II LA APLICACIÓN PERSONAL DE LAS SIETES IGLESIAS

Los siete periodos de la historia de la Iglesia
II LA APLICACIÓN PERSONAL DE LAS SIETES IGLESIAS

El bosquejo del capítulo:

II. Los siete periodos de la historia de la Iglesia

A. Éfeso: La iglesia con ?propósito pleno? (90-200 d.C.)
B. Esmirna: La iglesia perseguida (200-325 d.C.)
C. Pérgamo: La iglesia de ?mucho matrimonio? (325-500 d.C.)
D. Tiatira: La iglesia del ?olor de aflicción? (500-1000 d.C.)
E.  Sardis: La iglesia de ?los rojos? (1000-1500 d.C.)
F.  Filadelfia: La iglesia de ?la puerta abierta? (1500-1900 d.C.)
G. Laodicea: La iglesia apática y apóstata (1900 d.C. – Hoy)

LOS SIETE PERIODOS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA

Una  de  las  aplicaciones  personales  más  importantes  que  podemos  sacar  de  estas  siete  cartas  de Apocalipsis 2 y 3 es la de la historia de la Iglesia. Recuerde que el Libro de Hechos coloca el fundamento de la historia de la Iglesia?es la base sobre la cual todo lo demás se edifica en el estudio del desarrollo de la Iglesia cristiana. Además, debemos entender que Dios no nos dejó a la deriva sobre el mar de incertidumbre después de Hechos capítulo 28. Nos dio un bosquejo de la historia y el desarrollo de la Iglesia en Apocalipsis 2 y 3. En las cartas a las siete iglesias podemos ver un bosquejo de toda la historia de la Iglesia desde el primer siglo (el final de la época de los Apóstoles) hasta hoy día (justo antes del arrebatamiento de los cristianos). Así que, en esta sección vamos a ver una breve explicación de la historia de la Iglesia con base en las siete cartas que el Señor escribió a las siete iglesias.

Éfeso: La iglesia con ?propósito pleno? (90-200 d.C.)

El nombre ?Éfeso? quiere decir ?propósito pleno?. La Iglesia de 90 a 200 d.C. recibió su propósito (su misión de vida) directamente de los Apóstoles. Esta es la primera generación después del Libro de Hechos, entonces los cristianos tenían un ?propósito pleno? y por lo tanto estaban haciendo discípulos a todas las naciones.

Recuerde que este era un tiempo de escasos recursos. Los cristianos de estos primeros siglos no tenían todos los medios de transporte y comunicación que tenemos hoy en día. Ni siquiera tenían acceso a toda la Biblia (el Antiguo Testamento y el Nuevo) en un solo libro (no fue hasta después que se juntaron todos los libros de la Biblia en un solo libro). Sin embargo, ellos hacían más con lo poco que tenían que nosotros hacemos hoy en día con todos los recursos ?modernos?.

El fruto de Éfeso: Apocalipsis 2.1-3

Escribe al ángel de la iglesia en Éfeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro, dice esto: Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado. [Apoc 2.1-3]

La Iglesia del periodo de Éfeso era trabajadora. La primera cosa que Cristo dice directamente a esta
Iglesia es que conoce sus obras. La Iglesia de Éfeso (90-200 d.C.) tenía buenas obras. Además, los creyentes de aquel entonces estaban trabajando ?arduamente? para el Señor y por esto podemos decir que trabajaban con ?propósito pleno?. Habían recibido la Gran Comisión directamente de los Apóstoles y se entregaron totalmente a la tarea de cumplir con ella.

Además, la Iglesia de este periodo era intolerante. Los cristianos de los primeros siglos eran intolerantes de los creyentes carnales y desobedientes. No podían soportar a los ?malos? (v2) en la Iglesia. Exigían la obediencia y la pureza de vida entre los creyentes. Por esto vemos que la primera Iglesia era separada, pura y santa. Además, eran intolerantes de los falsos apóstoles. Satanás nunca dura mucho tiempo en meterse en la obra de Dios para corromperla, y así fue en la historia de la Iglesia. Los falsos apóstoles estaban bien activos durante este primero periodo de la Iglesia. Sin embargo, los creyentes de aquel entonces los señalaban.

Una  de las  falsas doctrinas que se  metió  en  la  Iglesia  durante este  tiempo  fue  la  doctrina de los
?nicolaítas? (y los verdaderos creyentes de aquel entonces la aborrecían).

Pero tienes esto, que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco. [Apoc 2.6]

La palabra ?nicolaíta? viene de dos palabras griegas?es una transliteración, no una traducción, de una palabra compuesta. Primero, ?nikao? quiere decir ?conquistar?; en segundo lugar, ?laos? quiere decir laico (o sea, ?los comunes y corrientes?; los que no son del ?clero?). Entonces, la palabra compuesta quiere decir ?conquistar a los laicos? o ?conquistar al laicado??a la gente común y corriente. La doctrina de los nicolaítas es el establecimiento de una clase sacerdotal sobre los ?laicos? con el fin de gobernarlos y controlarlos. Aquí en el periodo de Éfeso vemos el comienzo de la división entre el clero y el laicado. Es un error que dará su fruto luego en el sistema de sacerdotes en la Iglesia Católica Romana. Es una falsa enseñanza porque no viene de la Biblia; más bien contradice lo que el Nuevo Testamento enseña acerca de la organización de una iglesia local. Según la Escritura todos somos miembros del mismo Cuerpo y Cristo Jesús es la Cabeza. El pastor no está ?encima? de los otros miembros (como si fuera ?mejor?, más espiritual o ?más cerca de Dios?), aunque tiene responsabilidades diferentes de los demás. Él es simplemente otro miembro del Cuerpo y por lo tanto es igual a los demás. La Biblia dice que Dios aborrece la doctrina de los nicolaítas. Él aborrece la división entre los hombres que se creen más espirituales o importantes (el ?clero?) y los demás comunes y corrientes (el ?laicado?).

El fracaso de Éfeso: Apocalipsis 2.4-5

Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. [Apoc 2.4]

El problema primordial de la Iglesia de Éfeso (90-200 d.C.) era el de dejar su primer amor. Aunque estaban trabajando bien para el Señor, dejaron lo más importante: Su relación personal con Cristo. Llegaron a ser como Marta en vez de seguir a Jesús como María (Luc 10.39-42). Nuestra relación con Dios depende de la comunicación con Él, no de las obras que nosotros hacemos. Las obras nunca deben llegar a ser un sustituto por nuestra comunicación con Dios (el tiempo a solas con Él en la Biblia y la oración). Así que, durante las primeras dos generaciones de cristianos después de los Apóstoles, vemos que el trabajo?la ?obra del ministerio??llegó a reemplazar el tierno amor; su religión reemplazó su relación con Dios; y su servicio reemplazó el sacrificio de Cristo. Puesto que esta relación personal con Dios depende principalmente de la Palabra de Dios, vemos las primeras desviaciones de la Escritura en este periodo.

