I APLICACIÓN HISTÓRICA DE LAS SIETE IGLESIAS

APLICACIÓN HISTÓRICA DE LAS SIETE IGLESIASLA APLICACIÓN HISTÓRICA DE LAS SIETE IGLESIAS

El bosquejo del capítulo:

I. Las tres aplicaciones de la Escritura

A. La regla de las tres aplicaciones
B. La aplicación histórica
C. La aplicación doctrinal
D. La aplicación personal

Leer Versículos aquí

En Apocalipsis 2 y 3 vemos siete diferentes cartas que el Señor escribió a siete diferentes iglesias. La primera cosa que notamos (y que debemos tomar en cuenta) es que estas cartas están escritas a los ?ángeles? de las siete iglesias. En el capítulo 1 de Apocalipsis vimos que los ángeles en la Biblia son ?apariciones? (como, por ejemplo, el ?Ángel de Jehová? es la aparición de Jehová en un cuerpo en nuestro mundo físico). Entonces, los ángeles de las iglesias de Apocalipsis 2 y 3 no tienen que ser seres espirituales porque pueden ser las apariciones (representaciones) de algo en otro lugar. De hecho, si tomamos en cuenta lo que se dice acerca de estos mismos ángeles en el contexto de estos dos capítulos, es fácil de ver y entender lo que son.

Cada una de las siete cartas empieza de la misma manera: ?Escribe al ángel de la iglesia en…? Sin embargo, si nos fijamos en la última exhortación de cada carta, podemos ver que el Señor no está escribiendo a seres espirituales (como, por ejemplo, al ángel Gabriel). Las cartas terminan con una exhortación de oír lo que ?el Espíritu dice a las iglesias?. Por lo tanto, lo que se escribe a los ángeles de las iglesias, está escrito a las mismas iglesias. El término ?ángel? simplemente se refiere a la aparición de la iglesia (su representación) delante de Dios.

El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candeleros de oro: las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias. [Apoc 1.20]

Los siete ángeles de las siete iglesias son como ?estrellas? delante del Señor en el tercer cielo. Además, la representación de las iglesias se ve en los candeleros. Entonces, otra vez vemos el principio que nos exhorta a siempre buscar el significado de los símbolos en el mismo contexto en donde los vemos. De esta manera podemos evitar tergiversar la Palabra de Dios. Los ángeles de las iglesias a los cuales Cristo escribió estas siete cartas, no son seres espirituales (como ?ángeles guardianes? de las iglesias locales), ni tampoco son los pastores de las iglesias (como algunos comentaristas quieren decir). Lo que el Señor

escribe a los ángeles está escrito a las iglesias?cada una de estas siete cartas es para una iglesia local. Sus ?ángeles? son sus apariciones (representaciones) delante de Dios en el tercer cielo.

LAS TRES APLICACIONES DE LA ESCRITURA

La regla de las tres aplicaciones

Si queremos entender la enseñanza y la doctrina que Dios tiene para nosotros en estos dos capítulos, tenemos que empezar con una regla del estudio bíblico. Como en cualquier otra disciplina, en el estudio de la Biblia hay ciertos principios (es decir ?reglas?) que uno debe seguir si quiere evitar la tergiversación de la Escritura?o sea, la mala interpretación de ella y, debido a esto, la mala aplicación de la misma. La regla que nos va a ayudar a entender las siete cartas de Apocalipsis 2 y 3 es la de las tres aplicaciones de la Escritura.

Cada pasaje en la Escritura tiene tres aplicaciones básicas: La histórica, la doctrinal y la personal. En cada pasaje de la Biblia usted siempre encontrará estas tres aplicaciones?en el mismo pasaje. Siempre es mejor procurar establecerlas en orden, empezando con la histórica, siguiendo con la doctrinal y terminando con la personal.

