EL PARÉNTESIS DE LOS SIETE SELLOS I

EL PARÉNTESIS DE LOS SIETE SELLOS
EL PARÉNTESIS DE LOS SIETE SELLOS

Ver Link

[box type=”info” align=”aligncenter” class=”” width=””]

El bosquejo del capítulo:

I. (Apoc 7.1-8) Los 144.000 de la Tribulación

A. (v1-3) Cuando son sellados

1. (v1) Los cuatro ángeles y el daño

2. (v2-3) El otro ángel y la demora

B. (v4-8) Cuantos son sellados

[/box]

Ya vimos los siete sellos en Apocalipsis 6 y el primer versículo del capítulo 8. Ahora, en el capítulo 7, Dios nos muestra algunos detalles de eventos que toman lugar alrededor de este mismo tiempo (antes, durante o después de los siete sellos). Es por esto que Apocalipsis 7 trata de un ?paréntesis? de los siete sellos. Dios sale del orden cronológico del Libro de Apocalipsis para darnos más información acerca de cosas que toman lugar durante este tiempo de la Tribulación. En este paréntesis de los siete sellos vemos a los 144.000 testigos de Jehová que son sellados durante la Tribulación (v1-8) y a los innumerables mártires que morirán en la Gran Tribulación (v9-17).

LOS 144.000 DE LA TRIBULACIÓN

Cuando son sellados: Apocalipsis 7.1-3

1 Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol.

2 Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar,

3 diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios. [Apoc 7.1-3]

Los cuatro ángeles y el daño (v1)

este primer versículo de esta sección de los 144.000 nos ayuda a entender cuando es que ellos van a ser sellados. Sólo tenemos que fijarnos en estos cuatro ángeles?en lo que hacen y cuando lo hacen en relación con los 144.000 testigos. Según el versículo 1 los cuatro ángeles tiene poder para dañar la tierra. Ellos detienen los cuatro vientos de la tierra y esta capacidad, según el versículo 2, es el poder para dañar la tierra (parece que ellos dañan la tierra con los cuatro vientos). Si comparamos la Escritura con la Escritura, podemos entender fácilmente que la referencia a ?cuatro vientos? se trata del juicio divino sobre la tierra durante la Gran Tribulación.

Traeré sobre Elam los cuatro vientos de los cuatro puntos del cielo, y los aventaré a todos estos vientos; y no habrá nación a donde no vayan fugitivos de Elam. [Jer 49.36]

El poder que estos cuatro ángeles tienen es un poder para dañar toda la tierra. Ellos están sobre los ?cuatro ángulos de la tierra?, que quiere decir que están sobre toda la tierra?todas las naciones de toda la tierra.

Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. [Apoc 20.7-8]

Los que quieren criticar la Biblia siempre se refieren a esta frase para tratar de decir que la Escritura enseña que la tierra es plana, con cuatro esquinas como una tabla. Sin embargo, la frase ?cuatro ángulos de la tierra? es simplemente una expresión. Los judíos siempre sabían que la tierra era redonda y no plana.

El está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar. [Isa 40.22]

Aun Jesucristo enseñó que la tierra era redonda cuando dijo que vendría durante el día (Luc 17.31; ?aquel día?) y que sería noche a la misma vez (Luc 17.34; ?aquella noche?).

En aquel día, el que esté en la azotea, y sus bienes en casa, no descienda a tomarlos; y el que en el campo, asimismo no vuelva atrás. [Luc 17.31]

Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado, y el otro será dejado. [Luc 17.34]

La creencia de una tierra plana no vino de los judíos sino de los paganos que ignoraban las Escrituras. Era igual durante los tiempos de Cristóbal Colón porque la Iglesia Católica Romana controlaba el mundo conocido y por esto los hombres ignoraban la Escritura y creían que la tierra era plana.

Los cuatro ángeles están sobre los cuatro ángulos de la tierra deteniendo los cuatro vientos de la tierra. Tienen el poder para dejar ?soplar? los vientos y así dañar toda la planeta?a todas las naciones de la tierra. Sin embargo, antes de desencadenar su juicio, hay otro ángel que tiene una tarea que cumplir.

