Exhortación a los Hijos: Diferencias entre Hijos Sensatos y Necios

Diferencias entre Hijos Sensatos y Necios manos familia papel
(8) Exhortación a los Hijos: Diferencias entre Hijos Sensatos y Necios

Ver Link

El hijo sabio acepta la disciplina de sus padres; el burlón se niega a escuchar la corrección. (Proverbios 13:1 NTV)

Meditación
El necio confía en sí mismo; el sensato actúa con sabiduría y se pone a salvo (Proverbios 28:26). El necio roba a su padre o a su madre, e insiste que no ha pecado; el hijo sensato procura no causar dolor a sus padres y ocupa de ellos en tiempo de necesidad. La amistad del necio es de gente perversa; el sensato busca como adquirir sabiduría y conocimiento. El necio descuida la instrucción de sus padres (le entra por un oído y le sale por el otro); el sensato, presta atención a la corrección, atesora y guarda la instrucción o reprensión y endereza sus pasos.

(8.1) Exhortación a los Hijos: Diferencias entre Hijos Sensatos y Necios (a)

Los hijos que maltratan a su padre o echan fuera a su madre son una deshonra pública y una vergüenza. (Proverbios 19:26 NTV)

Meditación
Este Proverbio cobra vida frecuentemente en muchos programas (shows) de televisión, donde el hijo o la hija necia profieren insultos degradantes a su padre y/o madre, con el agravante mayor, cuando la directora del programa (dizque profesional de altura), avala y muchas veces condena y desautoriza al(os) padre(s) y conceda la razón al(a) [email protected], justificá[email protected] La farsa siempre finaliza con el aplauso del público, dando su visto bueno a la “acertada dirección” de la conductora del programa. Esto es abominación ante el Señor. Nada justifica tal actitud de un hijo, ¡es necedad!

(9) Exhortación a los Hijos: Diferencias entre Hijos Sensatos y Necios (b)

Los hijos que maltratan a su padre o echan fuera a su madre son una deshonra pública y una vergüenza. (Proverbios 19:26 NTV)

Meditación
Lo expuesto ayer con los programas de televisión es evidencia de como la honra de padre y madre son pisoteadas en el presente. Aconsejo a esas personas (hijos necios) que atacan, maltratan y degradan a sus padres, que el mandato de Dios de honrar a padre y madre, permanece firme y no ha variado con el tiempo. Es aconsejable, que pidan perdón a sus padres si es el caso personal, porque la Escritura dice al respecto, que: “Dios no puede ser burlado, todo lo que el hombre ([email protected]) sembrare, eso también segará” (Gálatas 6:7). Si eres padre, ya estarás segando su siembra.

(10) Exhortación a los Hijos: Diferencias entre Hijos Sensatos y Necios (c)

El hijo sabio atiende la corrección de su padre, pero el insolente no hace caso a la reprensión. Quien habla el bien, del bien se nutre, pero el infiel padece hambre de violencia. (Proverbios 13:1-2 NVI)

Meditación
Sigue diferencia entre hijos sensatos y necios: “El prudente (sensato) actúa con cordura, pero el necio se jacta de su necedad. El enviado sensato es confiable y aporta solución al problema; mas el mensajero malvado (necio) forma problemas o se mete en ellos. El juicio del sensato redunda en aprecio; pero el necio solo manifiesta su infidelidad que no cambia y no es digno de confianza. El sensato endulza el alma de sus padres cumpliendo sus deseos; más el necio insista en hacer su necedad y detesta alejarse del mal, para agobio del alma de sus padres”.

(11) Exhortación a los Hijos: Diferencias entre Hijos Sensatos y Necios (c.1)

Oye, hijo mío, y sé sabio, y endereza tu corazón al camino. No toma placer el necio en la inteligencia, sino en que su corazón se descubra. (Proverbios 23:19; 18:2 RVR)

Meditación
He aquí dos escenarios opuestos en estos dos proverbios. El primero instruye al hijo en la sensatez y prudencia; entiéndase sabiduría. Se refiere al Padre del hijo justo, que se deleita en el buen juicio del hijo, logrado a través de la enseñanza, obediencia, disciplina y reprensión, que da fruto de justicia. La otra cara de la moneda, enfoca al hijo necio en su esplendor: es contumaz, obsesivo y su terquedad refleja o revela la necedad de su corazón; así como su menosprecio, por la prudencia y el entendimiento. En este punto está el ateo, que justifica su necedad, diciendo que no hay Dios.

