LOS SIETE SELLOS I

LOS SIETE SELLOS
L
OS SIETE SELLOS

El bosquejo del capítulo:

I. (Apoc 6.1-2) El primer sello: El caballo blanco

II. (Apoc 6.3-4) El segundo sello: El caballo bermejo

III. (Apoc 6.5-6) El tercer sello: El caballo negro

IV. (Apoc 6.7-8) El cuarto sello: El caballo amarillo

V. (Apoc 6.9-11) El quinto sello: Los mártires

A. (v9) Juan ve a los mártires

B. (v10-11) Juan oye a los mártires

VI. (Apoc 6.12-17) El sexto sello: El día del Señor

VII. (Apoc 8.1) El séptimo sello: El silencio y el traslapo

Acabamos de ver el comienzo de la Gran Tribulación (los últimos tres años y medio de la Tribulación) en los capítulos 4 y 5 del Libro de Apocalipsis. Después de los tres años y medio de ?paz y seguridad? (la primera mitad de la Tribulación), que se ve en tipo y cuadro en las siete cartas a las siete iglesias en Apocalipsis 2 y 3, hay un arrebatamiento de alguien en el capítulo 4 y luego se presenta el libro sellado con siete sellos en el capítulo 5. Por esto, entendemos que a la mitad de la Tribulación?después de los tres años y medio de ?paz y seguridad? y antes de los tres años y medio de ?destrucción repentina??hay un arrebatamiento de algunos santos. Esto señala el comienza de la Gran Tribulación cuando la ira de Dios se derrama sobre la tierra y sobre todos los moradores de ella. Justo después de este arrebatamiento, vemos al Cordero de Dios (Jesucristo), el único que es digno de abrir el libro sellado con siete sellos.

El Señor abre Su libro en el capítulo 6 y así empieza la destrucción repentina de la Gran Tribulación. Los primeros seis sellos se abren en Apocalipsis 6 y el último se abre en el primer versículo del capítulo 8. Puesto que los siete sellos forman un conjunto, vamos a verlos todos en esta lección (o sea, vamos a ver los primeros seis sellos en Apocalipsis 6, brincar el capítulo 7 y ver el séptimo sello en Apocalipsis 8.1; volveremos después, en el siguiente capítulo, a Apocalipsis 7). Además, vamos ver la razón por la cual Dios puso el último sello en el capítulo 8 y no en el 6.

EL PRIMER SELLO: EL CABALLO BLANCO

1 Vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir como con voz de trueno: Ven y mira.

2 Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer. [Apoc 6.1-2]

Como vimos en el capítulo 5, el único digno de abrir este libro es el Cordero?el Señor Jesucristo. Él abre este primer sello y también todos los demás después. Así que, cuando vemos que se dice en este capítulo que ?abrió? otro sello, sabemos que es el Cordero de Dios quien lo está haciendo.

Cuando el Señor abre este primer sello, uno de los cuatro seres vivientes (los querubines que están alrededor del trono) dice algo para anunciar el juicio que está por venir sobre la tierra. Cada uno de estos cuatro seres vivientes anuncia uno de los primeros cuatro sellos. Según Apocalipsis 4.7, el primer ser viviente está hablando con su cara de león.

Al romper el primer sello, un jinete sale montando un caballo blanco. Este es el primer juicio de Dios sobre la tierra y sobre los moradores de ella. Debemos tomar en cuenta que sólo hay dos caballos blancos que se mencionan en la Biblia. El primero es este, el caballo blanco del primer sello, y el otro es el caballo blanco del Señor Jesucristo en Su segunda venida.

Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. [Apoc 19.11]

Observe algunas diferencias entre estos dos caballos y los jinetes (para no equivocarse pensando que son dos relatos de lo mismo).