El otro ángel y la demora (v2-3)

En este momento no se les permite a los cuatro ángeles dañar nada hasta que los 144.000 sean sellados. Este ?otro ángel? de Apocalipsis 7.2 se menciona en otro libro de la Escritura y vemos que su tarea es muy parecida a la que lleva a cabo aquí. Él es el ?varón? que trae un tintero a su cintura en el Libro de Ezequiel.

Clamó en mis oídos con gran voz, diciendo: Los verdugos de la ciudad han llegado, y cada uno trae en su mano su instrumento para destruir. Y he aquí que seis varones venían del camino de la puerta de arriba que mira hacia el norte, y cada uno traía en su mano su instrumento para destruir. Y entre ellos había un varón vestido de lino, el cual traía a su cintura un tintero de escribano; y entrados, se pararon junto al altar de bronce. [Ezeq 9.1-2]

Este ?varón? (es un ángel y los ángeles en la Biblia siempre aparecen como varones de 30 o 35 años de edad) pone una señal en la frente de los siervos de Dios.

Y la gloria del Dios de Israel se elevó de encima del querubín, sobre el cual había estado, al umbral de la casa; y llamó Jehová al varón vestido de lino, que tenía a su cintura el tintero de escribano, y le dijo Jehová: Pasa por en medio de la ciudad, por en medio de Jerusalén, y ponles una señal en la frente a los hombres que gimen y que claman a causa de todas las abominaciones que se hacen en medio de ella. [Ezeq 9.3-4]

El ?otro ángel?, entonces, de Apocalipsis 7.2 es el que se encarga de sellar a los siervos del Señor. Observe que los sella antes del comienzo de la Gran Tribulación (Apoc 7.1). Los sella antes del daño de la tierra y de los árboles, que es el juicio de la primera trompeta (Apoc 8.7; puesto que es la primera, toma lugar al comienzo de la Gran Tribulación). Los sella antes del daño del mar también, que es la segunda trompeta (Apoc 8.8-9). Así que, los 144.000 son sellados durante la primera mitad de la Tribulación?los primeros tres años y medio de paz y seguridad. Esto es importante porque parece que son ellos los que se van en el arrebatamiento a la mitad de la Tribulación (aunque no se sabe con plena certeza).

El ángel sella a los 144.000 testigos en la frente. El ?sello? es el nombre del Padre (?Jehová?) que se escribe en sus frentes, y por esto muchos los llaman ?testigos de Jehová?.

Después miré, y he aquí el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sion, y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente. [Apoc 14.1]

Es interesante notar que estos verdaderos testigos de Jehová llevan también el nombre del Cordero?el Señor Jesucristo?escrito en sus frentes. Los ?Testigos de Jehová? hoy en día (los de la secta falsa) no aceptan a Jesús como Dios, pero la Biblia dice que el nombre del Cordero y el del Padre son de igual peso de autoridad. O sea, Jesucristo es Jehová en la carne. El sello en la frente de los 144.000 sirve de ?señal? porque es algún tipo de identificación. Los que la llevan son identificados con el Cordero y Jehová. Los que no tienen el sello son los enemigos de Dios.

Y se les mandó que no dañasen a la hierba de la tierra, ni a cosa verde alguna, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tuviesen el sello de Dios en sus frentes. [Apoc 9.4]

Puesto que una de las estrategias principales del diablo es la falsificación, no nos extraña ver que la marca de la bestia es un ?sello? en la frente de los que son leales a la falso cristo?es una marca que los identifica como seguidores del Anticristo.

Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. [Apoc 13.16-17]

Si estos 144.000 son sellados durante la primera mitad de la Tribulación y luego se van en el arrebatamiento a la mitad de los siete años, ¿quiénes son los ?sellados? que van a estar en la tierra durante la Gran Tribulación?la última mitad de los siete años? Apocalipsis 9.4 (ver arriba) menciona a algunos hombres que tienen el sello de Dios en sus frentes y que estarán en la tierra durante el juicio del quinto trompeta?el juicio de las ?langostas? que salen del pozo del abismo. Estas langostas demoníacas no pueden dañar a los que tienen el sello de Dios en sus frentes, y parece ser el mismo sello que reciben los 144.000 en Apocalipsis 7. Pero, ¿no son los 144.000 arrebatados a la mitad de la Tribulación? Sí, parece que ellos forman parte del grupo que Dios arrebata antes de la Gran Tribulación. ¿Quiénes son los ?sellados? en Apocalipsis 9.4, entonces?los que están en la tierra durante el juicio de la quinta trompeta?