El fracaso de Éfeso se manifestaba en varias área de la Iglesia de aquel entonces. Por ejemplo, durante esta época el uso de los símbolos (como la cruz y el pez) comenzó. Los ?ritos cristianos? aparecieron durante este tiempo también. Tertuliano (uno de los famosos líderes de Iglesia de aquel entonces) llamó el bautismo un ?sacramento? y dijo que ?nacemos en el agua?. Esto sembró las semillas que luego brotaron en la doctrina de la salvación por el bautismo que todavía existe en la Iglesia Católica. Durante la época de Éfeso se escribieron los libros apócrifos del Nuevo Testamento?libros que la Iglesia Católica agregó a la Biblia. Los creyentes dejaron su primer amor?su dedicación al Señor y a Su Palabra?y por esto sembraron las semillas del error que luego crecieron y dieron el fruto de la Iglesia Católica Romana.

A la luz de este problema, el Señor tiene una prescripción para la Iglesia de Éfeso: Arrepentirse y hacer las primeras obras.

Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido. [Apoc 2.5]

Cristo les mandó que se arrepintiesen de su error para volver a hacer las primeras obras. La primeras obras son ?conocer a Dios? (Juan 17.3) y ?hacerlo conocido? (Juan 15.16)?crecer en el discipulado para poder hacer discípulos (evangelizando y luego discipulando). Conocemos a Dios a través de la Biblia y la oración?la buena y saludable comunicación con el Señor. Hacemos a Dios conocido en este mundo por medio del evangelismo y el discipulado (reproduciéndonos en ?discipuladores evangelísticos?). Todo lo que el hombre agrega a ?las primeras obras? no es necesario y a menudo lo lleva hacia el error (como vemos en este periodo de la historia de la Iglesia).

La Iglesia de Éfeso (90-200 d.C.) era una Iglesia trabajadora e intolerante, pero fracasó porque dejó su primer amor. Las semillas del error que se sembraron durante este tiempo empezaron a crecer poco después, en el periodo de Esmirna.

Esmirna: La iglesia perseguida (200-325 d.C.)

La Iglesia de Esmirna es la Iglesia en persecución, y por esto su carta es la más breve de todas las siete en Apocalipsis 2 y 3. No hay mucho que se debe decir a alguien que está sufriendo, entonces Cristo les avisa de lo que viene y los anima a ser fieles hasta la muerte.

El nombre ?Esmirna? (griego: Smurnaios) implica ?mirra? (griego: smurna). La mirra era una especia muy costosa (recuerde que era uno de los regalos que los reyes del oriente presentaron a Jesús en Mateo 2.11). Aunque la Iglesia de Esmirna era una Iglesia pobre en las cosas físicas, Jesucristo dijo que era rica en las cosas de Dios (que es lo opuesto de nuestros días en la época de Laodicea).

Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás. [Apoc 2.9]

Aun vemos este elemento?este cuadro?de la riqueza en la muerte de los santos durante este periodo porque es algo que Dios estima mucho (o sea, la muerte de los santos es ?riqueza? delante de Dios).

No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. [Apoc 2.10]

Estimada es a los ojos de Jehová la muerte de sus santos. [Sal 116.15]

La mirra era también una especia que se usaba durante la ?tribulación? y también en la muerte. Se usaba la mirra como anestesia para aliviar el dolor durante un tiempo de ?tribulación?.

Y le dieron a beber vino mezclado con mirra; mas él no lo tomó. Cuando le hubieron crucificado, repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes sobre ellos para ver qué se llevaría cada uno. [Mar 15.23-24]

Además, la mirra era una especia aromática que se usaba durante el entierro de un muerto.

También Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, vino trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras. Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús, y lo envolvieron en lienzos con especias aromáticas, según es costumbre sepultar entre los judíos. [Juan 19.39-40]

Esmirna fue un periodo de mucha tribulación, persecución y muerte para la Iglesia de Dios. Entonces, Dios llama este periodo ?Esmirna??o sea, ?mirra?.

Las obras de Esmirna: Apocalipsis 2.9a

Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico)… [Apoc 2.9]

Este fue un buen periodo en la historia de la Iglesia cristiana. El Señor reconoce su obras y esto nos muestra que los creyentes de aquel entonces estaban llevando a cabo la obra del ministerio. Además, Cristo reconoce su tribulación, porque (como acabamos de ver) Esmirna era una Iglesia perseguida. Durante este periodo (200-325 d.C.) se realizaron diez persecuciones ?oficiales? en el Imperio Romano. Roma montó diez diferentes persecuciones contra los seguidores de Cristo para tratar de exterminarlos de su reino.

En este mismo contexto de sus obras durante un tiempo de tribulación, Cristo reconoce la pobreza de los cristianos de Esmirna (aunque dice que eran ricos). Por la tremenda persecución que los cristianos experimentaban durante este tiempo, quedaron pobres físicamente?les robaban a los cristianos todo lo que tenían y luego los mataban. No obstante, Dios dice que eran ricos porque las riquezas de Esmirna eran los tesoros en el cielo. Eran ricos en buenas obras, ricos en fe, ricos en gloria, ricos en gracia, ricos en sabiduría y por todo esto eran ricos en herencia. Hoy día, durante la época de Laodicea, vemos lo opuesto: Una Iglesia rica en la chatarra del mundo pero pobre en las preciosas cosas eternas de Dios.

Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. [Apoc 3.17-18]

La división durante Esmirna: Apocalipsis 2.9b

Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás. [Apoc 2.9]

Observe el cambio en los pronombres en la última parte de este versículo. En la primera parte, el pronombre ?tú? se refiere a los verdaderos creyentes de esta época que tenían las buenas obras y que experimentaron la tremenda persecución. Ahora, ?los? se refiere a los que estaban desarrollando el error que se empezó en el periodo anterior de Éfeso. La pequeña desviación del ?primer amor? en Éfeso ya se está desarrollando en Esmirna y vemos más claramente el desarrollo de las dos líneas de iglesias. Una línea es de Dios y sufre persecución de parte de Roma (?tú? en el pasaje) y la otra es la de los que ?se dicen ser judíos, pero no lo son? (?los? en el pasaje). Es decir que la línea de los nicolaítas siguió desarrollándose en Esmirna y llegó a tomar forma?una forma parecida a la del judaísmo con sacerdotes, ritos, etc. (porque ?se dicen ser judíos? pero ?no lo son?; es una falsificación hecha por el diablo). Durante este periodo de Esmirna (200-325 d.C.) la ?doctrina del reemplazo? empezó. Los nicolaítas empezaron a enseñar que la Iglesia había reemplazado a Israel, entonces, según ellos, todas las promesas que Dios les dio a los judíos ya pertenecían a la Iglesia. Dios dice que ellos formaban la ?sinagoga de Satanás?.

