La Venida del Espíritu Santo

La Venida del Espíritu Santo 2
La Venida del Espíritu Santo

Leer versículos aquí

De repente, vino del cielo un ruido como el de una violenta ráfaga de viento y llenó toda la casa donde estaban reunidos. Se les aparecieron entonces unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos. (Hechos 2:2,3 NVI)

Meditación
sobre los creyentes que estaban en el aposento alto. Conforme a su promesa (Hechos 1:5), los creyentes en forma individual fueron bautizados por primera vez con el Espíritu Santo en un organismo espiritual unificado, que Pablo define como la Iglesia o el cuerpo de Cristo; del cual, Él es la cabeza. El estruendo de su venida, es testimonio solemne y trascendental del singular evento. Cuando hay un mover o avivamiento del Espíritu, este no ocurre en silencio.

(2) la Venida del Espíritu Santo

Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. (Hechos 2:2,3 RVR)

Meditación
La venida del Espíritu Santo en el día de Pentecostés inaugura la nueva era que Jesús anunció en Mateo (12:47-13:52). Él profetizó el establecimiento de la Iglesia o la formación de lo que sería su Cuerpo (Mateo 16:18; 18:15-19). La Iglesia fue comprada con Su sangre derramada en la Cruz del Calvario (Romanos 3:24-26; 1 Corintios 6:20; 1 Pedro 1:18-20); y constituida en Su Cuerpo, durante Pentecostés después de su resurrección y ascensión al cielo. Al ser bautizados con el Espíritu Santo, fueron investidos con poder de lo alto, prometido por el Señor Jesucristo (Hechos 1:8).

Recibimiento del Espíritu Santo

Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba la habilidad para expresarse. (Hechos 2:4 NBLH)

Meditación
Al recibir el Espíritu Santo, y ser lleno de su presencia, una de las manifestaciones es hablar en lenguas. Las lenguas pueden ser terrenales o angelicales (Hechos 2:4-13; 1 Corintios 13:1; Marcos 16:17). De acuerdo al pasaje, los que fueron llenos del Espíritu, hablaron en lenguas maternales de otros países, con propósito divino. El Espíritu Santo concede habilidades de acuerdo a las necesidades y dones espirituales, conforme a su soberana voluntad; reparte como Él quiere (1 Corintios 12:4-11). Los dones tienen el propósito de edificar a la Iglesia. No es lo mismo tener el Espíritu Santo, que estar lleno del Espíritu.

¡Jesús Resucitó y está Vivo; ¡Hay Vida y Victoria Él!

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*