II LA APLICACIÓN HISTÓRICA DE LAS SIETE IGLESIAS

LA APLICACIÓN HISTÓRICA DE LAS SIETE IGLESIASII LA APLICACIÓN HISTÓRICA DE LAS SIETE IGLESIAS

El bosquejo del capítulo:

  1. II. La aplicación histórica de Apocalipsis 2 y 3
  2. A. Éfeso: La iglesia formal
  3. B. Esmirna: La iglesia temerosa C. Pérgamo: La iglesia vacilando D. Tiatira: La iglesia falsa
  4. E. Sardis: La iglesia sin fruto
  5. F. Filadelfia: La iglesia floja
  6. G. Laodicea: La iglesia de moda

Leer Versículos aquí

A APLICACIÓN HISTÓRICA DE APOCALIPSIS 2 ; 3

Éfeso: La iglesia formal

1 Escribe al ángel de la iglesia en Éfeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro, dice esto:

2 Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos;

3 y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado.

4 Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.

5 Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.

6 Pero tienes esto, que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco.

7 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios. [Apoc 2.1-7]

Pablo empezó esta iglesia alrededor del año 55 d.C. (Hech 18.18-21), unos 40 años antes de esta carta en Apocalipsis 2. Luego, él dejó a Priscila y a Aquila allá para cuidar la nueva congregación, y ellos tenían a Apolos de ayuda por un tiempo (Hech 18.24-28). Pablo volvió a Éfeso y pasó unos tres años allá desarrollando la iglesia y el ministerio (Hech 19.1-10; 20.31). La iglesia de Éfeso llegó a ser una fuerte influencia en Asia Menor y vemos que los miembros tomaron muy en serio la amonestación que Pablo les dio la última vez que los vio.

Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno. [Hech 20.28-31]

Pablo dijo a los líderes de la congregación que debían ?mirar? y ?velar? por el rebaño porque entrarían ?lobos rapaces??falsos maestros (Mat 7.15)?que querrían llevarse a los discípulos. Según Apocalipsis 2.2 y 2.6, cuarenta años después, ellos todavía estaban guardando el mandamiento del Apóstol. Seguían trabajando arduamente en la obra del Señor?había muchas buenas obras en esta iglesia (Apoc 2.3).

Sin embargo, los versículos 4 y 5 nos muestran que la iglesia de Éfeso había llegado a ser ?formal? en su cristianismo. Llegó a ser como Marta en los Evangelios: Afanada y turbada con muchos quehaceres, dejando de lado la relación necesaria de amor (Luc 10.41-42). O sea, los miembros dejaron de lado la cosa más importante de su relación personal con el Señor. Tenían las obras, pero no tenían la relación y esto se llama ?la religión?. La carta a los creyentes en Éfeso, entonces, nos muestra una iglesia ?formal? (con obras, pero sin el ?primer amor?).

Esmirna: La iglesia temerosa

8 Y escribe al ángel de la iglesia en Esmirna: El primero y el postrero, el que estuvo muerto y vivió, dice esto:

9 Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás.

10 No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.

11 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte. [Apoc 2.8-11]

Esmirna quedaba unos 30 kilómetros al norte de Éfeso y en el primer siglo era una ciudad rica debido al comercio que tomaba lugar ahí. En el versículo 10, el Señor tuvo que decirles a los miembros de esta congregación que no temieran. Así que, es obvio que por alguna razón los cristianos en Esmirna temían algo o a alguien. Vemos la razón por su temor en el mismo versículo 10: Iban a padecer persecución? algunos iba a morir por su fe?y lo sabían (aun el mismo Señor Jesucristo se lo confirmó en esta carta). No obstante, por la exhortación en este pasaje, podemos entender que se mantenían firmes hasta la muerte y fueron recibidos en el cielo con regocijo (como grandes héroes de la fe).

Pérgamo: La iglesia vacilando

12 Y escribe al ángel de la iglesia en Pérgamo: El que tiene la espada aguda de dos filos dice esto:

13 Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás.

14 Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación.

15 Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco.

16 Por tanto, arrepiéntete; pues si no, vendré a ti pronto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca.

17 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe. [Apoc 2.12-17]

Pérgamo quedaba aun más hacia el norte de Esmirna. En lo que Cristo escribió a esta congregación podemos ver el hecho que los creyentes estaban ?vacilando??no eran muy firmes en su fe y por esto estaban a punto de caer en la ruina. Todavía tenían fe, aun a pesar de la persecución que habían experimentado (Apoc 2.13). Sin embargo, estaban vacilando debido a las presiones de falsas doctrinas como la de Balaam y la de los nicolaítas (Apoc 2.14-15; más adelante veremos los detalles de estas dos enseñanzas). Cristo les exhortó a arrepentirse de sus errores, a dejar de vacilar y a estar firmes en la fe (Apoc 2.16).