Las persecuciones de Esmirna: Apocalipsis 2.10

No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. [Apoc 2.10]

La Iglesia de Dios sufrió diez persecuciones durante este tiempo?tuvo tribulación por ?diez días?. Aunque hay un poco de traslapo con el periodo anterior, la culminación de toda la persecución romana en contra de la Iglesia cristiana tomó lugar durante Esmirna. Por esto, incluimos todas las diez persecuciones en esta época de ?mirra??de tribulación y muerte. Las diez persecuciones ?oficiales? de Roma contra la Iglesia fuera los siguientes:

  1. La persecución bajo Nerón (37-68 d.C.)
  2. La persecución bajo Domiciano (81-96 d.C.)
  3. La persecución bajo Trajano (98-117 d.C.)
  4. La persecución bajo Marco Aurelio (161-180 d.C.)
  5. La persecución bajo Séptimo Severo (208-235 d.C.)
  6. La persecución bajo Maximino (235-238 d.C.)
  7. La persecución bajo Decio (249-251 d.C.)
  8. La persecución bajo Valeriano (253-260 d.C.)
  9. La persecución bajo Aureliano (270-275 d.C.)
  10. La persecución bajo Dioclesio (284-305 d.C.)

Aquella era una época de torturas increíbles. Lea los siguientes ejemplos del Libro de los mártires por John Foxe y piense en lo que nuestros hermanos sufrieron por el Nombre y la causa de Cristo.

[box type=”info” align=”aligncenter” class=”” width=””]Nerón les ponían a los cristianos camisas empapadas de cera y los ataban vivos a postes para encenderlos como ?faroles humanos? en las calles de Roma y también en su jardín privado. Algunos fueron cosidos en pieles de animales y arrojados a los perros. Con la ?protección? que les daban los pieles, los cristianos duraban bastante tiempo en morir. Los perros los mordían por horas tratando de alcanzar la ?carne viva?. Muchos creyentes fueron arrojados a las fieras del Circo romano para morir siendo comidos vivos delante de una multitud de espectadores que gritaban con alegría. Otros fueron simplemente decapitados. Unas mujeres fueron desnudadas y echadas a los toros bravos. Aun otras fuera desnudadas, echadas en baños hirvientes y después decapitadas con espadas. Unos fueron apaleados hasta que murieran. Ataron a los creyentes a caballos indómitos para que los arrastraran hasta que murieran. Unos fueron metidos en bolsas de cuero juntos con serpientes y escorpiones, y echados al mar para morir. Les rompieron todos los huesos en el cuerpo y luego los decapitaron. Otros fueron apedreados, crucificados y quemados en el fuego. Fueron golpeados con estacas, desgarrados con garfios, y al final quemados vivos en fuego. Les traspasaron los pies con claves, y luego fueron atados a caballos por los claves, arrastrados por las calles, azotados, desgarrados con garfios de hierro, quemados con antorchas y finalmente decapitados. Mujeres fueron flageladas, quemadas con hierros candentes, desgarradas con aguzados garfios, y luego puestas desnudas sobre ascuas mezcladas con vidrio. Fueron encerrados en cuevas para morir de hambre. Unos fueron duramente flagelados, atormentados sobre un patíbulo (mesa donde los ataban para torturarlos), frotados con cal, asados sobre unas parrillas, maltratados por fieras, y finalmente decapitados. Otros fueron estirados con poleas hasta que se dislocaran sus miembros; sus cuerpos, luego, fueron desgarrados con azotes de alambres, y derramaron aceite y brea hirviendo sobre su carne desnuda; se les aplicaron antorchas encendidas a sus lados y sobacos; después de haber sido torturados de esta manera, fueron enviados de vuelta a la mazmorra para morir allí. A muchos se les cortaban las orejas, las narices, se les sacaba el ojo derecho, se inutilizaban sus miembros mediante terribles dislocaciones, y se les quemaba la carne en lugares visibles con hierros candentes. Padres miraban mientras que sus hijos fueron torturados hasta la muerte. Unos miraron a sus bebés siendo tirados en el aire y ?cogidos? sobre el punto de la lanza de un soldado como un ?juego?. Les hicieron saltar los dientes a golpes. Les arrancaron el cabello desde las raíces. Y luego fueron estrangulados. Les abrieron el vientre con un cuchillo y lo llenaron con maíz. Luego, mientras que todavía vivían las víctimas, soltaron unos puercos silvestres para comer el maíz mezclado con los intestinos.[/box]

Y nosotros nos quejamos porque tenemos que ?levantarnos temprano? para ir a la iglesia los domingos en la mañana (¡y Dios guarde si está lloviendo!).

Esmirna era la época de ?mirra??de persecución y muerte (200-325 d.C.). En el siguiente periodo, Satanás cambia de estrategia y la Iglesia se casa con el mundo.

Pérgamo: La iglesia de ?mucho matrimonio? (325-500 d.C.)

El nombre ?Pérgamo? quiere decir ?mucho matrimonio? y esto es exactamente lo que vemos tomar lugar durante  este  periodo  de  la  historia  de  la  Iglesia.  En  325  d.C.,  en  el  Concilio  Católico  de  Nicea, Constantino casó la Iglesia con el mundo uniendo el Imperio Romano y el cristianismo.

No todos los creyentes cayeron en el error y por esto vemos que Cristo todavía puede alabar a alguien de este tiempo por sus obras.

Y escribe al ángel de la iglesia en Pérgamo: El que tiene la espada aguda de dos filos dice esto: Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás. [Apoc 2.12-13]

A pesar de la apostasía de la mayoría de los cristianos durante esta época, siempre vemos la ?buena línea? de  iglesias  y  creyentes  fieles.  Ellos  estaban  trabajando,  predicando  la  Palabra,  empeñando  obras misioneras y oponiéndose a la corrupción de Roma. Esta corrupción se manifestaba en los dos errores fatales de Pérgamo: La doctrina de Balaam y la de los nicolaítas.

La doctrina de Balaam: Apocalipsis 2.14

Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. [Apoc 2.14]

En 325 d.C., cuando Constantino casó la Iglesia con el mundo en el Concilio Católico de Nicea, la nueva iglesia del estado de Roma adoptó lo que se llama ?la doctrina de Balaam? como su doctrina oficial. Hay Primero, enseña ?a comer cosas sacrificadas a los ídolos? (Apoc 2.14).

Moraba Israel en Sitim; y el pueblo empezó a fornicar con las hijas de Moab, las cuales invitaban al pueblo a los sacrificios de sus dioses; y el pueblo comió, y se inclinó a sus dioses. Así acudió el pueblo a Baal-peor; y el furor de Jehová se encendió contra Israel. [Num 25.1-3]

He aquí, por consejo de Balaam ellas fueron causa de que los hijos de Israel prevaricasen contra Jehová en lo tocante a Baal-peor, por lo que hubo mortandad en la congregación de Jehová. [Num 31.16]

El pueblo de Dios (según las instrucciones de Balaam) comió algo durante un sacrificio a otros dioses? específicamente tuvo que ver con Baal, el ?dios sol?. Por esto, arriba del altar de Baal (donde ofrecían el ?sacrificio? que se comía luego), había una imagen del sol.

Y derribaron delante de él los altares de los baales, e hizo pedazos las imágenes del sol, que estaban puestas encima; despedazó también las imágenes de Asera, las esculturas y estatuas fundidas, y las desmenuzó, y esparció el polvo sobre los sepulcros de los que les habían ofrecido sacrificios. [2Cron 34.4]

Este rito religioso y pagano se ha preservado hasta hoy día en la Misa de la Iglesia Católica Romana.