Apocalipsis 6.2Apocalipsis 19.11
No dice de donde sale Tiene una sola corona Tiene un arco

Le siguen la Muerte y el Hades

Sale del cielo

Tiene muchas coronas (diademas) Tiene una espada

Le siguen los ejércitos celestiales

El jinete del primer sello en Apocalipsis 6.1-2 es el Anticristo, una falsificación del verdadero Mesías que viene después (en la segunda venida, después de todos los siete años de la Tribulación). Recuerde que una de las estrategias principales del diablo es la de la falsificación (2Cor 11.13-15). Todo lo que Dios hace, él trata de falsificar y a menudo su falsificación sale primero, antes de lo verdadero que viene de Dios (como en este caso del jinete y su caballo blanco). El Anticristo se manifiesta en la Tribulación como un ?príncipe??como un líder mundial?al comienzo de la Tribulación, justo después del arrebatamiento de los cristianos de la época de la Iglesia.

Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones. Y por otra semana [la septuagésima?la última?de la Tribulación] confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador. [Dan 9.26-27]

Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio [el arrebatamiento de la Iglesia]. Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; [2Tes 2.7-8]

Él se manifiesta como el líder mundial al comienzo de la Tribulación (la septuagésima y última semana de la profecía de Daniel 9), pero sale como el ?vencedor??como lo vemos en Apocalipsis 6.1-2?a la mitad de la Tribulación cuando él rompe el pacto de paz con los judíos. Entonces, la primera cosa que vemos sobre la tierra para empezar la Gran Tribulación (los últimos tres años y medio de la Tribulación) es la salida del Anticristo para vencer, y él sale como si fuera el mismo Cristo?Dios en la carne. O sea, a la mitad de la Tribulación, el Anticristo (el líder global en aquel entonces) falsifica la venida del Señor Jesucristo. ?Viene? como Dios en la carne en su caballo blanco ?para vencer?.

Pablo, bajo la inspiración del Espíritu Santo, profetizó acerca de este advenimiento del falso Cristo en su segunda carta a los tesalonicenses.

Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. [2Tes 2.3-4]

El Anticristo se hace pasar por Dios, como si fuera Dios en la carne?el Cristo. Él hace grandes señales y prodigios exactamente como se espera del verdadero Mesías, pero su poder no viene de Dios sino del mismo Satanás (observe que Satanás puede hacer señales, prodigios y milagros, y así falsificar la obra del Espíritu Santo de Dios; no debemos confiar en ?experiencias? porque el enemigo puede falsificarlas; la única fuente de la verdad es la Escritura).

Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. [2Tes 2.8-10]

Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos. [Mat 24.24]

Así que, cuando el Anticristo se revela a la mitad de la Tribulación, se ve exactamente como Cristo?se ve como el ?Ángel de luz? (el Mesías, Dios en la carne).

Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. [2Cor 11.14]

El Anticristo?el jinete que viene sobre un caballo blanco?tiene un arco. Esto es interesante cuando tomamos en cuenta las primeras dos menciones de un arco en la Escritura. La primera persona que usaba un arco en la historia bíblica era Ismael (Gen 21.20) y la segunda era Esaú (Gen 27.3). Los dos?Ismael y Esaú?son tipos del Anticristo en la Biblia; eran enemigos del linaje escogido de Dios.

Además de su arco, vemos en Apocalipsis 6.2 que el Anticristo lleva una corona?dice que ?le fue dada una corona?. Un rey lleva una corona, entonces podemos entender que este jinete reina sobre algo. De hecho es así, porque Dios le da al Anticristo la potestad para reinar y gobernar sobre toda la tierra. Él sale como un falso Cristo y tiene una corona porque ejerce autoridad sobre el mundo entero?él reina sobre todos los moradores de la tierra.

La última cosa que la Biblia dice acerca de este jinete del primer sello es que sale ?venciendo, y para vencer?. Él es un vencedor por un tiempo?vence a todo el mundo. En primer lugar, vence a los santos de la Tribulación.

Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. [Apoc 13.7]

Los vence a través de su número y su marca, porque los que se someten a su liderazgo y toman su marco o su número, ya están condenados al castigo eterno del lago de fuego.

Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. [Apoc 13.16-17]

Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre. [Apoc 14.9-11]

Los que no son vencidos por el Anticristo padecen durante todo su reinado de tres años y medio. Muchos son decapitados cómo mártires simplemente porque no quieren tomar su numero o su marca (Apoc 2.8-11; 6.9-11; 7.9-17).

Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. [Apoc 20.4]

Otros tienen que huir al desierto y a las montañas.

Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo. [Apoc 12.14]

Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. [Mat 24.15-16]

Los que sobreviven (los que huyen al desierto), tienen la necesidad de un alimento sobrenatural porque no pueden ni comprar ni vender debido al hecho que no tomaron la marca de la bestia. A ellos Dios les da el mana del cielo y el agua de la peña, exactamente como hizo para Su pueblo en el desierto después del éxodo de Egipto (Apoc 12.14 con Exod 16.1-31; Num 20.8; Isa 48.21).

EL SEGUNDO SELLO: EL CABALLO BERMEJO

3 Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira.

4 Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada. [Apoc 6.3-4]

El segundo ser viviente anuncia el juicio de este segundo sello. Según Apocalipsis 4.7, él está hablando con su cara de becerro.

El caballo que sale durante el juicio del segundo sello es de color ?bermejo?. El bermejo es rojo, como el color de la sangre. Este jinete sale para hacer guerra y para derramar la sangre de los hombres, entonces su caballo es del color de su obra.

El jinete del segundo sello tiene poder para ?quitar de la tierra la paz?. Obviamente, esto es una referencia a las guerras de nación contra nación que él empieza. Note que él mismo no mata a nadie. Él simplemente quita la paz (empieza los conflictos y las guerras), y los hombres se matan unos a otros. Cristo Jesús profetizó acerca de este tiempo y Su famoso discurso del monte de los Olivos.

Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. [Mat 24.6-7]

Antes de que venga el fin (la segunda venida; Mat 24.3), nación se levantará contra nación, reino contra reino y los hombres se matarán unos a otros. Todo esto pasa durante el juicio divino del segundo sello en Apocalipsis 6.3-4.

A menudo los cristianos quieren usar las ?señales del fin? de Mateo 24 como indicaciones de que el fin de nuestro siglo?el arrebatamiento de los cristianos?se está acercando. Se equivocan porque Mateo 24 se trata del tiempo antes de la segunda venida de Cristo?o sea, tiene que ver con la Tribulación, no con la época de la Iglesia. Específicamente, Mateo 24 nos muestra lo que estará pasando alrededor de la mitad de la Tribulación (Mat 24.15) y durante la última mitad de ella (la ?Gran Tribulación?; Mat 24.21). No tiene nada que ver ni con el cristiano ni con el fin de la época de la Iglesia. No hay ?señales del fin? de nuestra época. Pablo estaba esperando el arrebatamiento aun en sus días, durante el primer siglo (observe el uso del pronombre ?nosotros? en 1Tesalonicenses 4.13-18 y 1Corintios 15.51-58). Cristo puede venir hoy, mañana o dentro de cien años más. No sabemos por cierto y Dios no nos ha dado ?señales? para mostrarnos que el fin de nuestra época se acerca. Así  que,  hemos de hacer planes para ejercer el ministerio por el resto de nuestras vidas (Rom 15.20-24), pero a la vez debemos vivir como si hoy fuera nuestro último día sobre la tierra (Flp 1.21; 3.13-14; 2Tim 4.1-5).

En Apocalipsis 6.4, hay una observación más que debemos hacer. A este segundo jinete se le da ?una gran espada?. Esta espada, por supuesto, es indicativo de su tarea de quitar la paz que hay en la tierra. Pero si tomamos en cuenta, otra vez, la estrategia del diablo de falsificar lo que Dios hace, llegamos a una conclusión interesante. ¿Qué tal si esta espada es una falsificación de la ?gran espada? de Dios? Cuando Cristo Jesús sale en la segunda venida, tiene una espada que sale de Su boca.

Tenía en su diestra siete estrellas; de su boca salía una espada aguda de dos filos; y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza. [Apoc 1.16]

De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. [Apoc 19.15]

¿Qué es lo que sale de la boca de uno? Palabras. La Palabra de Dios (lo que sale de la boca de Dios) es la

?espada del Espíritu?.

Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios. [Ef 6.17]

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. [Heb 4.12]

El segundo jinete tiene una gran espada, y puede ser una falsificación de la de Cristo Jesús?puede ser una falsificación de la Palabra de Dios (una Biblia corrupta y falsa). Si es así, ya vemos su ?gran espada? aun hoy en día porque todas las ?versiones nuevas? de la Biblia se han traducido de los textos corruptos de la falsa iglesia de Satanás. Cada Biblia que se traduce hoy en día se basa principalmente en los códices Vaticano, Sinaítico y Alejandrino?los textos corruptos de la Iglesia Católica Romana.

EL TERCER SELLO: EL CABALLO NEGRO

5 Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano.

6 Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino. [Apoc 6.5-6]

El tercer ser viviente anuncia el juicio del tercer sello cuando Cristo lo abre. El querubín está hablando con su cara de hombre (Apoc 4.7).

Cuando se abrió el primer sello, el falso cristo llegó sobre un caballo blanco porque llegó como un ?ángel de luz? (como Dios en la carne). Luego, el segundo jinete?el jinete de guerra?llegó sobre un caballo bermejo, porque así es el color de la sangre que se derrama en la tierra debido a su obra. Este tercer jinete llega sobre un caballo negro y el hambre le sigue.

Él llega con una balanza en su mano para pesar comida?trigo y cebada, que son alimentos básicos (no es nada lujoso). Un denario es el salario de un obrero por un día de trabajo (Mat 20.2). Esto nos muestra que durante la Gran Tribulación hay racionamiento de comida debido a la escasez de productos y la gente tiene que trabajar todo el día para tener suficiente para comprar lo que necesita sólo para sobrevivir (o sea, trigo y cebada). ¿Por qué hay hambre y escasez durante la Gran Tribulación? En primer lugar, hay guerras que destruyen una buena parte de la tierra (como acabamos de ver con el segundo sello; Apoc 6.3-4). En segundo lugar, hay catástrofes ?naturales? que también dañan la tierra.

El primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó, y se quemó toda la hierba verde. [Apoc 8.7]

Entonces, todo esto resulta en una escasez de alimentos básicos y la necesidad de racionarlos. Vemos la manera de controlar el racionamiento en Apocalipsis 13.16-17. Nadie recibe nada si no tiene la marca de la bestia o su número. Durante la última mitad de la Tribulación, hay hambre en la tierra?una escasez de comida?y el Anticristo controla el racionamiento.

No obstante, Dios siempre establece los límites. Este tercer jinete no puede dañar el aceite ni el vino. El aceite en la Biblia es un tipo y cuadro del Espíritu Santo (Mat 25.9). Durante la Tribulación, ?no se daña el aceite? porque el Espíritu de Dios siempre está en todas partes del tierra (Dios es omnipresente) llevando a cabo Su obra de convencerles a los hombres de sus pecados, de la justicia y del juicio por venir (Juan 16.8). Además, como siempre, Él está dispuesto a guiar al pecador arrepentido a la salvación. Además del aceite, tampoco se daña el vino?el vino es un cuadro de la sangre en la Escritura. Al decir que no se puede dañar el vino, Dios nos está mostrando que uno puede confiar en la sangre de Cristo (para salvación) aun durante la Gran Tribulación. Los santos de la Tribulación no gozan de la seguridad eterna, como nosotros durante la dispensación de la Iglesia. Sin embargo, si perseveran fieles hasta el fin (si no toman la marca de la bestia ni su número; Mat 24.13 con Apoc 13.16-17 y 14.9-11), serán salvos por la preciosa sangre de Cristo que se derramó en la cruz.

Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. [Apoc 12.11]

EL CUARTO SELLO: EL CABALLO AMARILLO

7 Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira.

8 Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra. [Apoc 6.7-8]

** START HERE ** El cuarto querubín anuncia la apertura del cuarto sello. Según Apocalipsis 4.7, él está hablando con su cara de águila.

Este jinete se llama ?Muerte?. Es el primero de todos que tiene nombre, y su nombre es ?Muerte?. Él viene sobre un caballo amarillo, el color de la llaga leprosa (Lev 13.29-37).