Primero que nada, debemos recordar lo que la Biblia dice acerca de los 144.000 sellados. Según Apocalipsis 7.3-4 ellos son sellados antes del comienzo de la Gran Tribulación (antes de cualquier juicio que daña la tierra, el mar o los árboles, y sabemos que con la primera trompeta la tierra y los árboles se dañan; así que son sellados antes de la primera trompeta?antes del comienzo de los juicios de la Gran Tribulación). La próxima vez que ellos se mencionan específicamente en la Escritura es Apocalipsis

14.1-5 y en este pasaje ya están en el tercer cielo, en la presencia de Dios (delante de Su trono).

Después miré, y he aquí el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sion, y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente… Y cantaban un cántico nuevo delante del trono, y delante de los cuatro seres vivientes, y de los ancianos; y nadie podía aprender el cántico sino aquellos ciento cuarenta y cuatro mil que fueron redimidos de entre los de la tierra… Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero; y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha delante del trono de Dios. [Apoc 14.1-5]

Parece que ellos son redimidos ?de entre los hombres? y ?como primicias? en un arrebatamiento que sucede a la mitad de la Tribulación y sirve como una recompensa para los que fielmente predican la Palabra del Señor durante la primera mitad de la Tribulación.

Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. [Apoc 3.10]

El Apóstol Juan sería, entonces, el tipo y cuadro de los 144.000 testigos del Cordero. Él es arrebatado de la tierra al trono de Dios después de Apocalipsis capítulos 2 y 3 (el cuadro de los primeros tres años y medio de la Tribulación) y antes de los capítulos que se tratan de la destrucción repentina de la Gran Tribulación (del capítulo 4 hasta el 19).

Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas. Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado. [Apoc 4.1-2]

¿Quiénes son, entonces, los ?sellados? de Apocalipsis 9.4? Pueden ser Moisés y Elías, los dos testigos de Apocalipsis 11. Las langostas salen para hacer daño a todos los hombres que no tienen el sello de Dios en sus frentes. Según Apocalipsis 11.5, nadie puede hacerles daño a los dos testigos, Moisés y Elías.

Si alguno quiere dañarlos, sale fuego de la boca de ellos, y devora a sus enemigos; y si alguno quiere hacerles daño, debe morir él de la misma manera. [Apoc 11.5]

Ellos predican durante todos los tres años y medio de la Gran Tribulación (por los 1.260 días que preceden la segunda venida del Mesías?son tres años y medio de meses lunares de 30 días cada mes; Apoc 11.3). Puesto que nadie, incluyendo las langostas, pueden hacerles daño, esto implica que ellos tienen el sello de Dios en sus frentes igual que los 144.000.

Además, durante este mismo lapso tampoco pueden dañar a la mujer?al remanente de Israel que busca refugio en el desierto.

Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo… Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo. [Apoc 12.14-17]

El dragón (Satanás) hace guerra contra el resto de los judíos, no estos que gozan de la protección divina durante toda la Gran Tribulación (todos los tres años y medio antes de la segunda venida). No se pueden hacer daño a estos que buscan refugio en el desierto. Así que, según Apocalipsis 9.4 esto implica que todos los judíos del remanente en el desierto tienen el sello de Dios en sus frentes exactamente como los 144.000.

Por lo tanto, los sellados de Apocalipsis 9.4 no tienen que ser los 144.000, y probablemente no son ellos porque estos fieles testigos (12.000 de cada tribu) se van de la tierra a la mitad de la Tribulación después de un ministerio exitoso durante los tres años y medio de paz y seguridad. Hay otros durante la Gran Tribulación que tienen el sello de Dios en sus frentes?específicamente los dos testigos (Moisés y Elías) y los judíos del remanente fiel en el desierto.