Puesto que la Biblia es un libro de historia (es la revelación de Dios y de Su plan, pero dicha revelación se da a través de un registro de acontecimientos históricos), hemos de empezar con la aplicación histórica. Después de entender un poco acerca de la historia de un pasaje, podemos procurar entender la aplicación doctrinal, que a veces se llama la aplicación ?profética? porque tiene que ver con algún aspecto específico en el futuro del plan de Dios. Con un buen entendimiento de la historia y la doctrina, podemos aplicar el pasaje a nuestras vidas hoy sin equivocación. Esta última aplicación, entonces, es la personal y se trata de poner en práctica los principios eternos que vemos en los pasajes bíblicos (de esta manera toda la Escritura es útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia; 2Tim 3.15-17).

A veces se refiere a estas tres aplicaciones como ?contextos? de un pasaje: El contexto histórico, el doctrinal (o profético) y el personal. No hay ningún problema en llamar las aplicaciones ?contextos? porque es lo mismo (o por lo menos con los dos términos nos estamos refiriendo a lo mismo). Queremos entender la historia, la doctrina y la aplicación persona. Los términos que se utilizan para referirse a esto no importan tanto que el hacerlo.

Lo que sigue es una explicación de este principio (de esta regla) del estudio bíblico que se da en el curso de discipulado llamado Preceptos de la madurez. Puede ver más detalles de las reglas del estudio bíblico en el libro Cómo estudiar la Biblia por este autor.

La aplicación histórica

Esta aplicación se refiere al hecho de que lo que leemos en cualquier pasaje de la Escritura es historia verdadera y verídica. La historia de la Biblia consta de acontecimientos que realmente sucedieron en el tiempo y el espacio. Son hechos de la historia que tomaron lugar en el pasado o que tomarán lugar en el futuro. No son mitos ni cuentos de ?gente primitiva?. Históricamente la Biblia es 100% veraz, sin ningún error ni equivocación. Cuando estamos estudiando un pasaje bíblico, entonces, hemos de entender un poco acerca de su contexto histórico (de lo que viene ?con? el ?texto?).

Uno puede establecer el contexto histórico haciéndose algunas preguntas como las siguientes. ¿Quién escribió el pasaje (el autor humano)? ¿Cuándo lo escribió (no tanto la fecha sino la ubicación del pasaje en la historia de la Biblia)? Por ejemplo, David escribió la mayoría de los Salmos, y escribió muchos de ellos cuando estaba huyendo del rey Saúl. Esta información nos ayuda a entender los Salmos en su debido contexto histórico y luego a llegar a establecer el contexto doctrinal (profético) y el personal (de cómo aplicar los Salmos a nuestras vidas). Doctrinalmente los Salmos de persecución forman un cuadro profético de Israel (en cuadro: David) bajo la persecución por el Anticristo (en cuadro: Saúl) durante la Tribulación (Apoc 12.17). La historia, entonces, nos ayuda a entender la doctrina. Personalmente, nosotros podemos encontrar mucho consuelo y paz en los Salmos cuando estamos experimentando persecución en nuestras vidas por el deseo de vivir piadosamente (2Tim 3.12).

En esto vemos la importancia de establecer estas tres aplicaciones en su debido orden. La historia nos ayudó a entender la doctrina (la profecía) que hay en los tipos y cuadros del pasaje. El entendimiento de la historia y la doctrina, entonces, nos guiará a una aplicación personal que no tuerce la Escritura aplicando algo a nuestras vidas que no debemos.

En Apocalipsis 2 y 3 vemos siete cartas que el Señor mandó a siete iglesias locales (siete congregaciones literales) en Asia Menor alrededor del año 95 d.C. Si usted tiene una Biblia con mapas al final, puede ubicar las siete ciudades fácilmente al norte del Mar Mediterráneo. Vamos a analizar la historia de estas iglesias más adelante en este capítulo.

La aplicación doctrinal

Además de una aplicación histórica, cada versículo, cada pasaje, cada capítulo y cada libro de la Biblia tiene una aplicación doctrinal. Esto quiere decir que cada pasaje está dirigido a unas personas específicas por una razón específica para enseñar una verdad específica. Esta enseñanza específica es la aplicación doctrinal y puesto que a menudo tiene que ver con algo en el futuro (nuestro futuro o el futuro del autor humano que lo escribió), se llama también la aplicación profética.

