EL PARÉNTESIS DE LOS SIETE SELLOS II LOS MÁRTIRES DE LA GRAN TRIBULACIÓN

LOS MÁRTIRES DE LA GRAN TRIBULACIÓN
EL PARÉNTESIS DE LOS SIETE SELLOS

Ver Link

[box type=”info” align=”aligncenter” class=”” width=””]

El bosquejo del capítulo:

II. (Apoc 7.9-17) Los mártires de la Gran Tribulación

A. (v9-12) La escena de los mártires

1. (v9-10) La multitud delante del trono

a. (v9a) Su número

b. (v9b) Su nacionalidad

c. (v9c) Su naturaleza

d. (v10) Su noticia

2. (v11-12) Los millares alrededor del trono

B. (v13-17) La explicación de los mártires

1. (v13-14) El reconocimiento de los mártires

2. (v15-17) La recompensa de los mártires

[/box]

LOS MÁRTIRES DE LA GRAN TRIBULACIÓN

La escena de los mártires: Apocalipsis 7.9-12

9 Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos;

10 y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero.

11 Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios,

12 diciendo: Amén. La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén. [Apoc 7.9-12]

La multitud delante del trono (v9-10)

Su número (v9a). Juan dice que ve una gran multitud de personas?es una cantidad innumerable. Como vimos en Apocalipsis 6.9-11, y como vamos a ver ahora, esta multitud consta de los mártires de la Gran Tribulación. Así que, según el mismo pasaje de Apocalipsis 6, Dios sí sabe cuantos hay y cuantos habrá al final. Él, en Su omnisciencia, los tiene todos contados.

Su nacionalidad (v9b). Esta gran multitud de santos en el cielo consta de personas de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas. Según Apocalipsis 14.6, esto quiere decir que son de toda la tierra (son de los ?moradores de la tierra??toda ella).

Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo. [Apoc 14.6]

Recuerde lo que vimos en nuestro estudio de la aplicación doctrinal (la profética) Apocalipsis 3.10?un versículo de la carta que Cristo mandó a los fieles de la iglesia de Filadelfia.

Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. [Apoc 3.10]

En la Gran Tribulación (la ?hora de prueba?) habrá una persecución global?esta ?hora de prueba? vendrá sobre ?el mundo entero?. Así que, vemos mártires de toda nación, tribu, pueblo y lengua porque los moradores de toda la tierra sufrirán bajo el reinado del Anticristo. Muchos de estos mártires de la Gran Tribulación (si no decir todos ellos) serán los que no quieren tomar la marca de la bestia, ni su número y por lo tanto serán decapitados.

Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. [Apoc 13.16-17]

Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. [Apoc 20.4]

Así que, nadie puede contar a los mártires porque son tantos que sólo Dios sabe. Además, serán de todas las nacionalidad que hay en la tierra.

Su naturaleza (v9c). Estos mártires tienen ropas blancas, entonces podemos deducir que son ?virtuosos?. Los ropas blancas (las ropas de ?lino fino?) representan la acciones justas de los santos.

 Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. [Apoc 19.8]

 Estos mártires recibieron ropas blancas porque son ?virtuosos??o sea, murieron por causa de la Palabra y por el testimonio de Jesús (Apoc 6.9-11).

Además de ser virtuosos, debido a las palmas que tienen en sus manos, podemos ver que los mártires de la Gran Tribulación son victoriosos. Durante la entrada triunfal de Jesús (cuando Él entró en Jerusalén justo antes de la crucifixión) la gente tomó ramas de palmera para recibir al Rey. Las palmas significa victoria.

El siguiente día, grandes multitudes que habían venido a la fiesta, al oír que Jesús venía a Jerusalén, tomaron ramas de palmera y salieron a recibirle, y clamaban: ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel! [Juan 12.12-13]

Estos mártires tienen palmas en las manos porque ellos son los que vencen muriendo?son victoriosos sobre el diablo.