Cuantos son sellados: Apocalipsis 7.4-8

4 Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de

Israel.

5 De la tribu de Judá, doce mil sellados. De la tribu de Rubén, doce mil sellados. De la tribu de Gad, doce mil sellados.

6 De la tribu de Aser, doce mil sellados. De la tribu de Neftalí, doce mil sellados. De la tribu de Manasés, doce mil sellados.

7 De la tribu de Simeón, doce mil sellados. De la tribu de Leví, doce mil sellados. De la tribu de Isacar, doce mil sellados.

8 De la tribu de Zabulón, doce mil sellados. De la tribu de José, doce mil sellados. De la tribu de Benjamín, doce mil sellados. [Apoc 7.4-8]

El número de los sellados es 144.000?son 12.000 sellados de 12 de las tribus de Israel. Lo que debe llamarnos la atención en este pasaje no es lo que se menciona sino lo que no se menciona. Hay dos tribus ausentes de la lista: Dan y Efraín. Según Génesis 35.23-26, Dan era uno de los 12 hijos de Israel, pero su nombre no aparece entre los 144.000 sellados. En Génesis 41.50-52 la Biblia dice que Efraín era uno de los dos hijos de José (y observe que Manasés, el otro hijo de José, sí aparece en la lista de los 144.000; Apoc 7.6). ¿Por qué no se mencionan estas dos tribus? ¿Por qué no tienen Dan y Efraín el privilegio de formar parte de estos 144.000 fieles que Dios sella con Su nombre en sus frentes? Para encontrar la respuesta, debemos empezar donde Dios empezó, con la promesa de Deuteronomio 29.18-20.

18 No sea que haya entre vosotros varón o mujer, o familia o tribu, cuyo corazón se aparte hoy de Jehová nuestro Dios, para ir a servir a los dioses de esas naciones; no sea que haya en medio de vosotros raíz que produzca hiel y ajenjo,

19 y suceda que al oír las palabras de esta maldición, él se bendiga en su corazón, diciendo: Tendré paz, aunque ande en la dureza de mi corazón, a fin de que con la embriaguez quite la sed.

20 No querrá Jehová perdonarlo, sino que entonces humeará la ira de Jehová y su celo sobre el tal hombre, y se asentará sobre él toda maldición escrita en este libro, y Jehová borrará su nombre de debajo del cielo. [Deut 29.18-20]

En Deuteronomio 29.18-19 Dios le da a Israel una advertencia. No deben apartarse el corazón para ir tras los ídolos?los falsos dioses. En el versículo 20 les promete unas consecuencias si deciden dejar a Jehová. Él borrará el nombre del idólatra de debajo del cielo. Esto es exactamente lo que pasa con Dan y Efraín.

La Biblia dice que Dan tiene su propio ?Dios? y ese dios tiene que ver con el ?pecado de Samaria?.

Los que juran por el pecado de Samaria, y dicen: Por tu Dios, oh Dan, y: Por el camino de Beerseba, caerán, y nunca más se levantarán. [Amós 8.14]

Samaria es la región al norte de Israel que estaba habitada por diez de las 12 tribus de Israel. Extiende desde Dan en el norte hasta Bet-el en el sur. El ?pecado de Samaria? (Samaria era la ciudad capital del reino del norte) se trata de apartarse el corazón de Dios e ir tras los ídolos?específicamente los becerros de oro.

Entonces reedificó Jeroboam [el rey de las diez tribus del norte] a Siquem en el monte de Efraín, y habitó en ella; y saliendo de allí, reedificó a Penuel. Y dijo Jeroboam en su corazón: Ahora se volverá el reino a la casa de David [el reino de las dos tribus del sur], si este pueblo subiere a ofrecer sacrificios en la casa de Jehová en Jerusalén; porque el corazón de este pueblo se volverá a su señor Roboam rey de Judá, y me matarán a mí, y se volverán a Roboam rey de Judá. Y habiendo tenido consejo, hizo el rey dos becerros de oro, y dijo al pueblo: Bastante habéis subido a Jerusalén; he aquí tus dioses, oh Israel, los cuales te hicieron subir de la tierra de Egipto. Y puso uno en Bet-el, y el otro en Dan. Y esto fue causa de pecado; porque el pueblo iba a adorar delante de uno hasta Dan. [1Rey 12.25-30]

Dan empezó temprano en este pecado (en Jueces 17 y 18) y lo desarrollaba tanto que al fin y al cabo este falso dios llegó a ser conocido como el ?dios de Dan? en Amós 8.14. Según Deuteronomio 29.20, Dios borró su nombre (el nombre de Dan) de debajo del cielo y por lo tanto no aparece en la lista de los 144.000.