Aunque hay muchas maneras diferentes de aplicar un pasaje bíblico a nuestras vidas (o sea, hay muchas aplicaciones personales porque siempre hay muchos principios eternos en los pasajes bíblicos), sólo hay una aplicación doctrinal porque es lo que la Biblia ?dice? y no ?dice? otra cosa. Así que, es sumamente importante establecer el contexto doctrinal antes de buscar una aplicación personal. Si no hacemos esto, nos vamos a encontrar aplicando algo a nuestras propias vidas que tiene que ver con el Antiguo Testamento, con la Tribulación, con el Milenio o con la eternidad?o sea, vamos a tergiversar la Palabra de Dios, llegar a conclusiones erradas y hacer aplicaciones equivocadas.

También es muy importante establecer el contexto histórico antes de tratar de tratar fijar la aplicación doctrinal. Como vimos antes (y vale la pena repetirlo), la historia de los eventos y personajes nos ayuda a entender la aplicación doctrinal (profética). Por ejemplo, históricamente las siete cartas de Apocalipsis 2 y 3 fueron escritas a siete iglesias que quedaban en Asia Menor. Sin embargo, por la ubicación de estas cartas en la Escritura (al puro final de la Biblia) y por su contenido, entendemos que cada carta incluye instrucciones para las iglesias que existirán durante la Tribulación?específicamente durante la primera mitad de la Tribulación. Vamos a ver más detalles sobre la aplicación doctrinal de Apocalipsis 2 y 3 luego (en el capítulo 6 de este libro).

La aplicación personal

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. [2Tim 3.16-17]

Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza. [Rom 15.4]

Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos. [1Cor 10.11]

Toda la Escritura es útil para cambiar nuestras vidas de maneras prácticas porque cada pasaje de la Biblia contiene principios eternos que cualquier persona en cualquier dispensación (época) puede aplicar a su vida cotidiana. Las siete cartas a las siete iglesias se tratan doctrinalmente de la Tribulación, pero esto no implica que no haya nada en ellas que nosotros podemos aprender y aplicar a nuestras vidas hoy. ¡Por supuesto que hay aplicaciones personales para nosotros! Según 2Timoteo 3.16-17 hay enseñanza para nosotros en estas cartas y también redargución, corrección e instrucción en justicia. Siempre hay algo en cualquier pasaje de la Biblia que podrá servir para perfeccionarnos y prepararnos en la obra que Dios tiene para nosotros.

Vamos a ver dos aplicaciones personales de Apocalipsis 2 y 3. Primero, las siete iglesias son cuadros de siete diferentes tipos de creyentes hoy en día. Así que, hay una buena exhortación para cada cristiano en estos capítulos: ¿Como cuál de las siete iglesias quiere ser usted? Además, hay otra aplicación personal que se podría desarrollar mucho (hasta llenar otro libro, otro curso entero de estudios) y se trata de la historia de la Iglesia. Las siete iglesias de Apocalipsis 2 y 3 forman un bosquejo de la historia y el desarrollo de la Iglesia cristiana desde el primer siglo (el ?periodo de Éfeso?; Apoc 2.1-7) hasta hoy día (el ?periodo de Laodicea?; Apoc 3.14-22). Puesto que esta aplicación personal es tan importante, vamos a dedicar casi todo el siguiente capítulo a ella.

Recuerde el orden de establecer las tres aplicaciones. La aplicación histórica y la doctrinal nos ayudan a llegar a una aplicación personal porque ?marcan la cancha? mostrándonos los límites de lo que podemos tomar personalmente sin torcer la Escritura y sin aplicar algo a nuestras vidas que no debemos. En el resto de este capítulo vamos a estudiar un poco acerca de la historia de las siete iglesias en Apocalipsis 2 y 3. Si quiere más información de trasfondo que hay aquí, consulte un comentario o una enciclopedia bíblica (este tipo de información abunda hoy en día). En los capítulos que siguen, veremos las otras dos aplicaciones?la doctrinal y la personal.

Tomado de Apocalipsis ? Gregory A. Kedrovsky

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*