La doctrina de los nicolaítas: Apocalipsis 2.15

Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco. [Apoc 2.15]

El segundo error de Pérgamo tuvo que ver con la doctrina de los nicolaítas. Ya hemos visto el comienzo de esta enseñanza en el periodo de Éfeso y su desarrollo durante Esmirna (en la blasfemia de los que quieren decir que son judíos pero no lo son). En Pérgamo, ?retienen? esta mala doctrina.

Dos de los más notables nicolaítas de Pérgamo eran Constantino y ?San? Agustín. Constantino, después de su falsa conversión, colocó el fundamento de la Iglesia Católica Romana cuando juntó todas las iglesias locales bajo una jerarquía eclesiástica que tenía su autoridad centralizada en Roma. Sobre este ?fundamento?, Agustín puso toda la ?estructura del edificio? desarrollando la doctrina de la Iglesia Católica Romana. Por ejemplo, ?San? Agustín desarrolló la doctrina católica del purgatorio y también mucho de lo que ahora son los sacramentos. Por lo tanto, durante el periodo de Pérgamo (325-500 d.C.) vemos ?la boda? de la Iglesia y el mundo. Todas las personas y todos los elementos de una boda?de un matrimonio?estaban presentes.

La boda

La boda del matrimonio de Pérgamo se realizó en el Concilio Católico de Nicea en 325 d.C. Constantino lo dirigió y ahí la Iglesia se unió ?oficialmente? con el mundo?y así empezó la Iglesia Romana.

Las amigas de la novia

¿Qué es una boda sin las amigas de la novia?las damas acompañantes? Cada novia quiere que sus amigas estén presentes con ella y no fue diferente con la boda de la Iglesia. Las ?amigas de la novia? eran ?las hermanas débiles? del cristianismo: Los monjes. El monaquismo empezó inmediatamente después del Concilio de Nicea cuando estas ?hermanas débiles? (supuestos cristianos) huyeron al desierto en vez de enfrentar la cruda realidad de la Iglesia apóstata.

Los amigos del novio

Como la novia tiene a sus amigas, cada novio quiere que sus amigos estén presentes en la boda también. Los ?amigos del novio??los padrinos de la boda de la Iglesia?eran los ?padres pos-niceos? de la Iglesia (los líderes religiosos, los maestros y los autores de los días de Pérgamo). El ?mejor amigo del novio? era Agustín y además de él había otros ?amigos? como Jerónimo, y todos eran apóstatas y herejes que torcían la sana doctrina según sus propias creencias.

El ?padre? de la novia

Por supuesto cada novia debe ser acompañada en su boda por su ?padre?. Durante el periodo de Pérgamo vemos el desarrollo del papado (hombres tomando el título que la Biblia reserva únicamente para Dios: ?Padre santo?).

Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros. [Juan 17.11]

Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. [Mat 23.9]

La consejería matrimonial

Tarde o temprano cada pareja que se casa fuera de la voluntad de Dios tendrá que buscar consejo para arreglar sus problemas. Hoy, se busca este consejo en la psicología, pero durante Pérgamo la Iglesia buscó su ?consejo matrimonial? en los concilios. Hubo siete diferentes ?concilios ecuménicos?, el primero de los cuales siendo el de Nicea que estableció el patrón para todos los demás. Exactamente como hoy con los cristianos buscando respuestas en la psicología, la nueva pareja (la Iglesia y el mundo) buscó refugio en las opiniones de los hombres?los concilios?en vez de la Palabra de Dios.

Los ?aguafiestas? de la boda

¿Qué boda estaría completa sin los ?aguafiestas? para estorbarla un poco? Los aguafiestas de la boda de la Iglesia y el mundo eran los creyentes de aquel tiempo?hombres como Juan Crisóstomo y Patricio de Irlanda?y los grupos de creyentes que eran llamados ?herejes? por la Iglesia de Roma (eran grupos como los donatistas y los nestorianos). Estos creyentes formaban la ?buena línea? de iglesias y Biblias que Dios mantenía separada de la ?mala línea? de la Iglesia de Roma.

La conclusión de Pérgamo

Este periodo de la historia de la Iglesia terminó alrededor de 500 d.C. y el siguiente milenio (los próximos mil años de los periodos de Tiatira y de Sardis) llegó a ser llamado por los historiadores la ?edad media?, el ?oscurantismo? y la ?era de las tinieblas?. Era el resultado del reinado de la Iglesia de Roma sobre el mundo. Ella le quitó al hombre común y corriente (el ?clero? quitó al ?laicado?) la Biblia y así la luz se apagó en todo el mundo conocido. Miles de verdaderos creyentes murieron en varias diferentes persecuciones, y los demás huyeron del Imperio Romano llevando el evangelio a otras partes del mundo.

Tiatira: La iglesia del ?olor de aflicción? (500-1000 d.C.)

El nombre ?Tiatira? quiere decir ?olor de aflicción? y esta es la característica que sobresale durante este periodo de la historia de la Iglesia (los primeros 500 años de la era de las tinieblas?el milenio de Satanás).

El problema de Jezabel: Apocalipsis 2.20-23

Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos. Y le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación. He aquí, yo la arrojo en cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran, si no se arrepienten de las obras de ella. Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras. [Apoc 2.20-23]

Durante esta época, Jezabel (la Iglesia Católica Romana) llegó a su colmo de poder. Dios dice sin titubear que el problema de Tiatira era Jezabel, la gran ramera religiosa. Ella mandaba y por esto el mundo se metió en la ignorancia y la oscuridad espiritual.

Las instrucciones para los demás: Apocalipsis 2.24-25

Pero a vosotros y a los demás que están en Tiatira, a cuantos no tienen esa doctrina, y no han conocido lo que ellos llaman las profundidades de Satanás, yo os digo: No os impondré otra carga; pero lo que tenéis, retenedlo hasta que yo venga. [Apoc 2.24-25]

La única instrucción que Dios tenían para los demás que no tenían ?esa doctrina? de Jezabel, fue: ?¡Aguanten!? El nombre ?Tiatira? quiere decir ?olor de aflicción? y esto es lo que el verdadero cristiano puede esperar cuando Roma está en control del mundo. Por un lado la Iglesia Católica perseguía a los cristianos. Los verdaderos creyentes eran tildados de ?herejes? porque no siguieron las doctrinas y las supersticiones de la Iglesia Católica. Eran ?rebeldes? porque no se sometían a la autoridad del papa ni a la de la ?Santa Iglesia Madre?. Los demás decían que los cristianos estaban locos porque podían recitar largas porciones de la Biblia de memoria. No había Biblias en aquel entonces, y por esto si alguien quería su propia copia de la Palabra de Dios, tuvo que memorizarla. Debido a todo esto, los cristianos eran azotados, torturados y quemados vivos (por su fe y su creencia en la Biblia).

Al huir de la persecución, estos cristianos (como los de la primera iglesia en Jerusalén) llevaban su fe a otros lugares, evangelizando y empezando nuevas iglesias.

Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio. [Hech 8.4]

Estos  creyentes  formaban  varios  grupos  distintos  que  llevaban  el  nombre  de  su  líder  (o  de  su característica  sobresaliente).  Eran  los  paulistas,  los  bogomiles,  los  paterini  y  los  valdenses  de  las montañas de Italia del norte. Esto fue por un lado: Los cristianos sufrían a mano de Jezabel (la Iglesia Católica).

Por otro lado, Dios estaba derramando Su juicio sobre Jezabel por su fornicación espiritual y su falta de arrepentimiento. Por ejemplo, vemos el comienzo de Islam?la religión del depravado Mahoma (?se casó? con una niña de nueve años)?durante este periodo, en 622 d.C. Los musulmanes y los católicos se mataron por siglos en las ?guerras santas? de las cruzadas para ver quien se apoderaría de la ?tierra santa?, la tierra que Dios le dio únicamente a Israel. También, la Iglesia Católica se dividió durante está época resultando en la Iglesia Occidental (la Iglesia Católica Romana) y la Oriental (la Iglesia Ortodoxa Griega). En tercer lugar, la peste bubónica (la ?muerte negra?) se desencadenó en tres olas grandes, empezando en 541 d.C. La peste bubónica se propaga principalmente por pulgas que, tras picar ratas infectadas, se la transmiten a los seres humanos. Se llama la ?muerte negra? porque la infección causa que el cuerpo se sangre internamente. La sangre se seca bajo la piel dando la impresión que el cuerpo se ha vuelto ?negro?. Así muere la víctima en menos de dos días. Millones de personas murieron por la peste bubónica, un juicio divino sobre el reino de Jezabel.

Así fue la primera mitad del milenio de la Iglesia Católica. En Sardis vemos la otra mitad.

Sardis: La iglesia de ?los rojos? (1000-1500 d.C.)

La palabra ?Sardis? quiere decir ?los rojos? y el sentido que comunica es como ?cubierto de sangre?. Otra vez, lo que sobresale durante este periodo de la Iglesia (la última mitad de la era de las tinieblas) es la persecución y el martirio de los verdaderos cristianos. Tanto la Inquisición como las Cruzadas tomaron lugar durante esta época y resultaron en millones de personas ?cubiertas de sangre? (eran ?los rojos? de Sardis, los mártires cristianos).

La iglesia muerta: Apocalipsis 3.1

Escribe al ángel de la iglesia en Sardis: El que tiene los siete espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice esto: Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto. [Apoc 3.1]

Esta es la época de la Iglesia que tenía ?nombre que vive? pero que estaba muerta. El nombre es ?iglesia? porque la Iglesia es el Cuerpo de Cristo?es un organismo hecho de todos los que han nacido de nuevo. O sea, la Iglesia está viva. La ?iglesia? de Sardis llevaba el mismo nombre, pero no estaba viva. Era la ?Iglesia? Católica Romana, pero a pesar de que se llamaba ?Iglesia? no tenía vida (era una ?organización? e ?institución? pero no formaba parte del ?Organismo??el Cuerpo de Cristo).

Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios. Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti. [Apoc 3.2-3]

Sus obras no eran perfectas y por esto Dios le mandó que se arrepintiera.

Los pocos vivos: Apocalipsis 3.4-5

Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas. El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. [Apoc
3.4-5]

Había unos creyentes durante la época de Sardis, pero eran ?unas pocas personas?. La Iglesia Católica había quitado la Biblia al hombre común y corriente, entonces no hubo muchas conversiones tomando lugar durante Sardis. Además, el papado había llegado a un nivel de corrupción que nunca jamás ha igualado. Por esto, los que se convirtieron a Cristo corrían el riesgo de morir en las Inquisiciones.

Las Inquisiciones eran ?la última cruzada? de Roma para acabar con los infieles y los herejes (o sea, los verdaderos cristianos como los bogomiles, los albigenses y los cátaros). Considere esta cita del Libro de los mártires por John Fox (se trata del inicio de las Inquisiciones):

En el siglo trece el papado estaba en la cima de su dominio secular; era independiente de todos los reinos; gobernaba con una influencia jamás vista ni desde entonces poseída por cetro humano alguno; era el soberano reconocido de cuerpos y almas; para todos los propósitos humanos tenía un poder inconmensurable para bien y para mal. Podría haber esparcido literatura, paz, libertad y cristianismo hasta los confines de Europa, o del mundo. Pero su naturaleza era adversaria; su triunfo más pleno sólo exhibió su más pleno mal; y, para vergüenza de la razón humana, y para terror y sufrimiento de la virtud humana, Roma, en la hora de su grandeza consumada, parió, dándose el monstruoso y horrendo nacimiento ¡de la INQUISICIÓN! [Fox, 113]

En el año 1244 d.C. se publicaron dos edictos que resultaron en la tortura y la muerte de miles de cristianos. Primero, Roma dijo que todos los ?herejes? (los que no creían la doctrina católica) que persistían en su obstinación fueran quemados vivos. Segundo, que todos los ?herejes? que se arrepentían fueran encarcelados de por vida.

Los inquisidores gozaban de plena impunidad y podían actuar con arbitrariedad. Ellos, como el papa, no podían equivocarse ni fallar. Por orden expresa del papa se le había prohibido tener clemencia hacia los víctimas. Otra orden papal les permitían a los inquisidores usar medios de tortura. El papa les dijo que él se encargaría de cualquier culpa que ellos causaran en caso de sobrepasar accidentalmente su autoridad. Los inquisidores tenían la potestad de confiscar las posesiones de los ?herejes?, enviando la mitad de ellas al papa y repartiéndose la otra mitad entre sí mismos.

El comienzo de la Reforma

Al final de esta época, un hombre llegó a la escena que Dios usó para empezar a quebrar el control que la Iglesia Católica tenía sobre el mundo. Este hombre era de Inglaterra y se llama John Wycliffe (Juan Wiclif; 1329-1384 d.C.). Sus seguidores llegaron a ser llamados los ?lolardos?. Hoy llaman a Wycliffe ?la estrella de la mañana de la Reforma? porque él empezó la ?máquina de la Reforma? en Europa (aun antes de Martín Lutero en Alemania). John tradujo la Biblia al inglés usando copias de la Biblia (y otros manuscritos) en el latín antiguo que él tenía (eran textos de la buena línea de Biblias, de Antioquía). Además de su traducción de la Biblia, John empezó a escribir muchas de sus enseñanzas en libros, libritos y tratados para distribución en toda Inglaterra y también afuera (en partes de Europa).

Los lolardos eran personas que predicaban en las calles de Inglaterra y que también distribuían los escritos y la doctrina de John Wycliffe (aun después de su muerte). Ellos llenaron Inglaterra y Europa de la enseñanza de Wycliffe y por esto muchos fueron quemados vivos, incluyendo a Juana Broughton. Ella, una mujer que formaba parte de los lolardos, fue quemada viva junta con su hija en el año 1494 d.C. La predicación de los lolardos en Inglaterra y Europa preparó el camino para el movimiento de Martín Luego en el siguiente siglo.

Filadelfia: La iglesia de ?la puerta abierta? (1500-1900 d.C.)

