Juan en Patmos y La Palabra de Dios: Enseñanza desde el Diccionario

Juan en Patmos y La Palabra de Dios(15) Juan en Patmos y La Palabra de Dios: Enseñanza desde el Diccionario

Leer Versículos aquí

Porque aquel a quien Dios ha enviado habla las palabras de Dios; pues Él da el Espíritu sin  medida. (Juan 3:34 LBLA)

Reflexión
Concluimos con la descripción y enseñanzas, que aportó el diccionario bíblico sobre: la palabra de Dios. Se vio evidencias suficientes, que indican que la Biblia es la palabra escrita de Dios, pero nos da a entender, que la palabra de Dios es más que lo escrito y condensado en los 66 libros; al cual, debemos de adherirnos porque esa es la voluntad divina que taxativamente indica que lo escrito es lo necesario y suficiente para llevar una vida piadosa (2 Pedro 1:3-4). La misma Biblia aclara este enfoque en diversos  versículos, que iremos viendo en la conclusión del tema.

(16) Juan en Patmos y La Palabra de Dios: Enfoques desde La Biblia

Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu, Él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. (Juan 16:12-13 RVR)

Reflexión
Palabra de Dios, también puede ser la revelación del Espíritu Santo, dicho por el mismo Cristo en la enseñanza dirigida a sus discípulos. Él les aclaró que tenía mucho más que decirles pero no lo hizo porque no tenían la capacidad de sobrellevarlo o manejarlo. A este efecto, es cuando aparece la Promesa del Padre, que Él, les dará otro Consolador (Espíritu Santo) y no les dejaría huérfanos (Juan 14:16-18). Uno de sus ministerios es (mientras dure la iglesia) guiarnos a toda la verdad (que es la palaba de Dios escrita) y revelarnos las cosas que han de venir (escritas y no escritas).

(17) Juan en Patmos y La Palabra de Dios: Enfoques desde La Biblia (b)

Yo, Juan, estaba en Patmos, por causa de la palabra de Dios. Acuérdate de Jesucristo, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio, en el cual sufro penalidades, hasta prisiones a modo de malhechor; más la palabra de Dios no está presa. (Apocalipsis 1:9; 2 Timoteo 2:8-9 RVR)

Reflexión
Seguimos con el tema de Apocalipsis 1:9; “La palabra de Dios”. De acuerdo al texto que antecede; Pablo nos da la revelación de que la palabra de Dios es más que la palabra escrita (la Biblia). Nos afirma que la palabra de Dios no está presa ni puede estarla; no puede ser encadenada ni impedida; no hay hombre o potestad alguna que la puede detener, porque la palabra de Dios es también su voluntad y propósito; ¡y ésta se cumplirá! indistintamente de las circunstancias. Aunque quemen todas las biblias y encarcelan hombres, seguirá en libertad la palabra de Dios.

(18) Juan en Patmos y La Palabra de Dios: Enfoques desde La Biblia (c)

Me postraré hacia Tu santo templo, y daré gracias a Tu nombre por Tu misericordia y Tu fidelidad; porque has engrandecido Tu palabra conforme a todo Tu nombre. (Salmo 138:8 NBLH)

Reflexión
El pasaje que antecede, contundentemente declara que la palabra de Dios no se limita a la Biblia. Nos dice: “Que Dios engrandeció Su nombre, y puso su Palabra de conformidad con todo Su nombre”; es decir, al mismo nivel y la misma autoridad. Esta sobremanera demostrada que “Tu Palabra” aquí, denota una persona y la Biblia (palabra escrita) de Dios, nos confirma tal declaratoria. Otra versión, dice que Dios puso su Palabra sobre Su nombre; queriendo decir, es el poder establecido que limita toda autoridad. Se irá tratando este asunto, conforme a la Escritura.

(19) Juan en Patmos y La Palabra de Dios: Enfoques desde La Biblia (d)

Yo, Juan, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios. Porque has engrandecido tu Nombre, y tu palabra sobre todas las cosas. (Apocalipsis 1:9; Salmos 138:2 RVR)

Reflexión
Completemos lo que se dijo ayer. Esta versión dice: “Has engrandecido tu Nombre (Dios), y tu Palabra sobre todas las cosas”. Esta declaratoria es una profecía, sobre la Palabra como persona, que es Cristo Jesús, Señor nuestro. Esta profecía se cumplió, después que Jesús resucitó: (1) “toda potestad Me es dada en el cielo y la tierra” (Mateo 28:18); (2) “Dios le exaltó a lo sumo y le dio un Nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús toda rodilla se doble y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” (Filipenses 2:9-11).

(20) Juan en Patmos y La Palabra de Dios: Enfoques desde La Biblia (d)

Me exilaron a la isla de Patmos por predicar la palabra de Dios y por mi testimonio acerca de Jesús. En el principio la Palabra ya existía. La Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. (Apocalipsis 1:9; Juan 1:1 NTV)

Reflexión
Corroboramos que Cristo Jesús es la Palabra de Dios, con estas Escrituras: “El que es la Palabra existía en el principio con Dios. Dios creó todas las cosas por medio de Él (la Palabra). La Palabra le dio vida a todo lo creado, y su vida trajo luz a todos. La luz brilla (la Palabra, Cristo Jesús) en la oscuridad, y la oscuridad jamás podrá apagarla (nunca la podrá derrotar). Entonces la Palabra se hizo hombre y vino a vivir entre nosotros. Estaba lleno de fidelidad y amor inagotable. Y hemos visto Su gloria, la gloria del único Hijo del Padre (Juan 1:2-5, 14)

(21) Juan en Patmos y La Palabra de Dios: Conclusión Enfoques desde La Biblia (e)

Me exilaron a la isla de Patmos por predicar la palabra de Dios. Les anunciamos al que existe desde el principio, a quien hemos visto y oído. Lo vimos con nuestros ojos y lo tocamos con nuestras propias manos. Él es la Palabra de Vida. (Apocalipsis 1:9; 1 Juan 1:1 NTV)

Reflexión
Hasta aquí, la Palabra de Dios como tema. Hay más evidencia, pero lo aportado es suficiente para despejar toda duda. Se concluye que la Biblia es la palabra de Dios escrita, con lo suficiente para llevar una vida santa y piadosa; pero, la Palabra de Dios viviente en toda su extensión es Cristo Jesús, Señor nuestro. De allí, esta declaratoria: “La palabra de Dios es Viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos; y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hebreos 4:12).

¡Este Magno Evento está por Acontecer! ¡Cristo Viene! ¿Está Listo para Irse con Él?

Sobre nosotros enabundancia

Aquí publicamos Estudios Bíblicos, Reflexiones Cristianas con el propósito de ayudar a toda la comunidad Cristiana para que juntos llevemos el mensaje de Dios a las naciones con más amplitud y efectividad el Evangelio del Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*