío en que después del recorrido hecho por los senderos bíblicos, se pudo captar el mensaje del reclamo sobre “el abandono del primer amor de Dios”. Hay más elementos de evidencia, pero hay que avanzar. Hoy, es una ocasión propicia si es tu caso, si has dejado el primer amor. Sólo deshágase de lo que ocupa lo principal en su corazón, acercase al trono de la gracia y encontrará oportuno socorro y perdón para recuperar el primer amor y continuar la carrera que queda. No permita que su amor se mantenga frio a causa de la multiplicación de la maldad (Mateo 24:12).

(30) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (cc)

Pero tengo una queja en tu contra. ¡No me amas a Mí ni se aman ustedes como al principio! El que no permanece en Mí es desechado como rama inútil y se seca. Todas esas ramas se juntan en un montón para quemarlas en el fuego. (Apocalipsis 2:4; Juan 15:6 NTV)

Reflexión:
Conclusión: el dejar el primer amor, es violentar el primer mandamiento, desplazar a Dios del primer lugar de tu vida, como Abraham con Isaac. Abraham sacrificó a Isaac simbólicamente, tú debes sacrificar tu “Isaac”, ponerte en comunión con Dios y recuperar tu primer amor, que fluirá hacia tus hermanos y prójimo, respectivamente; simultáneamente, renacerá la pasión por las almas en ti. Esto se logra, sólo si permaneces en Cristo y Él en ti; para que puedas llevar fruto, porque sólo no puedes; si no, serás como rama seca, que se echa en el fuego (Juan 15:4-6).

(31) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (dd)

Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y has las primeras obras. (Apocalipsis 4:5 RVR)

Reflexión
Hoy pasamos a meditar en otro pasaje. No se debe pasar por alto que estamos estudiando y toda la información que se vierte o se expone a través de explicación, aclaración o despejo de dudas; o simplemente pasajes complementarios o de confirmación, son altamente necesarios a fin de brindar y lograr la meta que es el entendimiento del tema en que se ocupa, oportunamente. Esta porción, nos indica que tenemos un Dios de múltiples oportunidades. Reprende, reprocha, observa el pecado; pero, nos dice que hacer para volver a la comunión con Él: ¡Arrepentirse!

(32) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (ee)

Recuerda, por tanto, de dónde has caído y arrepiéntete, y haz las obras que hiciste al principio. (Apocalipsis 4:5 LBLA)

Reflexión
El Señor le dio la fórmula de volver al primer amor a la iglesia de Éfeso: (1) Deben de arrepentirse; (2) Reanudar las obras en que estaban ocupados al comienzo. Esta fórmula sigue vigente para aquellos que están pasando por la experiencia que transitó la Iglesia de Éfeso. Analicemos el punto (1) Arrepentirse: ¿qué es? Significa “volverse” o “regresar”; también se puede entender cómo remordimiento o pesar (Mateo 21:30; 27:3). Puede ser un cambio interior de la manera de pensar, del afecto y del compromiso voluntario. Estos son algunos conceptos que ameritan profundizarse.

(33) Las Cosas Presentes o Las que Son: Mensaje a la Iglesia Éfeso (ff)

¡Mira hasta dónde has caído! Vuélvete a Mí y haz las obras que hacías al principio. Si no te arrepientes, vendré y quitaré tu candelabro de su lugar entre las iglesias. (Apocalipsis 2:5 NTV)

Reflexión
Antes de continuar ahondando en el arrepentimiento como tal, es oportuno tocar los conceptos de remordimiento y pesar: (1) Remordimiento no significa arrepentimiento, es un preludio que puede conducir a ello; una persona puede sentir remordimiento, pero no arrepentirse, como Judas cuando entregó a Jesús. tuvo remordimiento y se colgó (Mateo 27:3-10). (2) Puede sentir pesar (tristeza o lamento) y no arrepentirse; pero esta condición es más propicia al arrepentimiento, como el caso de Pedro, después de haber negado tres veces a Jesús (Lucas 22: 54-62).

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*