Filadelfia es, sin duda alguna, el mejor periodo de todos en la historia de la Iglesia. En Éfeso (90-200 d.C.) el Señor les regañó a la Iglesia porque ella había dejado su primer amor. En Esmirna (200-325 d.C.) les reprendió porque se decían ser judíos pero no lo eran. Durante Pérgamo (325-500 d.C.), les señaló el error de la doctrina de Balaam. Los de Tiatira (500-1000 d.C.) toleraban a la ramera religiosa, Jezabel, y los de Sardis (1000-1500 d.C.) recibieron la reprensión del Señor porque se habían dormido (se habían muerto, aunque tenían nombre que vivían). Aun durante nuestra época de Laodicea (de 1900 hasta hoy día), el Señor regaña a la Iglesia porque es tibia, apática y apóstata. Sin embargo, no hay ningún regaño en el pasaje que trata del periodo de Filadelfia (1500-1900 d.C.). Dios no dice ni siquiera una cosa mala acerca de los de Filadelfia. Es el más glorioso de todos los periodos de la historia de la Iglesia porque es la gran época de misiones?la época de la ?puerta abierta? hasta lo último de la tierra.

La apertura de Filadelfia: Apocalipsis 3.7

Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre. [Apoc 3.7]

En primer lugar, la Iglesia de la época de Filadelfia tenía una puerta abierta al mundo porque era una Iglesia de amor. El nombre ?Filadelfia? quiere decir ?amor fraternal? y la Iglesia de 1500 a 1900 se destacaba por el gran amor que tenía tanto por Dios como por los hermanos en Cristo. Debido a este amor, los creyentes de esta época lograron alcanzar al mundo entero con el evangelio.

En segundo lugar, Filadelfia era una Iglesia de santidad. Ellos conocían al Señor como ?el Santo? y esto se manifestaba durante esta época en la santidad personal de los creyentes. Los cristianos como Charles Spurgeon, John y Charles Wesley, George Whitefield y Adoniram Judson eran creyentes que de veras conocían al Señor como ?el Santo? y así vivían: Santos, consagrados y entregados a la obra de Jesucristo.

En tercer lugar, la Iglesia de Filadelfia era de la verdad. Para Filadelfia, Cristo, además de ser ?el Santo?, era ?el Verdadero?. Jesús dijo en Juan 14.6 que Él mismo era la Verdad y luego dijo que la Verdad era la Palabra de Dios (Juan 17.17). Los creyentes de Filadelfia conocían a Cristo como ?el Verdadero? porque eran cristianos ?de la verdad??o sea, de la Palabra de Dios.

Filadelfia era una época diferente de todos los demás (antes y después) porque era un tiempo de santidad personal. Los creyentes aceptaban la Escritura como la Palabra de Dios y la única fuente de verdad. Por esto, se entregaban completamente a la Biblia y al final del siglo (alrededor de 1900), los misioneros de Filadelfia habían traducido los textos de la ?buena línea? (la Biblia de Antioquía que Dios había preservado a través de los siglos, fuera de la Iglesia Católica) a por lo menos 800 diferentes idiomas. Además de las traducciones de la Biblia, los escritos de los cristianos de esta época son únicos también en la historia. No se puede hallar libros escritos hoy en día como los que se escribieron entre 1500 y 1800 d.C. Los creyentes de Filadelfia creían la Biblia, procuraba vivir al pie de la letra lo que ella decía y por lo tanto eran estudiantes diligentes de la misma.

Por todo esto, Dios le dio a la Iglesia de Filadelfia una puerta abierta al mundo. La puerta se abrió con la ?llave de David??un corazón dispuesto a hacer todo lo que Dios quería (todo lo que Dios decía en Su Palabra).

Quitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero. [Hech 13.22]

La ?llave de David? es un amor y una pasión por la Palabra escrita de Dios (una pasión por conocerla y vivirla).

Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación. Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos, porque siempre están conmigo. Más que todos mis enseñadores he entendido, porque tus testimonios son mi meditación. Más que los viejos he entendido, porque he guardado tus mandamientos. [Sal 119.97-100]

Esto es lo que hace falta hoy en día con el frío erudición de los ?líderes conservadores? que rechazan la autoridad final de la Escritura por la autoridad de las opiniones de los eruditos, y es también lo que hace falta con todas las payasadas de los rechazan la autoridad final de la Escritura por la autoridad emocional de la experiencia.

La alabanza de Filadelfia: Apocalipsis 3.8

Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre. [Apoc 3.8]

La puerta abierta. Cristo alaba a la Iglesia de Filadelfia porque tenía buenas obras misioneras. Él dijo que conocía sus obras y que sus obras tenían que ver con la puerta que Él les abrió debido a la ?llave de Dios? (su amor por la Palabra de Dios). Nunca en la historia de la Iglesia (ni antes de Filadelfia, ni después) se han enviado tantos verdaderos misioneros a tantos diferentes lugares en la tierra. Considere unos pocos ejemplos (y son pocos):

  1. William Carey (1761-1834) era misionero en la India
  2. Samuel Mills (1783-1818) era misionero a los indios de Norteamérica
  3. Billy Bray (1794-1868), era misionero a las islas de la Gran Bretaña
  4. Robert Morrison (1782-1834) era misionero a la China
  5. Joshua Morshman (1766-1837) era misionero a la India
  6. Samuel Marsden (1764-1838) era misionero a la Nueva Zelanda
  7. Samuel Nott (1788-1869) era misionero a la India
  8. Francisco Gardner (1794-1851) era misionero a las Islas Malvinas de Argentina
  9. Robert Moffat (1795-1883) era misionero a Sudáfrica
  10. Peter Parker (1804-1888) era misionero a la China
  11. George Müller (1805-1898) fundó cinco orfanatos grandes en Inglaterra
  12. David Livingstone (1813-1873) era misionero al África
  13. Alfred Saken (1814-1880) era misionero a la isla Calvin
  14. Hudson Taylor (1832-1905) era misionero a la China
  15. Jonathan Goforth (1859-1936) era misionero a la China
  16. Wilfredo Grenfell (1866-1940) era misionero a Canadá

Además de todos estos misioneros (la lista anterior sólo sirve de una pequeña muestra), los ingleses estaban colonizando el mundo durante este mismo tiempo. De 1500 a 1900 d.C. Inglaterra colonizó el 25% de la tierra. Por esto decían que el sol nunca se ponía sobre el Imperio Británico. Ellos tenían tantas colonias en tantas diferentes partes del mundo que no hubo ni un minuto durante el día de 24 horas que el sol no estuviera sobre tierra británica. Para ?civilizar a los paganos?, los británicos les enseñaban inglés usando la Biblia como su libro de texto. Es por esto que los de Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda (y aun  los  de  la  India  que  todavía  hablan  inglés)  hablan  con  un  acento  británico.  Sus  antepasados aprendieron a hablar inglés de los británicos enseñándoles la Biblia.

Filadelfia era la Iglesia de la ?puerta abierta? porque ellos tenían la ?Biblia abierta? (una dedicación única y fanática a la Escritura) y un corazón abierta a la dirección del Señor. Al comparar la Iglesia de Filadelfia con la nuestra de hoy en día, es triste ver que nosotros somos la Iglesia de la ?puerta cerrada? (¡y Cristo está afuera!).