La tribu de Efraín era igual. Se entregaba completamente a la idolatría.

Efraín es dado a ídolos; déjalo. Su bebida se corrompió; fornicaron sin cesar; sus príncipes amaron lo que avergüenza. El viento los ató en sus alas, y de sus sacrificios serán avergonzados.[Os 4.17-19]

Efraín será asolado en el día del castigo; en las tribus de Israel hice conocer la verdad. [Os 5.9]

Efraín ha provocado a Dios con amarguras; por tanto, hará recaer sobre él la sangre que ha derramado, y su Señor le pagará su oprobio. [Os 12.14]

Atada está la maldad de Efraín; su pecado está guardado. [Os 13.12]

Por lo tanto, Dios borró su nombre de debajo del cielo y ?Efraín? no aparece en la lista de los 144.000 (sino que aparece el nombre de su padre, José?él recibió lo que su hijo perdió).

No obstante, esto no quiere decir que Dan y Efraín no recibirán una porción de la tierra prometida en el Milenio. Según Ezequiel 48, todas las tribus heredarán una porción de la tierra que Dios dio a la descendencia de Abraham:

1.(v1) Dan
2.(v2) Aser
3.(v3) Neftalí
4.(v4) Manasés
5.(v5) Efraín
6.(v6) Rubén
7.(v7) Judá
8.(v8-20) Leví
9.(v21-22) David
10.(v23) Benjamín
11.(v24) Simeón
12.(v25) Isacar
13.(v26) Zabulón
14.(v27) Gad

Sin embargo, a pesar de la promesa de una herencia en el Milenio, los 144.000 constan de 12.000 de 12 de las tribus de Israel (la lista entera de las 14 de Ezequiel 48, menos dos). Dan y Efraín perdieron el privilegio de ser sellados por su Dios, Jehová.

Aunque debe de ser muy obvio, note por favor que todo esto de los 144.000 testigos se trata de los descendientes físicos de Israel. Los actuales ?Testigos de Jehová? (los de la secta falsa de nuestros días) no tienen nada que ver con lo que la Biblia dice. Los verdaderos testigos son 144.000, ni más ni menos (Apoc 7.4; 14.1-3). Pero, según el Yearbook of Jehovah’s Witnesses de 2006 (en la página 31) hay 6,390,016 miembros que están activos en la ?predicación del reino? cada mes y 16,383,333 miembros en total que asisten los ?servicios? de los Testigos de Jehová. Según los mismos pasajes de Apocalipsis 7 y 14, los verdaderos testigos son todos judíos?descendientes físicos de los hijos de Israel. Sin embargo, la gran mayoría (si no la totalidad) de los que pertenecen a la denominación actual de los Testigos de Jehová es de descendencia gentil (o sea, no son judíos). Apocalipsis 14.4 dice que todos los verdaderos testigos son hombres vírgenes, pero hay familias enteras que pertenece al movimiento de los Testigos de Jehová. Así que, es muy obvio que los Testigos de Jehová no tienen nada que ver con la Biblia. Es otra secta falsa que surgió en los Estados Unidos durante el siglo 19.

En Apocalipsis 7.1-8 vemos el comienzo de la historia de los 144.000. En los primeros tres versículos Dios nos muestra cuando son sellados: durante la primera mitad de la Tribulación, antes del comienzo de la Gran Tribulación (antes del daño a la tierra, el mar y los árboles). Luego vemos cuántos son sellados:

144.000 (12.000 de 12 de las tribus de Israel). Ahora, desde el versículo 9 en adelante, la escena cambia y vemos a los mártires de la Gran Tribulación.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*