Tiatira: La iglesia falsa

18 Y escribe al ángel de la iglesia en Tiatira: El Hijo de Dios, el que tiene ojos como llama de fuego, y pies semejantes al bronce bruñido, dice esto:

19 Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras.

20 Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos.

21 Y le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación.22 He aquí, yo la arrojo en cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran, si no se arrepienten de las obras de ella.

23 Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras.

24 Pero a vosotros y a los demás que están en Tiatira, a cuantos no tienen esa doctrina, y no han conocido lo que ellos llaman las profundidades de Satanás, yo os digo: No os impondré otra carga;

25 pero lo que tenéis, retenedlo hasta que yo venga.

26 Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones,

27 y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre;

28 y le daré la estrella de la mañana.

29 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. [Apoc 2.18-29]

Tiatira quedaba unos 30 kilómetros al este de Pérgamo. La iglesia en Tiatira tenía ciertas buenas obras (Apoc 2.19), pero por todo lo demás que Cristo dijo acerca de ella, sabemos que era una iglesia falsa. Según los versículos del 20 al 23, estaban involucrados en la idolatría?en la fornicación espiritual. Sin embargo, no todos los miembros estaban metidos en esta mala doctrina de ?comer cosas sacrificadas a los ídolos? (que son ?las profundidades de Satanás?), entonces el Señor les exhortó a los pocos fieles a que se mantuvieran firmes (Apoc 2.24-25).

Sardis: La iglesia sin fruto

1 Escribe al ángel de la iglesia en Sardis: El que tiene los siete espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice esto: Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto.

2 Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios.

3 Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.

4 Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas.

5 El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.

6 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. [Apoc 3.1-6]

Sardis quedaba al sur de Tiatira y al este de Esmirna. Era una ciudad capital de la región y gozaba de mucha riqueza durante el primer siglo. Según el versículo 1 de Apocalipsis 3, esta iglesia tenían nombre de que vivía (o sea: ?cristiana?), pero por la falta de fruto era una iglesia muerte. Como siempre, había varios cristianos allá que eran fieles y a ellos el Señor les exhortó a que se mantuvieran limpios de los errores de su iglesia muerta (Apoc 3.4).

Filadelfia: La iglesia floja

7 Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre:

8 Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.

9 He aquí, yo entrego de la sinagoga de Satanás a los que se dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten; he aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo te he amado.

10 Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra.

11 He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.

12 Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo.

13 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. [Apoc 3.7-13]

Filadelfia quedaba alrededor de 20 a 30 kilómetros al sudeste de Sardis. En el versículo 8 vemos que esta iglesia tenía ?poca fuerza?, pero aun así los miembros eran fieles a la Palabra del Señor y a la misión que habían recibido de Él. Así que, esta era una iglesia que tenían un corazón para misiones y, a pesar de su debilidad, ellos estaban cumpliendo con la Gran Comisión de predicar el evangelio a toda criatura. Cristo sólo tuvo buenas cosas que decir acerca de esta iglesia (¡y así es con cualquier iglesia misionera que es fiel a la Palabra!).

Laodicea: La iglesia de moda

14 Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto:

15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente!

16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

17 Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.

18 Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.

19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete.

20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.

22 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. [Apoc 3.14-22]

A unos 30 kilómetros más al sudeste de Filadelfia quedaba la ciudad de Laodicea (casi una ciudad ?gemela? con Colosas; su puede ver la cercanía en lo que Pablo dijo en Colosenses 4.15-16). Según el versículo 17 arriba, los miembros de esta iglesia eran ricos materialmente y por lo tanto no tenían necesidad de nada. Todo lo que era ?de moda?, ellos en su gran prosperidad económica lo podían conseguir y estaban contentos, cómodos y felices. Sin embargo, por su apatía e indiferencia, Cristo les regañó duramente (Apoc 3.15-16). Al Señor no importa si Su iglesia es ?de moda? o no. Lo que le llama la atención a Él es una iglesia ?celosa? y ?caliente? que se arrepiente de su pecado, de su carnalidad y de su ?moda? para amarlo a Él y cumplir con Su misión en este mundo (Apoc 3.19).

CONCLUSIÓN

Así que, en Apocalipsis 2 y 3, Dios nos ha dado un vistazo de la historia de las iglesias al final del primer siglo. A algunas les iba bien, pero la mayoría había empezado a desviarse de los caminos de Dios. Todo esto se trata de la aplicación histórica (el contexto histórico) de estos dos capítulos. En el siguiente capítulo?y antes de meternos en los detalles de la aplicación doctrinal (que tiene más que ver con los eventos por venir)?vamos a ver un par de maneras de aplicar estas mismas siete cartas a nosotros hoy en día.

Tomado de Apocalipsis ? Gregory A. Kedrovsky

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*