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. [Apoc 3.20]

La Biblia abierta. La Iglesia de Filadelfia guardaba la Palabra de Dios y no negaba el nombre de Cristo. Aunque tenía poca fuerza, tenía todo lo que necesitaba porque el Señor estaba a su lado.

Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. [2Cor 12.9-10]

El poder de Jesucristo se perfecciona en la debilidad y a pesar de la poca fuerza de los de Filadelfia, el poder de Dios (para alcanzar al mundo con el evangelio; Hech 1.8) se perfeccionó en ellos.

Los de Filadelfia guardaban la Palabra del Señor. No la cambiaron, sino que la amaban y la obedecían?la ponían en práctica. Por esto no negaron el nombre de Cristo; más bien, llevaron Su nombre a lo último de la tierra. Si nosotros queremos una puerta abierta como ellos, tenemos que hacer lo mismo: Guardar la Palabra (obedecerla) y no negar el nombre que llevamos como cristianos (y esto habla de la santidad y la consagración).

El apogeo de Filadelfia: Apocalipsis 3.9

He aquí, yo entrego de la sinagoga de Satanás a los que se dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten; he aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo te he amado. [Apoc 3.9]

Durante el periodo de Filadelfia (1500-1900 d.C.) la Iglesia llegó a su apogeo y nunca llegará a lo mismo otra vez antes del arrebatamiento de los cristianos. En Filadelfia vemos la ?entrega? del enemigo?la Iglesia Católica?porque con la Reforma, la influencia de la Iglesia Católica casi muere. La Reforma quebró el control de Roma sobre el mundo y le devolvió la Biblia al hombre común y corriente, la Biblia en su propio idioma. Sin embargo, vemos un nuevo ?avivamiento? del control de la Iglesia Católica alrededor de 1900 cuando introdujeron nuevas versiones de la Biblia basadas en los textos corruptos de Roma.

La amonestación de Filadelfia: Apocalipsis 3.10-12

10 Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra.

11 He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.

12 Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo. [Apoc 3.10-12]

La promesa de preservación (v10). Cristo les prometió a los de Filadelfia que los guardaría de la hora de prueba que vendría sobre el mundo entero. Esta ?hora de prueba? (en el contexto de la aplicación personal de Apocalipsis 2 y 3) era la Contrarreforma de la Iglesia Católica que resultó en el Concilio de Trento, otra Inquisición y también los Jesuitas. Fíjese bien en que Cristo sólo prometió guardar a los que guardaban Su Palabra. Fuera de la Biblia no hay protección contra los ataques del enemigo. Los Jesuitas y los concilios católicos engañaban a los que no conocían la Escritura y es igual hoy en día: Si uno quiere la preservación divina para no caer en la trampa del diablo, tiene que guardar la Palabra de Dios. Si no lo hace, es presa fácil.

El mandato de motivación (v11). Lo que ellos tenían era mucho. Tenían un corazón para guardar la Palabra de Dios y  no negar el nombre de Jesucristo. Muchos de esta época recibirán un  galardón completo porque eran fieles al Señor y si nosotros queremos recibir lo mismo, tenemos que vivir como ellos vivían?con la Biblia abierta, el corazón abierto a la dirección del Señor y un ?fanatismo radical? que nos llevará a lo último de la tierra para buscar y salvar a los pecadores perdidos.

La promesa de la presencia de Dios (v12). Cristo también les dio una promesa a los que vencerían (a los que retendrían lo que tenían). Fue una promesa que tenía que ver con estar con Él en Su presencia, y por esto podemos ver un paralelo (un tipo y cuadro de esto) en el Antiguo Testamento, en los hijos de Sadoc.

Mas los sacerdotes levitas hijos de Sadoc, que guardaron el ordenamiento del santuario cuando los hijos de Israel se apartaron de mí, ellos se acercarán para ministrar ante mí, y delante de mí estarán para ofrecerme la grosura y la sangre, dice Jehová el Señor. Ellos entrarán en mi santuario, y se acercarán a mi mesa para servirme, y guardarán mis ordenanzas. [Ezeq 44.15-16]

El nombre ?Sadoc? quiere decir ?justo?, y los que andan en la justicia de Dios recibirán recompensa (exactamente como estos ?hijos de la justicia?, los hijos de Sadoc). Los hijos de Sadoc guardaban el ordenamiento del santuario, exactamente como los de Filadelfia guardaban la Palabra de Dios. Ellos se mantenían fieles al Señor durante un tiempo de apostasía?un tiempo cuando ?los hijos de Israel se apartaron? de Jehová. Su recompensa por guardar el ordenamiento del santuario era la de estar siempre en la presencia del Señor, exactamente como los que vencieron en Filadelfia. Los hijos de Sadoc, entonces, sirven de ejemplo para nosotros hoy en día porque nos muestran cómo podemos vivir como los creyentes de Filadelfia. ¡Tenemos que vencer la apostasía que está por todos lados a nuestro alrededor todos los días!

Aunque la época de Filadelfia era la mejor de todas, siempre había un peligro. El peligro era ?no vencer??no vencer la apostasía que estaba desarrollándose en aquel entonces, al final de la época. Recibieron mucho privilegio en cuanto a la Palabra de Dios y por esto se aumentaba el conocimiento de la misma. Filadelfia comenzó bien pero la época terminó en apostasía. Comenzó con la puerta abierta, pero terminó con la puerta cerrada. Comenzó con la Iglesia guardando la Palabra de Dios, pero terminó con ella corrompiendo la misma. En 1881 d.C. Inglaterra reemplazó la Biblia de la Reforma (la de la buena línea de Antioquía) por una ?nueva versión??la Versión Revisada. Era una Biblia completamente diferente porque se basaba en los textos católicos de la línea corrupta de Alejandría, Egipto. Cuando Inglaterra botó la Palabra de Dios, el Señor la botó a ella. Lo mismo sucedió en los Estados Unidos en 1901 con la publicación de ?La Versión Estándar de América?. Botaron la Biblia de la Reforma (la Biblia ?King James?) y Dios los botó a ellos. Así la puerta de Filadelfia se cerró y la Iglesia se metió en la apostasía de los últimos días?los días de Laodicea.

La aplicación de Filadelfia: Apocalipsis 3.13

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. [Apoc 3.13]

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice acerca de la Iglesia de Filadelfia. Estamos viviendo en la apostasía de la época de Laodicea y no veremos otra época como la de Filadelfia, pero esto no quiere decir que los cristianos no podamos ser como los de los siglos pasados. Sólo tenemos que guardar la Palabra de Dios y no negar el nombre de Cristo. Tenemos que retener aquel ?estilo de vida? (un estilo de vida como ?los grandes? de Filadelfia: Spurgeon, Whitefield, Wesley, etc.). Si nos entregamos a la Palabra de Dios y a una vida consagrada al Señor podemos ver una ?puerta abierta? en nuestras vidas para predicar el evangelio al mundo perdido.