(12) Exhortación a los Hijos: Sensatos y Necios (d)

Dijo mío, no pierdas de vista el sentido común ni el discernimiento. Aférrate a ellos, porque refrescarán tu alma; son como las joyas de un collar. (Proverbios 3:21-22 NTV)

Meditación
El collar que contiene las joyas es la sabiduría (sensatez, buen juicio). Parte de las joyas están descritas en el pasaje que son: “sentido común y discernimiento”; o sea, son dos virtudes de la sabiduría o sensatez. Esta exhortación es bíblica, si parte del pilar de tu vida está edificada con estas dos virtudes, tendrás más; te mantendrán seguro en tu caminar, y tus pies no tropezarán. No tendrás temor de la calamidad repentina, ni la destrucción que viene sobre los perversos. Podrás dormir sin miedo, en tranquilidad y profundamente. Tu alma tendrá descanso.

(13) Exhortación a los Hijos: Sensatos y Necios (e)

Hijo mío, conserva el buen juicio; no pierdas de vista la discreción. Te serán fuente de vida te adornarán como un collar. (Proverbios 3:21-22 NVI)

Meditación
En esta versión bíblica, <el buen juicio> equivale a sabiduría. En Proverbios, la sabiduría tiene términos equivalentes, como: Prudencia, cordura, sensatez… El hijo que atiende la enseñanza y obtiene sabiduría, temerá al Señor y huirá del mal. Su cuerpo disfrutará de salud y fortaleza. El buen juicio es más valioso que el oro, la plata y piedras preciosas; es más provechoso y rinde mayor ganancia. La Sabiduría dice al necio: ¿Hasta cuándo, ustedes los insolentes, se complacerán en su insolencia? ¿Hasta cuándo, ustedes los necios, aborrecerán el conocimiento?

(14) Exhortación a los Hijos: Sensatos y Necios (f)

Hijo mío, presta atención a mis palabras, inclina tu oído a mis razones; que no se aparten tus ojos, guárdalas en medio de tu corazón. (Proverbios 4:20-21 LBLA)

Meditación
En la riqueza de Dios y el alimento espiritual proveído por el Espíritu Santo a través de la revelación de la Palabra, el contenido del pasaje que antecede, puede leerse así: Hijo mío, estés atento y ponga mucha atención a mi sabiduría, inclina tu oído a mi prudencia; para que guardes la discreción o serenidad y tus labios conservan y destilen conocimiento. La fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios (Romanos 10:17). Las palabras que oye y guarda el hijo en su corazón o decide rechazar, determinará su carácter o tipo de hijo: Sensato (sabio) o insensato (necio).

(15) Exhortación a los Hijos: Sensatos y Necios (g)

Hijo mío, presta atención a mi sabiduría, escucha cuidadosamente mi sabio consejo. (Proverbios 5:1 NTV)

Meditación
Hijos, les exhorto a escuchar diligentemente la instrucción de tus padres; si así hicieres, obtendrás entendimiento; porque si tu corazón atiende y guarda sus palabras, tu vida será fructífera y tendrás éxito en todo lo que emprendas; todo te saldrá bien, en virtud de que estarás honrando a tu padre y con ello también a tu Creador, ¡Padre por excelencia! Debes enfocar tu atención en adquirir sabiduría, que es lo principal; ella te mostrará cómo obtener y desarrollar inteligencia; te enseñará a guardar con toda diligencia tu corazón, porque de él brota los manantiales de la vida.

(16) Exhortación a los Hijos: Sensatos y Necios (h)

Hijo mío, si hace tuyas mis palabras y atesoras mis mandamientos; entonces comprenderás la justicia y el derecho, la equidad y todo buen camino. (Proverbios 2:1,9 NVI)

Meditación
Hoy el proverbista se dirige a los dos tipos de hijos con la misma exhortación e instrucción, en forma clara. Parafraseando: si pones mi palabra por obras (ser hacedor de ellas) y guarda mis mandamientos; obedecer mis ordenanzas, entonces andarás por el camino de los buenos (camino recto) y seguirás la senda de los justos. Serás íntegro, irreprochable, tendrás paz con Dios y los hombres; aún, con tu enemigo. Pero el necio (malvado, impío, injusto, inmoral) aunque parezca que prospera, verá todo lo opuesto: calamidad, infortunio y será desarraigado de la tierra.

(17) Exhortación a los Hijos: Sensatos y Necios (i)

El hijo necio es pesadumbre de su padre y amargura para la que lo dio a luz. (Proverbios 17:25 NBLH)

Meditación
Este proverbio puede revelarse en la dimensión de esta ley: “Si un hombre tiene un hijo terco y rebelde que no obedece a su padre ni a su madre, y aunque lo castiguen, ni aun así les hace caso, el padre y la madre lo tomarán y lo llevarán fuera a los ancianos de su ciudad, a la puerta de su ciudad natal. Y dirán a los ancianos de la ciudad: Este hijo nuestro es terco y rebelde, no nos obedece. Entonces todos los hombres de la ciudad lo apedrearán hasta que muera. Así quitarás el mal de en medio de ti” (Deuteronomio 21:18-21). La deshonra se castigaba fuertemente.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*