No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. [Apoc 2.10]

Su noticia (v10). Los mártires de la Gran Tribulación claman y ?dan su noticia? de alabanza a Dios por Su reino. Reconocen que la salvación que tienen es la que vino del que está sentado en el trono del universo

?de Dios Padre. Además ?dan su noticia? de alabanza a Dios por Su gran regalo. Su salvación vino a través del Cordero (el ?don de justicia? y el ?don de Dios?), el que Dios dio para que todo aquel que cree en Él, no se pierda mas tenga vida eterna.

Los millares alrededor del trono (v11-12)

Cuando los mártires claman a Dios y lo alaban por Quien es y por lo que ha hecho, la gran multitud alrededor del trono se postra y adora al Creador. Los ángeles son innumerables?millones de millones (Apoc 5.11)?y ellos con los 24 ancianos y los cuatro querubines adoran a Dios y al Cordero con la gran multitud de los mártires de la Tribulación.

Así es cómo Dios nos describe la escena de los mártires en el tercer cielo. Hay una multitud de ellos y se juntan con la multitud de criaturas que ya están en el cielo, y todos adoran a Dios por lo que es y lo que ha hecho. En el siguiente pasaje vemos con certeza que los que forman esta multitud son los mártires de la Gran Tribulación.

La explicación de los mártires: Apocalipsis 7.13-17

 13 Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido?

14 Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.

15 Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos.

16 Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno;

17 porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos. [Apoc 7.13-17]

El reconocimiento de los mártires (v13-14)

En el versículo 13, el anciano le pregunta a Juan dos cosas. Primero le pregunta: ?¿Quiénes son?? para poder identificar las personas. Luego le pregunta: ?¿De dónde han venido?? para identificar el tiempo de su salida de la tierra.

Según el versículo 14 estas personas son los mártires de la Gran Tribulación?los mismos que vimos en Apocalipsis 6.9-11. Salieron ?de la Gran Tribulación?, no antes de ella ni después. Ellos no forman parte del arrebatamiento que sucede antes de la Gran Tribulación (el arrebatamiento que Dios prometió a los fieles en Apocalipsis 3.10). Tampoco forman parte del arrebatamiento que toma lugar después de la Gran Tribulación (el que sucede durante la segunda venida; Apoc 11.12; 14.14-16). Ellos ya están en el tercer cielo (durante la Gran Tribulación; Apoc 7.9), entonces todavía Cristo no ha venido cuando los vemos (porque todos los santos vendrán con el Señor dejando el tercer cielo ?vacío?; Apoc 19.14). Por lo tanto, estas personas que vemos en el cielo delante de Dios en Apocalipsis 7 salen de la tierra durante los tres años y medio de la Gran Tribulación. La única manera de hacer esto es a través de la muerte. Son los mártires de Apocalipsis 6.9-11 y 20.4.

Ellos salen de la tierra salvos?o sea, tienen la salvación y por esto se van al cielo, a la presencia de Dios. Observe que son salvos por sus obras, porque el versículo 14 dice que ellos mismos han lavado sus ropas. Hay unos, como nosotros (los cristianos) que somos lavados porque Dios nos lavó.

Y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre. [Apoc 1.5]

Hay otros que lavan sus propias ropas y por tanto tendrán acceso al árbol de la vida.

Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad. [Apoc 22.14]

Esto nos muestra que las obras forman parte de la salvación de algunos en la historia de la Biblia (en todas las dispensaciones, salvo la nuestra, las obras figuran en la salvación de los hombres).

Sin embargo, el mismo versículo 14 dice que son salvos por la sangre del Cordero?por gracia, por medio de la fe. Esto es lo mismo que se ve en Apocalipsis 12.17.

Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo. [Apoc 12.17]

Para ser salvo en la Tribulación, estos santos guardan los mandamientos de Dios (las obras para la salvación) y también tienen el testimonio de Jesucristo (la fe para salvación). La base de la salvación en cualquier dispensación es la gracia por medio de la fe. No obstante, si Dios requiere obras, sin ellas no hay salvación a pesar de la fe que uno tiene. Así es con los mártires de la Gran Tribulación. Mueren por causa  del  testimonio de  Jesucristo,  pero  ellos  mismos  ?han  lavado  sus  ropas?.  Ellos  recibieron  la salvación por fe más obras.

La recompensa de los mártires (v15-17)

?Por esto? (v15)?por su fidelidad hasta la muerte?Dios les recompensa. Ellos están en la presencia de Dios, ?delante del trono? (v15a). Tienen un propósito de parte de Dios porque ?le sirven día y noche en Su  templo?  (v15b).  Gozan  de  la  protección  de  Dios,  porque  Él  ?extenderá  Su  tabernáculo  sobre ellos? (v15c). Reciben una provisión de parte de Dios en que ?no tendrán hambre ni sed? jamás (v16a). Experimentan la paz de Dios??el sol no caerá sobre ellos, ni calor alguno? (v16b). Sobre todo, reciben el place de parte de Dios porque el Señor enjugará toda lágrima de los ojos de ellos (v17).

Con el versículo 17, tenemos que tener mucho cuidado a ?trazar bien? la Palabra de Dios porque la recompensa de este versículo no se aplica a nosotros?ni a nadie más?sino sólo a los mártires de la Gran Tribulación. Dio no enjugará toda lágrima de todos los demás (incluyendo a nosotros) hasta la eternidad. Aquí en Apocalipsis 7.14 la Biblia dice que Dios enjugará las lágrimas ?de ellos??de los mártires de la Gran Tribulación?y no las de nadie más. Nosotros vamos a llorar en el Tribunal de Cristo por nuestra apatía y la falta de consagración. Vamos a llorar también delante del Gran Trono Blanco cuando veamos a nuestros  familiares,  amigos,  vecinos  y  compañeros  de  trabajo  y  estudio  siendo  condenados  a  una eternidad en el lago de fuego. Luego, en la eternidad (en el nuevo cielo), Dios enjugará toda lágrima de los ojos de todos nosotros.

Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. [Apoc 21.4]

En aquel entonces Dios hará nuevas todas las cosas, pero no será hasta después del Milenio y después del juicio del Gran Trono Blanco (allá en la eternidad).

Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. [Apoc 21.5]

Vamos a recordar nuestras vida durante todo el Milenio y para muchos serán memorias tristes y dolorosas porque no viven ahora para cosas eternas sino para las cosas pasajeras del mundo y de la carne.

CONCLUSIÓN

El capítulo 7 de Apocalipsis es el paréntesis del primer relato de la Gran Tribulación?el de los siete sellos. Dios nos da más información acerca del tiempo de la Tribulación en este capítulo. Primero, nos muestra a los 144.000 y cuando es que son sellados (antes de la Gran Tribulación, durante los primeros tres  años  y  medio  de paz y  seguridad). Luego  vemos  a  los  mártires de la  Gran Tribulación y  su recompensa por su fidelidad al Señor.

¿Cómo es su fidelidad al Señor? Si Cristo viniera en este momento para arrebatarnos y llevarnos al Tribunal de Cristo, ¿tendría usted remordimientos y lágrimas debido a su vida aquí en la tierra? Las decisiones que nosotros tomamos hoy?si queremos vivir para Cristo o para nosotros mismos?afectarán nuestra recompensa en el Tribunal de Cristo. También resultarán en lágrimas: pueden ser lágrimas de gozo por haber vivido para Cristo o pueden ser lágrimas de tristeza por haber negado al que nos redimió.

¿Qué quiere usted?

Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria. [Col 3.1-4]

Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados. [1Jn 2.28]

También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho. Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios. [Luc 12.16-21]

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*