Sobre todo tenemos que vencer la apatía y la indiferencia de nuestros días. No muchos quieren incomodarse para servir a Cristo. ¿Qué tal usted? Lea las palabras de Leonard Ravenhill acerca de este mismo tema:

[box type=”shadow” align=”aligncenter” class=”” width=””]¡Ah! hermanos predicadores, amamos a los santos de los siglos pasados, a los mártires, a los reformadores: Lutero, Bunyan, Wesley, Asbury, etc. Escribiremos sus biografías y rendiremos homenaje a sus memorias, enmarcaremos sus epitafios y construiremos sus monumentos. Haremos cualquier cosa salvo imitarlos. Apreciamos hasta la última gota de su sangre pero, ¡cuidado con la primera gota de la nuestra![/box]

Laodicea: La iglesia apática y apóstata (1900 d.C. – Hoy)

El nombre ?Laodicea? quiere decir ?derechos del pueblo?, y así es nuestra época. Hoy  en día los supuestos cristianos claman por ?sus derechos? y lo que ellos ?deben? recibir. La nuestra es la época de la auto-estima, la auto-justificación, la prosperidad, la ?comodidad? y por supuesto el egoísmo y el egocentrismo. La única cosa que le importa a los creyentes de Laodicea es el ?yo?. Es la época de ?los derechos del pueblo??es la época acerca de la cual Pablo profetizó hace casi dos mil años.

Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad. [1Tim 4.1-3]

Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. [2Tim 4.3-4]

El gran fracaso de Laodicea: Apocalipsis 3.14-17

Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. [Apoc 3.14-17]

El gran fracaso de la Iglesia de Laodicea es la apatía y la indiferencia. No es una Iglesia ?fría? que rechaza totalmente a Dios pero tampoco es una Iglesia ?caliente? que se entrega totalmente al Señor, como durante la época de Filadelfia. La nuestra es una Iglesia tibia, apática, indiferente, tolerante, mediocre y que hace las cosas a medias. Los cristianos hoy día están tan enredados en las cosas del mundo (deudas, compromisos, carreras, novias, televisión, películas, videojuegos, etc.) que no podrían entregarse totalmente a Dios aun si quisieran hacerlo.

Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado. [2Tim 2.4]

Además, debido a la predicación del falso evangelio moderno de la felicidad, muchos han ?aceptado a Jesús en sus corazones? sin arrepentirse y por esto son falsos convertidos que se quedarán en sus iglesias cuando los verdaderos cristianos se vayan en el arrepentimiento.

Esta es la Iglesia que le da al Señor ganas de vomitar. Lo que el Señor quiere (y requiere) es ?todo o nada?, pero la Iglesia quiere un poco del cristianismo y un poco del mundo.

Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo. [Luc 14.33]

En este sentido, Cristo es un extremista radical porque Él dice: ?¡Ojalá fueses frío o caliente!? Métase en la obra o métase en el mundo, pero deje de vacilar y decirse a sí mismo que todo está bien porque, ¡no todo está bien! Sin embargo, el creyente promedio sigue en su apatía y Cristo dice de él: ?Tú me enfermas?. Qué buen testimonio de un ?cristiano?.

Observe también que Laodicea es una Iglesia materialista. Ella es ?rica? en las cosas del mundo y por esto no tiene necesidad (según ella) de nada, ni siquiera de Cristo (porque Él está fuera, tocando la puerta para entrar; Apoc 3.20). Por tanto, lo que el enemigo no pudo lograr con la Inquisiciones y los ataques directos contra los verdaderos cristianos, lo logró fácilmente con la prosperidad y el materialismo. Porque, con buena educación, buena casa, buen carro y una buena vida bien cómoda… ¿Quién quiere incomodarse para ir y buscar al pecador para rescatarlo del infierno? Nadie (o muy pocos).

La gran solución para los laodicenses: Apocalipsis 3.18-19

Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. [Apoc 3.18-19]

A pesar de todo, Cristo no nos deja sin una solución para la apatía y la apostasía. Si un cristiano quiere salir de su indiferencia, la primera cosa que tiene que hacer es ?comprar el oro refinado?. Fíjese en que dice ?comprar? y no ?pedir?. Hay un precio que hay que pagar para conseguir este oro. El oro en la Biblia es un cuadro de la deidad (es un cuadro de Dios). Compramos el oro refinado ?pagando el precio? para conocer a Dios a través de la Escritura. Lea la Biblia. Estúdiela. Medite en ella. Sea como un creyente de Filadelfia y ame la Palabra de Dios. Deje de ser tibio (¡deje de ver tanta televisión!) y pague el precio para conocer la Escritura. Recuerde que ?discípulo? viene la misma palabra que ?disciplina?. Desarrolle la disciplina en su vida para que sea ?caliente? para el Señor.

Además del oro, si quiere vencer la apatía de nuestros días tiene que comprar las ?vestiduras blancas? para vestirse.

Y a ella [a la esposa del Cordero] se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente;
porque el lino fino es las acciones justas de los santos.[Apoc 19.8]

Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. [Apoc 19.14]

Las vestiduras blancas son ?las acciones justas de los santos?. Pague el precio, entonces, para sea disciplinado en la aplicación de la Biblia. Haga lo que ella dice y deje de hacer lo que ella prohíbe. Aun si tiene que incomodarse o si le da temor, obedezca la Palabra de Dios en todo. ¡Sea caliente y hágalo!

En tercer lugar, tiene que ?ungir? sus ojos con colirio para vencer el espíritu de Laodicea. El colirio era un medicamento que se ponía sobre los ojos y tenía la consistencia de barro. O sea, al ponérselo en los ojos, uno no podía ver nada. Esto es exactamente lo que necesitamos hoy en día: ¡Dejar de andar por vista y empezar a andar por fe!

Porque por fe andamos, no por vista. [2Cor 5.7]

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. [Heb 11.1]

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. [Heb 11.6]

Cada uno tiene que escoger. ¿Quiere ser celoso (caliente) o quiere seguir en la misma apatía de siempre (tibio)? Si quiere ser diferente en este mundo de indiferencia, arrepiéntase, compre el oro, pague el precio por las vestiduras blancas y ande por fe confiando en la Palabra de Dios. ¿Qué más quiere de la vida?

Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado. [2Tim 2.3-4]

Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos. [1Cor 16.13]

CONCLUSIÓN

Cada pasaje en la Escritura tiene tres aplicaciones principales (tres ?contextos? si quiere pensarlo así): La histórica, la personal y la doctrina. En Apocalipsis 2 y 3 vemos siete cartas que el Señor mandó a siete iglesias literales que existían en la historia?al final del primer siglo (alrededor de 95 d.C.). Además, podemos ver en estas siete cartas varios cuadros personales que nos ayudan a entender la Iglesia hoy en día. Podemos ver siete cuadros de siete diferentes tipos de iglesias y cristianos. También, las siete cartas forman un ?bosquejo? de la historia y el desarrollo de la Iglesia cristiana desde el primer siglo hasta hoy día, justo antes de nuestro arrebatamiento. Nos queda una aplicación más y es la más importante que vamos a analizar en el siguiente capítulo: La aplicación doctrinal.

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*