Y al hombre o mujer que le saliere llaga en la cabeza, o en la barba, el sacerdote mirará la llaga; y si pareciere ser más profunda que la piel, y el pelo de ella fuere amarillento y delgado, entonces el sacerdote le declarará inmundo; es tiña, es lepra de la cabeza o de la barba. [Lev 13.29-30]

Muerte, como Abadón, es una persona?es un ?personaje??porque los dos puede ?decir? cosas (o sea, puede razonar y hablar como cualquier otra persona o cualquier otro ser conciente).

El Abadón y la muerte dijeron: su fama hemos oído con nuestros oídos. [Job 28.22]

Si tomamos lo que la Biblia dice acerca de Abadón, podemos ver un patrón que nos ayudará a entender el ser que se llama Muerte. En primer lugar, el Abadón (como el Seol) es un lugar.

El Seol y el Abadón están delante de Jehová; ¡Cuánto más los corazones de los hombres! [Prov 15.11] El Seol y el Abadón nunca se sacian; así los ojos del hombre nunca están satisfechos. [Prov 27.20]

El rey de este lugar (el lugar que se llama Abadón, que se llama también ?el abismo?) es un ángel que se llama según el nombre del lugar del cual él es dueño: Abadón en hebreo y Apolión en griego.

Y tienen por rey sobre ellos al ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión. [Apoc 9.11]

Parece que la criatura que se llama ?Muerte? sigue este mismo patrón. La muerte es un lugar en lo profundo de la tierra (Ezeq 31.13-15).

Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. [Apoc 1.17-18]

Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. [Apoc 20.13]

Según el patrón que la Escritura establece para el Abadón, el rey del lugar es un ángel que se llama como el nombre del lugar de la cual él es dueño: Muerte. Es el ?ángel de la muerte?. Además, vemos el hecho de que Muerte es el rey de su propio lugar porque la gente de allá le sigue: ?el Hades le seguía? (Apoc 6.8).

Cuando este cuarto sello se abre, todo el mundo llega a ser como uno de los cuentos de horror como ?la noche de los muertos vivos?. Hay criaturas que salen del Hades, siguiendo a su rey que se llama Muerte (Apoc 6.8). Además, hay unas criaturas espantosas que salen del pozo del abismo siguiendo a su rey, Abadón (un nombre que quiere decir ?Destructor?; Apoc 9.1-11). Así que, es cierto lo que Cristo dijo acerca de estos días de la Tribulación:

Porque aquellos días serán de tribulación cual nunca ha habido desde el principio de la creación que Dios creó, hasta este tiempo, ni la habrá. [Mar 13.19]

Algunos quieren decir que Muerte es el mismo Abadón que sale del pozo del abismo en Apocalipsis 9.1-11. No puede ser así por lo que la Biblia dice acerca de ellos y lo que sucede cuando salen de sus respectivos lugares. Son dos diferentes criaturas porque salen de dos diferentes lugares: uno sale de la muerte y el otro sale del pozo del abismo. Además, en Apocalipsis 9.1-11, cuando Abadón sale del pozo

del abismo para llevar a cabo su malvada obra, los hombres buscan la muerte pero la muerte huye de ellos (quieren morir, pero no pueden). En Apocalipsis 6.8, cuando Muerte sale con el Hades siguiéndole, la muerte busca a los hombres y los alcanza (o sea, ellos mueren). Muerte y Abadón son dos criaturas diferentes y distintas que salen durante la Gran Tribulación para formar parte del juicio divino que se derrama sobre el mundo entero.

Exactamente como el ángel de la muerte en las fábulas, el jinete de Apocalipsis 6.8 tiene el poder para matar. No obstante, él mismo no mata. Él usa cuatro diferentes maneras de matar. Mata con espada (en las guerras), con hambre (por la escasez de alimentos que acabamos de ver), con mortandad (multitudes de muertes causadas por epidemias y pestes) y con fieras. Durante la Gran Tribulación, los hombres que habitan una cuarta parte de la tierra mueren por la obra de este jinete que viene sobre su caballo amarillo.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*